Desproporción de cuotas entre concertados de sociedades mercantiles y centros religiosos, según informe CICAE-FAPA

stacked round gold-colored coins on white surface

Los colegios concertados que pertenecen a sociedades mercantiles, esto es, anónimas y limitadas, cobran de promedio a los padres de alumnos una cuota mensual que es más del doble de la de centros educativos pertenecientes a congregaciones e instituciones religiosas, según el VII Estudio de Cuotas y Precios de colegios concertados elaborado por la consultora Garlic B2b por encargo de la asociación de colegios CICAE y la FAPA Francisco Giner de los Ríos.

En octubre se presentó, entonces de parte de CICAE y la federación de padres CEAPA, un estudio que ahora entra al detalle para el caso de la Comunidad de Madrid, con datos que podrían ser extrapolables al resto de España, si se atiende a aquellos grupos educativos con colegios repartidos por la geografía nacional, siempre según dicho informe.

Pero no era el objeto principal del estudio, sino Madrid, en su condición de región que acapara, con diferencia, el mayor porcentaje de centros educativos concertados en manos de sociedades mercantiles, esto es, por su propia naturaleza, con un claro fin de lucro empresarial.

De la primera conclusión antes dicha, hay que apuntar que las cifras incluyen el colegio Estrella Toledano, con una cuota de 489 €, en la que incluye comedor y otros servicios; si no se tuviera en cuenta esta tarifa, el promedio sería de 49,48€, explicó Amparo Núñez, directora del estudio.

Las cifras globales son: La cuota promedio mensual por titularidad es de 159,12 en los casos de sociedades anónimas; de 149,66 en el de asociaciones; de 141,78 en el de sociedades limitadas; de 111,31 en el caso de las cooperativas, y 65,18 en el de congregaciones e instituciones religiosas.

Por su parte, el coste total promedio por titularidad, que incluye todos los gastos, es de 362,07 para los concertados propiedad de sociedades limitadas; de 359,29 para sociedades anónimas; de 340.73 en el caso de asociaciones; de 323,21 por parte de las cooperativas, y de 245,70 en el caso en que la propiedad del centro se corresponde con congregaciones e institucionas religiosas.

En lo tocante a la cuota del comedor, la más baja se cobra en las congregaciones y la más alta en las sociedades mercantiles. Otro dato a tener en cuenta para dibujar un mapa que ayude a entender la situación que, una vez más, denunciaron los colegios de CICAE y, la asociación de padres y madres.

Ninguna de las dos asociaciones ocultan su malestar con este estado de cosas, y hasta reclaman de los señalados, los colegios concertados, que sean también los primeros en denunciar una situación, la del cobro de cuotas en la escuela concertada, que no está muy claro que sea lo más correcto. CICAE y FAPA, y antes la CEAPA, lo tienen más claro: “Es ilegal”, y reparten la responsabilidad de ello con la Comunidad de Madrid.

Otras conclusiones del estudio es la falta de transparencia en la documentación entregada a las familias, tanto que un 30 % de los colegios no entrega ninguna hoja informativa de precios. De los colegios visitados en la Comunidad de Madrid, el 100 % cobra una cuota base a las familias, siendo la cuota base promedio de 119,53€.

Más conclusiones para los organizadores del estudio: se produce un incumplimiento del artículo 88 de la LOMLOE, que afirma que estos colegios no podrán percibir cantidades de las familias por recibir las enseñanzas de carácter gratuito, imponer a las familias la obligación de hacer aportaciones a fundaciones o asociaciones ni establecer servicios obligatorios, asociados a las enseñanzas, que requieran aportación económica por parte de las familias de los alumnos. Así como que las “actividades complementarias que tengan carácter estable no podrán formar parte del horario escolar del centro”.

Cuarta conclusión: La cuota base promedio aumenta en la gran parte de los colegios analizados en la Comunidad de Madrid en los últimos años y, lo peor, “no pagar las cuotas implica la exclusión del alumno en un 31 % de los casos”.

Prosigue el estudio: Los colegios no siempre indican en la documentación que entregan con los precios, los conceptos por los que cobran las cuotas, los horarios, contenidos, si el pago es voluntario o qué ocurre si no se paga, etc.

También el 61% de los colegios no menciona el carácter no lucrativo de las cuotas. “El concepto de no lucrativo se ha convertido en un argumento automatizado en casi todos los colegios, zanjando un requisito de la normativa”, apunta el estudio.

Es una parte de la tarta, pero suficiente para tomar la temperatura, alta para Mari Carmen Morillas, presidenta de la FAPA Giner de los Ríos, quien, sin medias tintas, afirmó en rueda de prensa que “se vuelve a constatar, una vez más, una vulneración de la ley”, al tiempo que denunció que “nos encontramos ante situaciones bastante dantescas de familias que llaman a la federación todos los años ante situación surrealista y que vulnera derechos fundamentales de nuestros hijos».

Una FAPA que ha resuelto crear un canal abierto donde las familias, de modo confidencial, pueden describir sus casos y así puedan recibir asesoramiento de la asociación.

Elena Cid, directora general de CICAE, habló de “mercantilización de la educación concertada”, que, muy a su pesar, “ha proliferado en los últimos años”, siendo prueba de ello que los centros que dependen de mercantiles “son los que más cobran”, como atestiguan los datos.

“Parece que se ha institucionalizado que este servicio se haya mercantilizado”, se lamentó Cid, quien agregó que, “no solo pedimos mayor control a la administración, sino que no autorice estas cuotas, pues son los primeros conocedores de que se cobran cuotas”.

A propósito del estudio, que fue adelantado en octubre, y criticado duramente por Escuelas Católicas y CECE, quienes lo tacharon de “sesgado” y de querer dañar la imagen de la educación concertada, hoy Elena Cid quiso lanzar un órdago, pero en el sentido más conciliador.

“Desde CICAE nada más lejos que desprestigiar un modelo concertado”, expresó Elena Cid, quien agregó que “este modelo es muy necesario en España al cubrir una función social importantísima”. “Lo que no nos gusta, y ellos lo saben, es que hay un modelo que esté creciendo, que es el mercantil, y que se haga negocio con fondos públicos”.

En este punto fue cuando Cid pidió a las otras asociaciones de colegios que también lo denuncien: “Estaríamos encantados de que la concertada con fines educativos y sociales denunciasen que el concierto no está para hacer negocio”.

La presidenta de la FAPA, Mari Carmen Morillas, fue más lejos y reconoció que su apuesta, como asociación de padres y madres, es la “ampliación de la red pública de colegios, porque son los servicios públicos los que pueden garantizar el acceso a la educación en igualdad de oportunidades”, de modo que se limitó a recordar que para este caso “lo que pedimos es que se cumpla la ley”.

José Antonio Poveda, de Escuelas Católicas de Madrid

«Lo que venimos denunciando es una situación de infrafinanciación, el módulo económico no está cubriendo lo que cuesta la enseñanza, el Estado destina la mitad de fondos públicos al puesto escolar de un centro concertado» ha explicado José Antonio Poveda, secretario regional de Escuelas Católicas de Madrid, a ÉXITO EDUCATIVO. Y esto está «afectando al derecho a la gratuidad» porque «un colegio se tiene que mantener y el día 20 hay que seguir poniendo la calefacción y lo que venimos reclamando es que no haya que tener que pedir ayuda a las familias».

Poveda cree que la educación «necesita serenidad, necesita que haya consensos amplios y bueno lo que denota este informe es que no hay ni esa serenidad hay cuestiones que están sin resolver» y alega que «si otros lo usan, porque hay gente que lo que pretende es que no existan centros concertados directamente». Esto, considera el secretario regional de EC, «es una cosa del pasado que ahora ya no tiene sentido».

Para explicarlo pone un ejemplo muy gráfico: «un pacto educativo no es que yo tengo dos brazos y dos piernas y el pacto es que en vez de que me cortes los brazos y las piernas, me cortes solo un brazo y una pierna y listo, no, me gustaría que no me amputaran e ir con una ropa digna por la vida y es lo que algunos , parece que no están de acuerdo en mantenerlo».

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí