La propuesta del Estatuto Docente del ministerio logra su primer objetivo: ya hay un gran debate

24 propuestas para el debate de la profesión docente

Son 24 propuestas para el debate de la profesión docente, así las ha definido el Ministerio de Educación y Formación Profesional, y eso ya es algo que ha conseguido Pilar Alegría: el debate ha comenzado de inmediato y a todo gas. El ministerio ha presentado a sindicatos y comunidades autónomas su “Documento para el debate: 24 propuestas de mejora” con sus ideas sobre la formación inicial, el acceso a la profesión docente, la formación permanente y el desarrollo profesional. Por las reacciones de las centrales sindicales, lo que cabe esperar es una negociación larga y compleja, porque son muchos los asuntos a abordar. Varios sindicatos incluyen en sus contrapropuestas una batería de reclamaciones sobre salarios, ratios, condiciones laborales y jubilación, sólo por citar algunas, que no parece que vayan a poder resolverse de forma rápida ni sencilla.

Exámenes de acceso

Lo más destacado de su propuesta, según el ministerio, es que la idea subyacente “es aprender con la práctica y aprender en la práctica, en el marco del aprendizaje a lo largo de toda la vida como forma de mejora en el desempeño de cualquier profesión”.

El departamento de Pilar Alegría propone una prueba de acceso para Infantil y Primaria, que evaluaría la competencia comunicativa y el razonamiento crítico y la competencia lógico-matemática e incluiría aspectos referidos a actitudes y competencias de la profesión docente.

También apuesta por modificar el acceso al Máster Universitario en Formación del Profesorado, planteando la posibilidad de establecer una prueba de acceso, y estableciendo unos requisitos básicos relacionados con el área de conocimiento de cada especialidad. Además, se propone reforzar el Prácticum en dicho Máster.

Mejorar la formación con más prácticas

El borrador del Ministerio propone también establecer un nuevo modelo de iniciación a la docencia (PID) en la formación inicial, basado en el aprendizaje en la práctica. Mejorando las prácticas de los Grados y el Máster, el ministerio quiere asegurar que todo aquel que quiera comenzar su carrera docente, “reciba la formación necesaria para poder ejercer esta profesión, y, desde ese momento, pueda realizar una incorporación paulatina a la profesión”.

El documento contiene cinco propuestas sobre la formación permanente del profesorado que incluyen la formación permanente de la competencia digital docente del profesorado, promoviendo la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación. Igualmente se quiere garantizar el derecho y la obligación del profesorado a la formación permanente, fomentando diversas modalidades para obtener esa formación.

Una negociación “larga y dura”

ANPE ha valorado positivamente la “apertura de este proceso de negociación”, que para Francisco Venzalá, su presidente, será “largo y duro”, porque, ha recordado, en él intervienen tres administraciones, ministerio, universidades y comunidades autónomas. Es por ello que su sindicato quiere analizar con detenimiento este documento y ver la hoja de ruta del desarrollo de la negociación.

Para hacer la profesión más atractiva, ha explicado Venzalá, es necesaria una ley “que regule la profesión docente en general, con el establecimiento de una identidad, un código deontológico y unos requisitos de titulación y libertad de cátedra para cualquiera que quiera ejerce la docencia. Y por supuesto, un estatuto que regule la docencia en el ámbito de la función pública, desde el ingreso y el acceso hasta la jubilación”. Venzalá sin embargo se muestra esperanzado en conseguir “un resultado atractivo y adecuado a los tiempos que vivimos”.

La voz más crítica

De todas las reacciones de los sindicatos la más contundente ha sido la de Comisiones Obreras, para la que el documento ministerial “a todas luces insuficiente” contiene “propuestas parciales y difusas en relación con la formación inicial, la formación permanente, el acceso e ingreso docente y la carrera profesional”. Y a continuación detallan un listado de temas que deberían incluirse en el Estatuto Docente: mejora y equiparación de las condiciones laborales, reducción de la carga lectiva y de las ratios, regulación de la jubilación anticipada, mejora y homologación de las licencias y permisos, verdadera carrera y promoción profesional vertical y horizontal, mejora real de la formación inicial, avances importantes en formación permanente, revisión del ingreso y acceso a la profesión y una fase de prácticas realmente formativa y bien articulada.

Coincidencias

Sin tanta artillería verbal contra el documento, CSIF y UGT coinciden básicamente en su análisis con CCOO.

CSIF quiere que el “futuro Estatuto Docente contemple también mejoras en las condiciones laborales y retributivas del profesorado”. Debería ser “como una ley básica que regule toda la profesión docente, desde sus inicios hasta la jubilación”, mejorando “el conjunto de la carrera profesional para dignificar a nuestros docentes, en condiciones de igualdad en el conjunto de nuestras comunidades autónomas”.

Para CSIF, “el Estatuto Docente debe marcar el inicio de un cambio en el sistema para que el personal docente lidere, desde su experiencia, las mejoras en la labor educativa”.

UGT ha explicado que “valora el inicio de la negociación para la reforma de la profesión docente donde se plantea un debate ambicioso”. Y enumera, sin descalificar la propuesta ministerial, los asuntos que a su juicio deberían incluirse en la negociación: mejora de las condiciones laborales, jornada lectiva, retribuciones, la bajada de ratios, licencias y permisos, promoción horizontal y vertical, jubilación voluntaria, entre otras cuestiones, que, dice el sindicato, “son temas que echamos en falta y que propondremos incorporar como temas de negociación”.

La concertada no quiere estar ausente

Desde FSIE se ha reclamado al ministerio de Educación “que abra un espacio de negociación y diálogo con los representantes de la enseñanza concertada” y le pide que el documento sea debatido y negociado con los representantes sindicales de los docentes de la enseñanza concertada. Su secretario general, Jesús Pueyo, ha recalcado que “cerca del 30% de los docentes que ejercen la profesión lo hacen en estos centros y no pueden ser excluidos del debate de una regulación tan importante y largamente reivindicada por nuestro sector”. Y defiende que la carrera profesional de los docentes de centros concertados, “ha de ser análoga a sus homólogos de la función pública ya que ambos colectivos ejercen en centros sostenidos con fondos públicos”.

En la misma línea, Antonio Amate, secretario general de la Federación de Enseñanza de USO, le preguntaba en Twitter a la ministra Pilar Alegría si va a convocar también a la mesa de la Concertada para presentarle sus propuestas de reforma de la Profesión Docente, como ha hecho con la mesa sectorial de la enseñanza pública y con las Comunidades Autónomas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí