Los estereotipos y roles pueden influir en el menor apego de las niñas por las carreras STEM

Comienzo de curso sin mascarillas y con incertidumbre por los currículos para CECE Madrid

Un estudio de la URJC, realizado en colaboración el University College London y el London School of Economics, ha analizado cómo afirmaciones del tipo “las niñas no son buenas en matemáticas” o determinadas definiciones sobre los roles sociales de las mujeres pueden explicar la persistente brecha de género.

El trabajo científico, publicado recientemente en la Oxford Research Encyclopedia of Economics and Finance, ha observado cómo los estereotipos disminuyen las creencias, expectativas e incentivos de las niñas a la hora de esforzarse y cómo también pueden limitar sus opciones en carreras dominadas por hombres que requieren habilidades matemáticas sólidas.

Como principal resultado, este estudio concluye que “la brecha ralentiza el progreso hacia la igualdad de género en el mercado laboral y obstaculiza la productividad y el crecimiento económico”, según informa la URJ en una nota.

Además, el equipo de investigación apela a que se debe potenciar la confianza de las niñas en sus habilidades matemáticas, incluyendo modelos femeninos como profesoras de matemáticas, además de usar un lenguaje de género neutral y proporcionar libros de texto y otros materiales didácticos que desafíen los estereotipos de género.

“Ajustando los métodos de evaluación (como reducir el nivel de competencia) o adaptando el enfoque instructivo para alinearse mejor con el estilo de aprendizaje de las niñas es posible crear un entorno que permita a más niñas alcanzar su máximo potencial y evaluar con precisión sus habilidades e intereses matemáticos”, apunta este trabajo.

Sin embargo, en este estudio se ha observado cómo las acciones que buscan modificar las creencias y actitudes de niñas y mujeres, así como aquéllas que pretenden alterar el entorno, pueden no funcionar a largo plazo porque refuerzan estereotipos preexistentes.

“Por ejemplo, modificar el entorno de los exámenes puede resultar en notas más altas para las niñas, pero no necesariamente altera la percepción de que las niñas son incapaces de sobresalir en matemáticas”, señala el equipo de investigación.

Algunos sesgos, en muchas ocasiones inconscientes, pueden servir para reflexionar sobre la brecha de género. En este trabajo han analizado cómo el reconocimiento de la naturaleza de los estereotipos, tanto conscientes como inconscientes, ha llevado al progreso en economía.

En este sentido, el estudio subraya que “las intervenciones resultantes de estos modelos pueden contrarrestar efectivamente los estereotipos que limitan la educación de las niñas a ciertos campos basados en expectativas sociales de roles de género.

Sin embargo, los estereotipos de género a menudo se basan en creencias sesgadas sobre las habilidades innatas de niñas y mujeres. Superar los estereotipos profundamente arraigados sobre las habilidades innatas de niños y niñas es una vía fructífera para la futura investigación económica y puede ayudar a cerrar la brecha de rendimiento de género en matemáticas”.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí