Las universidades privadas podrían superar a las públicas en 2040 en número de matriculados

La tendencia es la que es. Para 2040, si se mantienen al alza las cifras de matriculaciones por parte de estudiantes, tanto en grado como en máster, ya registradas en años anteriores, las universidades privadas podrían superar a las públicas en número de alumnos.

El último informe CYD ya lo advertía: Desde 1998, año de la creación de la última de las 50 universidades públicas españolas, las universidades privadas han ido aumentando significativamente tanto en número como en su tasa de participación en el conjunto de estudiantes matriculados.

En el curso 2019-2020, había 87 universidades activas en España, 50 públicas (47 presenciales, una no presencial y dos especiales) y 37 privadas (31 presenciales y seis no presenciales). En este mismo período, se han creado algo más del 50% de las universidades privadas actualmente existentes.

De acuerdo con el último informe CYD, de 2019, el número de titulaciones universitarias impartidas en el curso 2019-2020 fue de 8.782, aumentando en el último lustro un 6,4%. Por tipo de estudios, solo han disminuido los másteres oficiales (-4,4%).

Los grados crecieron un 10,4% y los doctorados, un 6,5%. La caída de los másteres se debió exclusivamente a las universidades públicas presenciales (-10,4%), mientras que las titulaciones en las privadas crecieron a tasas porcentuales de dos dígitos. El número de matriculados en grado en el sistema universitario español en el curso 2018-2019 ascendía a 1.290.455 alumnos, poco menos de tres mil más que en el curso precedente, rompiendo así con seis cursos consecutivos de descensos anuales.

En las públicas, el alumnado de grado registró, por séptimo año consecutivo, una variación anual negativa, mientras que en las privadas aumentaron de nuevo. Desde principios de siglo, curso 2000-2001, las universidades públicas han perdido a más de 350.000 alumnos de grado, mientras que las privadas han ganado a 88.000 matriculados (un poco más de 40.000 las presenciales y casi 47.000 las no presenciales).

En el caso del máster oficial, nuevamente se produjo en el curso 2018-2019 un incremento del alumnado, aunque este fue el menos elevado de los últimos seis cursos, con un ascenso del 3,9% (y 217.840 estudiantes en total). Como es habitual, el crecimiento de las públicas fue inferior al de las privadas (2,1% frente al 6,9%).

En el máster, las universidades privadas presenciales representaban ya en el curso 2018-2019 el 17,8% de los matriculados y las privadas no presenciales, el 19,5% (en grado, porcentajes respectivos del 11,1% y 4,8%). Todo ello ha tenido su reflejo en el número de egresados en grado en el sistema universitario español, que en el curso 2018-2019 ascendía a 189.438 alumnos; un 1,2% menos que en el curso precedente, en el quinto consecutivo con variaciones anuales negativas.

Desde principios de siglo, la tasa de variación anual promedio de los egresados en las privadas ha sido positiva, al revés que en las públicas (2,8% frente al -0,8%). La pérdida de titulados de grado (y ciclos) en las públicas presenciales desde el curso 2000-2001 ha sido de más de 30.000 frente a los incrementos en el resto, de poco más de 3.000 en la pública no presencial, de casi 6.000 en las privadas presenciales y de más de 5.000 titulados en las privadas a distancia.

En el máster, nuevamente, se produjo en el curso 2018-2019 un incremento de los titulados, aunque este fue el menos intenso de los últimos seis cursos, con un incremento del 2% (y 114.320 egresados). Como es habitual, el crecimiento de las públicas fue inferior al de las privadas (1,1% frente al 3,6%). En el máster, las universidades privadas presenciales representaban ya en el curso 2018-2019 el 20,2% de los titulados y las privadas no presenciales, el 16,4% (porcentajes respectivos del 13,5% y 2,9% en grado).

Una de las consecuencias de estas tendencias es que el 13,2% de las titulaciones de grado de las universidades públicas presenciales españolas tuvieron, en el curso 2019-2020, una tasa de ocupación (porcentaje de las plazas ofertadas que se podrían cubrir con matriculados de nuevo ingreso por preinscripción) del 50% o inferior y un 11,4% adicional tuvo una tasa de ocupación entre el 51% y el 75%. Una de cada cuatro titulaciones, pues, aproximadamente, ha dejado sin cubrir el 25% o más de las plazas ofertadas con matriculados de nuevo ingreso por preinscripción.

En el caso de que la tendencia observada entre 2015 y 2018 en la matrícula de grado y especialmente de máster continúe en los próximos cursos, las universidades privadas superarían a las públicas en dos décadas, según la estimación que hacen los autores de la Fundación CYD. Por lo que respecta a los egresados, las conclusiones son similares, aunque el adelantamiento se produciría un poco antes.

Todo parecería indicar que el protagonismo creciente de las universidades privadas en España –que, como se ha dicho, podría alcanzar, si se mantienen las tendencias recientes, a ser mayoritario en 15 o 20 años– se ha producido a pesar de que las tasas de matrículas sean claramente superiores en las privadas que en las públicas.

Según la OCDE, el precio medio de las matrículas de grado en las instituciones privadas multiplica por un factor de 4,45 el dato registrado por las universidades públicas españolas, una de las diferencias más acusadas de los países de la OCDE. En determinados grados, dichas diferencias pueden llegar a ser muy superiores.

Por ejemplo, la matrícula de primer curso del grado de Medicina en el año académico 2019-2020 oscila en las universidades públicas entre los 757 y los 2.372 euros, mientras que en las universidades privadas lo hace entre los 11.990 y los 21.740 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí