Los espacios educativos como procesos de aprendizaje en sí mismos

Imagen de tommy pixel en Pixabay

Esa es la apuesta de Siro López, educador, artista polifacético y autor del libro «Esencia», quien en una entrevista concedida a RADIO ÉXITO EDUCATIVO, considera que no es tan difícil, ni necesariamente oneroso, convertir los centros docentes en algo más que espacios donde el alumnado reciba conocimientos de manos de los profesores, sino lugares comunes que sean educativos en sí mismos.

A preguntas del director general de ÉXITO EDUCATIVO, Víctor Núñez, López parte de la base de que, antes de acometer cualquier reforma, los cuadros directivos deben tener claro cuál es el modelo educativo que les caracteriza y que criterios pedagógicos les puede distinguir de centros similares.

Así, sobre los espacios creativos en los centros educativos, Siro López subraya que “es muy importante que antes nos hagamos las preguntas en base a criterios educativos y que no solo respondas a un criterio de adornos navideños o meramente de marketing”.

En este contexto, subraya que es vital “partir de la realidad de cada escuela”, pues, sostiene, “cada una ha de ser única, ningún aula debe ser idéntica a otra, sino tener una propuesta personalizada”.

Hay reformas que tienen que ver con el edificio, mas allá del mantenimiento, que van a requerir presupuestos a tener en cuenta, y en ocasiones partidas muy grandes. En esto, recuerda López, “una escuela es un pozo muy hondo”, lo cual “nos puede dar cierto pánico escénico” a la hora de plantear una reflexión profunda sobre los espacios.

Sin embargo, hay otras medidas esenciales que no tienen que ver con el presupuesto. Al respecto, señala que hay investigaciones que avalan, por ejemplo, la importancia de plantas dentro de las aulas, “y esto”, explica, “se puede hacer con proyectos participativos, tanto con el alumnado, como con las familias para que traigan esquejes”.

Y ahí es donde radica lo relevante, plantas en el aula “pero no como un adorno, sino como un proyecto de aprendizaje, para ver cómo se riega, qué especie es, por qué algunas mueren, porque las hojas amarillean, etc.”.

Otro aspecto potencial objeto de reforma que no supone coste alguno y que convierte el aula en un espacio distinto es “aprender con luz natural”, pues ocurre que gran parte de las aulas españolas “están con las persianas bajadas porque tenemos un proyector” y con luz no se la pantalla.

Para Siro López es imprescindible “tener una cultura donde incentivemos el trabajo con luz natural y buscar otras alternativas, como instalar monitores de televisión grandes que hace que podamos trabajar con luz natural”.

Otro ejemplo para favorecer un aula en mejores condiciones arranca con la necesidad vital de estar bien hidratado, pero, advierte López, hay aulas donde está prohibido que el alumnado pueda beber agua. También las aulas tienen que estar bien ventiladas, no solo ahora por la pandemia. “Estos criterios”, afirma, “no tienen nada que ver con el presupuesto, sino con una calidad de aprendizaje”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí