Un millón de niños, expuestos al amianto en colegios de toda España

Aula escolar

Hasta un millón de niños están expuestos al amianto en colegios de toda España, según el Grupo Ley Integral del Amianto, que en un Manifiesto suscrito, entre otras organizaciones, por la confederación de padres de alumnos CEAPA, la AECC o Ecologistas en Acción, señala que las consecuencia de la existencia de amianto en España puede alcanzar la cifra total de 130.000 fallecidos en 2050, un 40% de ellos aún por llegar.

Una de sus principales reivindicaciones al Gobierno de España es que redacte e implemente un Plan estatal de erradicación segura del amianto, que comprenda tanto el asbesto instalado como los residuos controlados o no controlados, así como suelos contaminados: con prioridades y fases de actuación, iniciando la erradicación en colegios, polideportivos y entornos con presencia de niños, debido a su especial sensibilidad al amianto.

Manifiesto completo del Grupo Ley Integral del Amianto

Estos días se conocía que la mitad de los 60 colegios madrileños que presentan amianto en sus instalaciones, material que tiene un componente cancerígeno, se encuentran en el sur y el este del municipio de la capital, sobre todo en Puente de Vallecas, Usera y Carabanchel. Sin embargo, según la Comunidad de Madrid el riesgo es prácticamente nulo, pues el material está encapsulado y solo afectaría si fuera manipulado, según señala un portavoz de la Consejería de Educación consultado por El Diario.es.

De acuerdo con datos de las Juntas de Distrito, ya conocidos y rescatados ahora una vez más por Más Madrid, que exige su retirada a no más tardar este año, hay constancia de la existencia de amianto en 60 de los 248 colegios existentes en el municipio de Madrid.

Se trata, en la mayoría de los casos, de la existencia de cubiertas de fibrocemento y de bajantes y tuberías del mismo material, vistas o no, así como de paneles de cerramiento. Desde hace años se conoce esta situación, que sale de nuevo a la luz coincidiendo con la pre-campaña electoral regional. Ya en 2018, CCOO reclamaba quitar el amianto y Podemos exigía un calendario en la Asamblea de Madrid. En respuesta, la Comunidad de Madrid anunciaba, ese mismo año, una primera intervención en 16 centros, de manera progresiva, y en periodos vacacionales. Otros 18 colegios ya cuentan con un plan para desactivar este material.

Aunque no es su competencia directa, el Ayuntamiento de Madrid también se siente concernido y en el Pleno de octubre de 2020 se aprobó con los votos de MM, PSOE y Vox y la abstención de PP y Cs, una propuesta para la puesta en marcha del Plan Director para la eliminación del amianto en Madrid en 2030, incluyendo, claro está, los colegios.

Utilizado hasta 2002 en España y presente en gran parte de los edificios construidos durante los años 60 y 70 en edificios públicos y privados, el amianto es un material muy peligroso cuando finaliza su vida útil, cifrada entre los 30 y los 35 años, según el Instituto Nacional de Salud, Seguridad y Bienestar en el Trabajo.

En ese momento se empiezan a liberar partículas que pueden ser inhaladas por los alumnos y por el personal que trabaja en los colegios. Puede ser el origen de enfermedades muy graves como el mesotelioma o cáncer vinculado al asbesto, que no tiene cura, o el cáncer de pulmón.

“Con la salud de nuestras niñas y niños no se puede discrepar, aquí no cabe debate. Hay que ponerse ya manos a la obra y este año, cuando lleguen las vacaciones escolares y cierren los centros, es indispensable retirar el amianto de todos los colegios de la ciudad de Madrid”, afirma el concejal de Más Madrid Félix López Rey.

La retirada del amianto de los centros escolares debe realizarse, recuerda esta formación política, por la peligrosidad del material manejado, sin los escolares asistiendo a clase, por lo que es necesario acometerlas durante el verano.

López Rey, que ya ha llevado esta cuestión en repetidas ocasiones a las comisiones y al Pleno de Cibeles, pregunta una vez más sobre los avances para poner en marcha el Plan Director para la eliminación del amianto en la ciudad de Madrid por parte del Área de Obras y Equipamientos. Un plan que, como se ha dicho, fue aprobado en el Pleno en octubre de 2020.

Las construcciones que se hicieron en los 60 y 70 en la periferia de Madrid utilizaron uralita porque era más barata “y todavía la estamos soportando” en viviendas y en los centros escolares, se lamenta López Rey, quien recuerda que en los primeros años este material no es peligroso si no se manipula, pero pasado el tiempo, en la fase de descomposición, es cuando se vuelve cancerígeno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí