Lo que la gente se piensa que es un líder

qué deben tener un líder

Terminamos el año con una revolución en los colegios. Nunca pensamos en que un colegio pudiera funcionar online, ni que se pudiera aprender y superar una EVAU o unos exámenes de Bachillerato Internacional en la situación que estábamos. Los colegios están plagados de medidas de seguridad y muchos de sus servicios como el comedor, las extraescolares deportivas y artísticas se han visto afectadas por el coronavirus.

Claro, que quien ha querido seguir dirigiendo su cole como siempre lo hacía, lo ha tenido que pasar muy mal. Pero es verdad que la gente piensa que un líder es aquel que tiene la responsabilidad de decirle a la gente lo que tiene que hacer. Y la realidad es que a todos los profesionales se les venido encima un imperativo: la autonomía. Había un halo de “semidios” en el director del colegio que sabe qué hay que hacer, cuándo y cómo. En mi opinión un peso innecesario para los equipos directivos, que tienen que decidir desde lo más macro y estratégico como pueda ser un presupuesto hasta un problema de disciplina en un aula perfectamente solucionable por un profesor.

El confinamiento ha abierto las aulas de los colegios y las familias han podido ver los extraordinarios profesionales que son los profesores: formados, capaces y entregados a una labor con una relevancia social de mucho impacto.

Por eso ahora cerrando el segundo decenio de este siglo XXI el liderazgo de las personas que están en la cabeza de los colegios debe estar gobernado por la integridad, la potencia de la visión, el uso de la influencia y del poder cambiar las cosas, alabanza al equipo, la gran conciencia de sí mismo, escucha primer y habla después y tiene empatía.

En el informe “Future of Jobs Report 2020” del World Economic Forum, fundamenta las competencias más importantes que debe de tener cualquier persona que lidera una organización. Las“Top 10 skills 2025” releídas en el ejercicio de la dirección de un centro las interpretaría así:

1.- Pensamiento analítico e innovación: hay que estudiar y leer mucho de gestión, recursos humanos y tecnología. El futuro del desarrollo profesional de nuestros equipos y de qué y cómo estudian los alumnos depende de la estrategia global del centro.

2.-Aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje: hay que aprender en todo momento y en todo lugar y de todas las personas. Dedicar todos los días un rato para conectar con algunas personas, evento, que nos haga aprender contenidos y estrategias para el aprendizaje resulta fundamental.

3.- Resolución de problemas complejos: en los colegios tenemos muchos datos para analizar que no utilizamos o los usamos bajo nuestros propios prismas contaminados. Para resolver problemas complejos hay que empezar a incorporar tecnología de “data mining” en el trabajo del director, pero también de los profesores.

4.- Pensamiento crítico y análisis: la participación de toda la comunidad de aprendizaje en las decisiones genera pensamiento crítico y despierta el análisis. Las organizaciones “adormecidas” adolecen de tener una línea vertical de toma de decisiones. Tal vez tener un “comité de dirección en la sombra” al oficial pueda ayudar mucho a un director de centro.

5.- Creatividad, originalidad e iniciativa: la creatividad es parte de un proceso técnico que está al alcance de cualquiera que estudie a fondo su proceso. La dificultad viene en la originalidad. Como dice Adam Grant, la originalidad es crear algo en el momento correcto para los demás. Tal vez cuando pienses que has creado algo novedoso en el sector, ya hay gente haciéndolo o que lo ha pensado ya. Recuerda el pez grande no se come al pequeño ahora, sino el pez rápido se come al lento.

6.- Liderazgo e influencia: orientado a ser el “top 1” en servicio y más preocupado de influir en los demás que de mandar. El mundo lo cambian los influyentes no los que mandan; y si no que se lo digan al Papá que no manda en nadie en el mundo, pero tal vez sea de los líderes más influyentes a nivel mundial.

7.- Uso de la tecnología, monitorización y control: la tecnología en un colegio, en mi opinión tiene que ayudar a que los profesores pasen todo el tiempo posible con los alumnos y no se enreden en burocracia, facilitar las gestiones a las familias y que el colegio pueda monitorizar con datos los avances de los alumnos en su aprendizaje.

8.- Diseño de tecnología y programación: tal vez parece muy lejos para un director saber de diseño tecnológico y de programación, pero se va a necesitar para entender las tripas de todo lo que está pasando en la sociedad. Y porque ayudará a orientar a los alumnos en su definición de cara al futuro. Si no abrazas la tecnología irás más lento y por lo tanto te perderás.

9.- Resiliencia, tolerancia al stress y flexibilidad: tres compañeras necesarias para un líder y que si no se tienen te pueden poner literalmente en “game over” para dirigir personas, planificar proyectos o analizar la realidad del Colegio.

10.- Razonamiento, resolución de problemas e ideación: es por ese orden cuando se consigue que todo el conjunto de la comunidad educativa avance y “pase a la siguiente pantalla”. Porque esto no consiste en ganar la partida sino en seguir jugando. Y los colegios necesitan líderes que sepan sentarse en sesiones de ideación con las hojas en blanco, sin un briefing de los accionistas o de la sociedad o del Ministerio de Educación.

El chequeo personal, profesional e institucional de estas características nos puede dar una idea de la situación en la que nos encontramos cada uno de nosotros, nuestros equipos de liderazgo y nuestros colegios. Tras ese diagnóstico les recomiendo, redactar y activar un plan de acción.

Jaime Úbeda, director Colegio San Patricio-El Soto

Redacción
Author: Redacción

Redacción de Éxito Educativo, información sobre la actualidad educativa, especialmente toda la relacionada con la gestión lo centros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here