Los decanos de Educación y Crue deploran la supresión del requisito del Máster de Secundaria para contratar docentes

Profesor en un aula

La Conferencia Nacional de decanas y decanos de Educación, que representa a los centros universitarios responsables de la formación inicial de toda España, manifiesta su «profundo rechazo y perplejidad» ante el anuncio realizado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional que formaliza la contratación extraordinaria como funcionarios interinos docentes de personas que no cuentan con la titulación habilitante exigida por Ley.

En una declaración oficial, afirman que el anuncio supone una «agresión directa» a la profesión docente, a los cientos de miles de titulados y estudiantes del Máster de Secundaria y a las universidades de este país como responsables de la formación inicial del profesorado.

La Conferencia de Decanas y Decanos de Educación, explica, lleva tres años promoviendo un conjunto de medidas para mejorar y elevar la formación y consideración social del profesorado manteniendo una interlocución directa y continuada con el ministerio, las comunidades autónomas, asociaciones de docentes y movimientos de renovación pedagógica. Este proceso de interlocución y creación compartida de un nuevo modelo y escenario de desarrollo profesional «ha generado grandes expectativas en la comunidad educativa que no se pueden ni se deben frustrar», apunta.

Por ello, indica, la decisión adoptada ayer en la Conferencia Sectorial de Educación contradice todas sus declaraciones previas y compromisos manifestados con la mejora de la profesión docente «y supone un ataque directo a los cientos de miles de titulados que en la última década no han tenido oportunidades de empleo o han sido empleados en condiciones precarias como consecuencia de la falta de oferta pública de empleo y la tasa de reposición cero impuesta en el sector educativo».

«Esta decisión», agrega, «supone además un ataque directo a las universidades y a quienes formamos al profesorado de este país soportando, como hemos soportado estos años, una masificación crónica de las aulas y unas condiciones críticas de trabajo».

Según datos del propio MEFP (actualizados al mes de julio de 2020 a través de su base de datos Educabase) cada curso se titulan del orden de 30.800 nuevos profesores y profesoras de secundaria. Desde el 2015 al 2019 se titularon en España 114.799 profesores y profesoras de secundaria. Desde la implantación del Máster se han titulado más de 200.000 profesores.

Crue apoya a los decanos

En un comunicado difundido la tarde de este viernes, Crue Universidades Españolas comparte la postura de la Conferencia de Decanos y Decanas de Educación y su rechazo a la decisión acordada por el Ministerio de Educación y Formación profesional para eliminar el requisito de la titulación habilitante de Máster de Secundaria en la contratación de profesorado de refuerzo durante la emergencia sanitaria de la Covid-19.

Para la Crue, la flexibilización, «de manera excepcional y temporal de los requisitos formativos para los futuros profesores, sería necesaria –en la situación tan excepcional que vivimos– si no fuese posible encontrar funcionarios interinos docentes en posesión del Máster que acredita la formación didáctica para ejercer la docencia en ESO». Sin embargo, recuerda Crue, desde la implantación del requisito del Máster se han titulado en España más de 200.000 profesores y profesoras de Secundaria.

Crue Universidades Españolas considera que «ninguna iniciativa que suponga una merma en la calidad de la Educación debe ser aplicada si realmente existe otra alternativa. Ofrecemos toda nuestra colaboración para revisar esa decisión y consensuar otro tipo de medidas que permitan agilizar la contratación de profesorado en estos momentos tan complicados para todos», concluye.

CSIF lo ve un «parche coyuntural»

Por su parte, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), afirma en un comunicado que la medida anunciada por la ministra Isabel Celaá de eliminar el requisito del máster para dar clases durante la pandemia -ahora obligatorio- es un «parche coyuntural» que no contribuye al objetivo de reforzar la calidad de nuestro modelo educativo.

«El ejercicio de la docencia requiere unos conocimientos acreditados, por lo que relajar los requisitos no parece la mejor solución. Por eso, rechazamos que ahora se pretenda dar entrada a personal no preparado para la docencia por una falta de previsión de las comunidades autónomas a la hora de calcular las necesidades de personal», añade.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí