Los diez secretos de la comunicación digital

La comunicación digital debe tener en cuenta las pautas generales de la comunicación, pero también tiene sus propias normas. Para una correcta comunicación en la vida normal, la educación es una piedra angular. Las personas que no son educadas comunican peor, sus objetivos comunicativos fracasan más o cuestan más de conseguir. Además, se debe tener en cuenta a quién se dirige la persona que quiere comunicarse y en qué situación se encuentra con respecto a la otra u otras personas.

Cuando queremos comunicarnos con otros, pensamos en qué queremos decirle y en el modo de decírselo. Tan importante es lo uno como lo otro. Tanto el mensaje como el tono, las palabras, el orden de las ideas, los posibles ejemplos, los argumentos. En ocasiones, hay varias vías para comunicarse. Y analizamos la más adecuada: una conversación privada, una reunión, una llamada telefónica, un documento.

La comunicación está siempre presente porque permite realizarnos como personas, conseguir nuestros objetivos, disfrutar, cooperar con otros. Ahora, por el confinamiento, la comunicación continúa y es tan importante como en otros momentos, o quizá más. Pero hay que pensar en cómo queremos que sea esa comunicación para conseguir nuestros objetivos. Esta comunicación digital es especialmente importante para la relación de los profesores con los alumnos.

Pautas para la comunicación digital

Si ha sido un consejo habitual que al presentar un discurso había que ¡decir lo que se iba a decir”, después “decirlo” y, por último, “recordar lo que se ha dicho”, esto es más importante en la comunicación digital. El docente debe presentar lo que quiere decir, exponerlo y volver a insistir en forma de resumen.

En la comunicación digital el contenido es importante, qué duda cabe; pero más todavía indicar al alumno cuál es el sentido de la comunicación. Para quése está comunicando el profesor: «quiero que aprendáis», «mi objetivo es», «con esto se consigue». E insistir en las acciones que debe realizar el alumnado: «quiero que resumáis», «debéis realizar estos ejercicios», «cumplimentar esto o lo otro».

En la comunicación digital escrita (porque no todos los profesores tienen cámaras digitales) hay que reforzar la empatía con los destinatarios. Esa empatía se consigue con un refuerzo en las palabras más suaves, en la inclusión de los emoticonos, en la insistencia en la cercanía del profesor con sus alumnos. Debe ser una comunicación de frases breves, concretas, con los objetivos bien planteados.

En resumen:

  • Plantear un lenguaje directo, los eufemismos no son útiles.
  • Si vamos a pedir algo, también ofrezcamos algo o señalemos las ventajas de lo nuestro.
  • Utilizar imágenes, pues recordamos mejor las fotografías y los dibujos que el texto.
  • Procuremos que el alumno arranque la actividad educativa con una repetición del objetivo planteado.
  • Recordemos que la objetividad no existe, el alumno vive inmerso en su subjetividad, que en estos momentos es diferente.
  • Todos los mensajes tiene varias interpretaciones posibles, valoremos todas y cerremos las compuertas para que el agua circule solo por un canal.
  • El profesor debe escuchar (o leer y responder) con más intensidad que antes lo que quieren sus alumnos.
  • Recordemos el dicho de Mark Twain: “Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada”.
  • Recordemos que es tan importante lo que hacemos al comunicarnos como el impacto que tenemos con esa comunicación. Por lo tanto, pensemos en qué queremos que hagan.
  • Cerremos los mensajes con palabras de ánimo.

Fernando Martínez es presidente del Consejo Editorial de Éxito Educativo y catedrático de Periodismo

Éxito Educativo
Author: Éxito Educativo

Redacción de Éxito Educativo, información sobre la actualidad educativa, especialmente toda la relacionada con la gestión lo centros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here