La ONG Educo advierte que la COVID pone en riesgo el derecho a la educación

teléfono acoso
El acoso escolar es una lacra que daña a los adolescentes

Con motivo del Día Internacional de la Educación, que se celebró el domingo, la ONG Educo advierte que la COVID-19 pone en riesgo el derecho a la educación de la infancia.

“Las consecuencias económicas y sociales de la pandemia están dificultando que millones de niños y niñas en todo el mundo puedan ejercer su derecho a la educación. Hay que dejar muy claro que la educación no es un servicio, sino un derecho, y como tal debe garantizarse. Por eso, los Gobiernos deben tomar todas las medidas necesarias para que así sea”, afirma en un comunicado la directora general de Educo, Pilar Orenes.

Para la organización, la llegada de la COVID-19 ha provocado una emergencia educativa sin precedentes y ha empeorado las desigualdades educativas que ya existían y que afectan especialmente a los niños y niñas más vulnerables. Ante esta situación, la ONG advierte que se está alejando la posibilidad de garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para 2030, tal y como se habían comprometido los estados a nivel internacional.

Por eso, Educo considera que, en este momento y a causa de la pandemia, estos son los 5 retos en materia de educación a los que se enfrenta la sociedad y que los Gobiernos deberían asumir como propios:

  • Revertir el abandono escolar, que ha aumentado por la pandemia
  • Asegurar la calidad del aprendizaje
  • Evitar más inequidad en el acceso a la educación para que niños y niñas tengan las mismas oportunidades ahora y en el futuro
  • Abrir las escuelas siempre que sea posible
  • Ofrecer apoyo socioemocional a los niños y niñas en el entorno educativo

“Hay que trabajar para que todos esos niños y niñas que han dejado la escuela desde el cierre de los centros educativos vuelvan a estudiar. Las causas son muchas, como que verse obligados a trabajar porque la situación económica de la familia ha empeorado o que las clases son parcialmente a distancia y no tienen Internet ni otras herramientas o materiales para seguirlas. El abandono escolar está afectando de manera distinta a niñas y niños, por lo que debemos tener estrategias específicas, en particular para ellas”, explica Pilar Orenes.

Asimismo, la ONG considera que es esencial asegurar la calidad del aprendizaje, sobre todo en el caso de la educación semipresencial o a distancia, ya que no puede depender del contexto de los niños y niñas. En este sentido, la entidad recalca que deben tener herramientas digitales para seguir las clases, saber usarlas y hay que darles apoyo específico para que puedan ponerse al día después de haber perdido clases durante estos meses por la pandemia.

El tercer reto que destaca Educo es el de evitar más inequidad en el acceso a la educación y de seguir luchando contra la que ya existía previamente a la llegada de la COVID-19. La organización cree que las medidas que deben tomarse tienen que ir enfocadas a asegurar la igualdad de oportunidades de los niños y niñas, ya que estas no solo repercutirán en su presente, sino en sus oportunidades futuras.

“Otro de los retos que consideramos muy necesario es el de mantener las escuelas abiertas siempre que las condiciones sanitarias lo permitan. En la mayoría de las zonas en las que trabajamos en América Central y Asia, las escuelas siguen cerradas. Hay que hacer todo lo posible para que estén abiertas si las condiciones sanitarias lo permiten y mantener la presencialidad. Deben hacerse más esfuerzos en este sentido. La escuela es un espacio que asegura la equidad en la educación. El cierre de los centros educativos ha ralentizado el aprendizaje de muchos niños y niñas. Pero la escuela también es un espacio protector, en el que están seguros y corren menos riesgo de sufrir todo tipo de violencias, como el trabajo infantil, el matrimonio infantil, el embarazo adolescente, la trata, etc.”, explica la directora general de Educo.

Por último, la ONG considera que en las escuelas debe dedicarse un tiempo y un espacio para dar apoyo socioemocional a los niños y niñas después de las dificultades que han vivido y están viviendo a causa de la pandemia, como los problemas económicos de sus familias, la pérdida de relaciones sociales que han vivido estos meses o la creciente incertidumbre en el futuro.

España, el reto de la educación sin brechas

El sistema educativo español también se ha visto a prueba durante los últimos 10 meses y sigue estando a prueba. “Enfrentamos prácticamente los mismos retos que el resto de los países y se necesitan abordar con urgencia problemas previos a la pandemia que, muy probablemente, la COVID-19 ha profundizado. El fracaso escolar y abandono temprano se situaba antes de la crisis sanitaria por encima del 17%, uno de los porcentajes más altos de Europa. También sabemos que durante el confinamiento estricto entre un 20 y un 30% del alumnado estuvo completamente desconectado .El retorno a las aulas este curso ha sido, y sigue siendo, complejo”, explica Pilar Orenes, directora general de Educo.

Para Educo la desigualdad se ha incrementado hasta el punto de que parte del alumnado se enfrenta a una triple brecha: económica, social y educativa. La organización cree que las medidas que deben tomarse tienen que ir enfocadas a asegurar la equidad educativa a todo el alumnado y ante cualquier circunstancia.

“Es imprescindible un sistema educativo que se adapte a los cambios con agilidad y rapidez, que no deje a nadie atrás y que centre sus esfuerzos en los más vulnerables. Hay que romper la brecha digital e incorporar las tecnologías digitales en educación. No es solo tener un ordenador o Internet, sino que el alumnado, el profesorado y las familias sepan cómo usarlos para seguir con las clases. Una educación sin brechas es necesaria para asegurar el derecho a la educación de toda una generación”, afirma Pilar Orenes.

La entidad recuerda que la escuela es la institución que más y mejor cumple la función igualadora de oportunidades educativas, y tiene el papel de ascensor social para mejorar el bienestar de la infancia.

Según la ONG, en España se debe garantizar también la educación no formal ya que, con una gran variedad de actividades extraescolares, de ocio y tiempo libre, contribuye al desarrollo y bienestar de la infancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here