La pedagogía de la praxis-servicio: educar por y para la práctica

pedagogía de la praxis-servicio

La manera como Jesús educa es plenamente coherente con el proyecto pedagógico hacia el cual orienta la totalidad de su vida y centra todo su mensaje: la irrupción y realización del Reino de Dios. Todo lo que Jesús dice, vive y hace tiene una intencionalidad absolutamente definida: la instauración aquí y ahora del reinado de Dios.

Por eso, en el centro de su misión evangelizadora-educativa está su propia práctica. Jesús evangeliza-educando, mediante la acción y para suscitar una práctica transformadora con miras a la construcción del Reino.

El Reino de Dios se inaugura y se va construyendo, no por el simple anuncio o proclamación de la Buena Nueva, sino mediante las obras, la práctica, y los signos históricos concretos de vida y de misericordia que liberan, que curan, que dignifican a las personas. La Buena Nueva de la llegada del Reino de Dios está indisociablemente unida en Jesús al hecho de “sanar toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo[1] y con la práctica de la misericordia que cura, acoge, reconcilia[2]. Todos estos signos son demostrativos de que “ha llegado el Reino de Dios”[3].

Cuando Juan el Bautista en la cárcel oyó hablar de las obras de Jesús[4], envió a dos de sus discípulos a preguntarle si él era el Mesías que debía venir o si tenían que seguir esperando a otro.

Cuando Pedro proclama a Jesús como el Cristo, enviado por Dios Padre para anunciar la Buena Nueva de la paz, compendia toda su vida en una brevísima y al mismo tiempo perfecta biografía: “Jesús de Nazaret que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”[5].

Jesús educa y salva, haciendo poner en pie y andar a los paralíticos, devolviendo la vista a los que no veían, abriendo los oídos a los sordos, restableciendo el habla, haciendo renacer a la vida, reincorporado a la comunidad, todas obras que encarnan el principio de la misericordia y la solidaridad.

Jesús presenta, además, las obras que realiza como el criterio fundamental de la verdad y autenticidad de su enseñanza. No son las palabras el criterio de veracidad y credibilidad, sino su propia práctica. La verdad se demuestra, se verifica (se hace verdad) con las obras, según el principio expuesto por Jesús de obrar la verdad”[6]: “Las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado[7].

La autoridad educativa de Jesús se fundamenta en la plena coherencia entre lo que enseña y lo que hace; en la inseparable relación entre palabra—vida, palabra-testimonio, porque en él su palabra era inseparable de la práctica, a diferencia de los escribas y fariseos que “decían, pero no hacían”:[8]

Por lo mismo, la finalidad de su pedagogía no era generar un nuevo saber, sino suscitar una vida nueva, una nueva manera de ser, de vivir y de actuar.

Por esta razón, Jesús puede decir con toda autoridad: “Aprendan de mí”[9]. Precisamente porque con fidelidad hace la voluntad del Padre, puede afirmar que él mismo en persona es “el camino, la verdad y la vida”[10]. Jesús es el método (camino) que une inseparablemente la teoría (verdad) y la acción (vida). Porque enseña lo que vive y hace, puede decir con toda razón: “Yo soy la luz del mundo. El que me siga no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”[11].

Lo importante y decisivo en la pedagogía de Jesús es que el discípulo empiece a vivir diferente y a actuar de un modo nuevo a la manera de Jesús, tal como él da ejemplo: “¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y Señor, y tienen razón, porque efectivamente lo soy. Pues bien, si yo, que soy el Maestro y el Señor, les he lavado los pies, ustedes deben hacer lo mismo unos con otros. Les he dado ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes”.[12]

Del mismo modo, Jesús establece el criterio para distinguir los verdaderos profetas de los falsos: “Por sus frutos los conocerán […]. Así todo árbol bueno da frutos buenos, mientras que el árbol malo da frutos malos”.[13]

Jesús advierte con toda claridad que la praxis es la base de su seguimiento y no las palabras vacías: “No todo el que dice: ¡Señor, Señor! entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial”[14]; “¿para qué me llaman Señor, Señor, ¿si no hacen lo que digo?”.[15]

Para hacer más incisivo el fruto esperado con su pedagogía, plantea esta parábola: “Un hombre tenía dos hijos. Llegando al primero le dijo: ‘Hijo, vete hoy a trabajar en la viña.  Y él respondió: ‘No quiero’, pero después se arrepintió y fue. Llegó luego al segundo, y le dijo lo mismo. Y él respondió: ‘Si Señor’, y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del Padre?”[16].

Para Jesús la práctica de la misericordia y el amor eficaz son el criterio definitivo para entrar a formar parte del proyecto salvífico de Dios[17] y el fruto efectivo de su acción educativa.

El mejor fruto y resultado esperado de la pedagogía de Jesús que brota de su acción misericordiosa es la práctica y las obras de sus discípulos, a ejemplo suyo, que es la luz del mundo: “Ustedes son la sal de la tierra; pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se salará? Ustedes son la luz del mundo […]. Brille su luz delante de los hombres de modo que, al ver sus buenas obras, den gloria a su Padre que está en los cielos”.[18]

El criterio fundamental para distinguir si se es discípulo suyo o no, es la práctica del amor fraterno: “En esto conocerán que son discípulos míos: si se tienen amor los unos a los otros “.[19]

Es claro que la pedagogía de Jesús contrasta con muchas prácticas educativas y pastorales, preponderantemente verbalistas y mediáticas, en las cuales prevalece el aprendizaje conceptual y el impacto de la imagen, como si las cosas cambiaran por el simple hecho de decirlas, afirmarlas o verlas, y cuestiona mucho más las incoherencias que como educadores se pueden tener entre el decir y el hacer. Jesús, con su ejemplo, invita a asumir la pedagogía de la praxis y a unificar coherentemente la palabra con la vida; más aún, que la vida y la práctica sean la mejor palabra e inobjetable enseñanza.

Para más información:

PERESSON, Mario Leonardo, 2012, A la escucha del maestro, Bogotá, Colombia, 2012.

Por Óscar A. Pérez Sayago, secretario general de la CIEC.

[1] Mt 4,23; 9,35.

[2] Cf. Mt 9,18—26. 27-3132-34; 10,7-8; 11,2—5; 12,9-l3.22—28, etc.

[3]Mt 12,28.

[4] Cf. Mt 11,2.

[5] Hch 10,38.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí