‘Sonríe aunque te cueste’, la superación del bullying por Ángela Mármol

Con tan solo 17 años, una de las que han sido denominadas como musers, muy populares entre los adolescentes, se atreve a hablar sobre el acoso que sufrió en el colegio después del divorcio de sus padres. Con ‘Sonríe aunque te cueste’ la joven pretende demostrar que es posible superar el bullying y ayudar a otros chavales que pueden estar sufriendo la misma situación en este momento.

Ángela Mármol es conocida entre el público juvenil gracias a las redes sociales, en especial por sus publicaciones en TikTok. Debido a su gran número de seguidores, la joven influyente se ha atrevido a publicar un primer libro donde cuenta los distintos problemas que trajo consigo el acoso escolar: “De repente, sin saber por qué, pasó. Alguien me eligió y me convertí en el objetivo de las burlas, las presiones y los insultos. Todos se reían menos yo. Intenté comprender qué había sucedido. Repasé lo que había hecho, lo que había dicho. Necesitaba encontrar la razón. ¿Qué había hecho mal? ¿Dónde estaba el error y cómo podía solucionarlo? ¿Por qué antes eran mis amigos y ahora ya no? Por más que le daba vueltas, no entendía nada”.

‘Sonríe aunque te cueste’ ha sido publicado recientemente por Libros Cúpula. Mármol ha dividido el libro en once capítulos para explicar de manera pormenorizada el origen del acoso escolar, las consecuencias físicas y mentales que conlleva, cómo superar este problema e, incluso, añade una carta de su madre, Alexandra, dirigida a los padres en general. Además, el libro de fácil lectura, incluye un gran número de fotografías de la influyente así como titulares donde destaca las ideas más importantes que ha querido transmitir.

La historia de éxito de Ángela Mármol no siempre ha sido así. Ella misma explica que el trato que recibía por parte de sus compañeros de clase la llevaron a vivir situaciones muy desagradables, como cuando repartían invitaciones para fiestas de cumpleaños y a ella no la invitaban: “Después empezaron a insultarme. La monitora del comedor lo veía todo y no hizo nada, se limitaba a regañar un poco a los que me insultaban, pero si se echaban a llorar por la regañina les decía que no pasaba nada, que no era para tanto”. Por todo esto, la joven llega a afirmar que fue una época dura, “tan oscura, que me convertí en una especia de zombi. Estaba paralizada, era incapaz de reaccionar. Celebré mis doce años sin ninguna amiga, porque no tenía”.

La superación

En ‘Sonríe aunque te cueste’, Ángela Mármol cuenta otra de las consecuencias de haber sufrido acoso escolar: “Yo sufrí bulimia. Estaba todo el día contando calorías, me sabía de memoria las de todos los alimentos. Me obsesionada la comida y no engordar”. Para superar este cúmulo de situaciones, Mármol recomienda llevar a cabo algún tipo de afición que contribuya a ayudar a los jóvenes, como la lectura, la informática, la pintura o el senderismo. Ella se apoyó en la gimnasia: “Tengo claro que mi tabla de salvación fue la gimnasia. Me ayudó a soportar el camino, porque pasar de una época mala a otra mejor no es como poner un motor de cero a cien. Hay que tener paciencia, y resistir. Poco a poco se convirtió en mi refugio, un lugar en el que me olvidaba del bullying y de lo mal que lo pasaba en el colegio”.

El libro dedica una parte a cómo hacer frente a casos de bullying desde diferentes perfiles relacionados y cercanos a la víctima: profesores, padres, amigos o compañeros de clase o, también, siendo el mismo joven afectado. La propia Ángela Mármol hace alusión a la Asociación No al Acoso Escolar (NACE) para que los niños y niñas que estén padeciendo cualquier situación, o alguien que conozca a un joven acosado, puedan recibir asesoramiento y ayuda en este sentido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí