La mano de obra cualificada, asignatura pendiente que lastra el crecimiento de América Latina y El Caribe

Mano de obra calificada
Mano de obra calificada

El Banco Mundial ha revelado que el 29% de las empresas consideran que en América Latina y El Caribe no cuenta con mano de obra suficientemente cualificada, en comparación de continentes como Asia, según las encuestas realizadas entre el sector empresarial.

Las empresas consideran que la poca formación que tienen los trabajadores en áreas clave es un obstáculo para el crecimiento general de las organizaciones y el desarrollo de la economía, lo que genera retrasos en la inversión extranjera directa en los países iberoamericanos.

Dentro de este factor de mano de obra cualificada deben considerarse las oportunidades y capacidades de formación que se le han brindado a los trabajadores de las empresas internacionales en América Latina y El Caribe, ya que si bien es un obstáculo que las compañías deben combatir, también es un punto a considerar a la hora de situar una empresa en esta región.

América Latina y el Caribe tienen la oportunidad de beneficiarse significativamente de la inversión extranjera directa y la relocalización de empresas, lo que puede impulsar el crecimiento económico en la región. Sin embargo, para aprovechar al máximo estas oportunidades, es crucial abordar ciertos desafíos y desarrollar políticas adecuadas, como la capacitación del personal, la educación en temas industriales y la potenciación de las habilidades necesarias para ejercer las funciones de la mejor manera posible.

Es importante, además, reconocer el cambio de paradigma que está ocurriendo en la economía global, donde la relocalización de empresas se está convirtiendo en una estrategia más atractiva debido a diversos factores, como el aumento de los salarios en China, las tensiones geopolíticas y las vulnerabilidades evidenciadas durante la pandemia de COVID-19, de acuerdo a un estudio realizado por el Foro Económico Mundial

América Latina y el Caribe tienen ventajas competitivas, como su proximidad geográfica a los principales mercados y su infraestructura energética sostenible. Sin embargo, para capitalizar estas ventajas, es necesario abordar los obstáculos que enfrenta la región, como los altos costos en otras dimensiones, incluidos impuestos y financiamiento, así como la falta de infraestructura eficiente y la escasez de mano de obra cualificada.

Para superar estos desafíos, se requieren políticas proactivas que promuevan la inversión extranjera directa y la relocalización de empresas. China y Singapur son ejemplos de países que han implementado políticas exitosas para atraer inversión extranjera y facilitar su éxito, mediante la mejora de la infraestructura, la simplificación de los trámites burocráticos y el apoyo a la capacitación laboral.

En América Latina, países como México, Costa Rica y Colombia están tomando medidas para atraer inversión extranjera y fomentar la relocalización de empresas. Sin embargo, se necesitan esfuerzos más coordinados y enérgicos para aprovechar plenamente estas oportunidades. Esto incluye la promoción de acuerdos comerciales más profundos, la mejora de la educación y capacitación técnica, y la creación de redes de colaboración entre empresas y centros de investigación.

Estas regiones tienen el potencial de beneficiarse de la inversión extranjera directa y la relocalización de empresas, pero esto requerirá un compromiso decidido por parte de los gobiernos y el sector privado aprovechar plenamente las oportunidades que ofrece la economía global en evolución, y facilitar los procesos educativos que necesiten los trabajadores. 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí