Los trucos para comunicar mejor en la escuela (y en la vida)

El arte de comunicar

Leo Farache acaba de publicar «El arte de Comunicar. Manual de uso del lenguaje positivo», una interesante exposición de lo que podemos hacer de forma individual para mejorar nuestra comunicación con los demás. 

El libro, lleno de ejemplos, consejos y orientaciones muy prácticas, está dividido en cuatro partes. En la primera, explica la importancia de ser conscientes, «interiorizar» dice él, la importancia de la comunicación. En concreto se refiere a cómo le ha cambiado a él «observar cómo las personas cambiamos en función de cómo nos hablan, de cómo se comunican con nosotros». Está claro que la comunicación logra cambios en las personas con las que nos relacionamos si mejoramos nuestro papel de comunicadores. 

En el libro está muy presente también el papel que juega la comunicación en la educación, pues como afirma Farache «sabemos que el denominador común de los buenos profesores es que sean buenos comunicadores». 

La parte más practica del libro es la segunda, donde expone las habilidades para ser un buen comunicador. Considera que pueden dividirse en dos grandes bloques, uno relacionado con la personalidad y otro con la técnica.

Las habilidades de la personalidad son:

  • Tener ganas de comunicar
  • Ser generoso y amable
  • Buscar la empatía
  • Comunicar con sinceridad y pasión
  • Desarrollar el humor
  • Resolver conflictos más que buscarlos
  • Aprender de la experiencia

En cuanto a las habilidades técnicas:

  • Don de la oportunidad
  • Desarrollar la sensibilidad y la estética
  • Tener credibilidad y crédito
  • Elegir el medio de comunicación adecuado
  • Saber escuchar
  • Comunicar en positivo
  • Desarrollar una asertividad seductiva

Cada una de estas habilidades es expuesta con ejemplos, pequeñas anécdotas e historias vividas por el autor madrileño. Además, cada poco aporta una recomendación. Por ejemplo, aconseja, para desarrollar la comunicación, que es bueno agradecer y reconocer, porque habrá más oportunidades que de quejarse y regañar. Es la filosofía de comunicar en positivo lo que se trasluce en cada página de este sencillo, y utilísimo, manual.

De hecho, considera que «comunicar en positivo implica ir desarrollando habilidades que nos permitan resaltar los aspectos positivos de nuestro mensaje y que induzcan al comportamiento deseado por parte del receptor del mensaje, que podemos ser nosotros mismos».

La importancia de escuchar queda resumida en esta idea:

Escuchar con atención es muy difícil porque exige mucha concentración y generosidad. Siendo conscientes de esa dificultad es más fácil saber que es un reto interesante para nuestra misión de ser buenos comunicadores.

Otro de los grandes consejos que aporta este manual se refiere a la gestión de los conflictos, tan habituales en cualquier comunidad humana, incluido en los centros escolares. Para disminuirlos o atenuarlos recuerda que los conflictos no tienen como fuente a las personas, por lo que es recomendable centrarse en los hechos y no en las personas para reducirlos.

Cualquier persona que se dedique a la dirección de otras, que gestione los recursos humanos o cualquier docente que desee mejorar su trato con los alumnos tiene en estas páginas una guía utilísima. Recomendable al ciento por ciento, tanto por su carácter práctico por su dimensión ética. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here