Los más jóvenes, los menos dispuestos a vacunarse

experiencia de la universidad
Este estudio ha encuestado a más de 40.000 jóvenes

Dentro de la población no vacunada aún en España hay un 17% de españoles que declaran que no se vacunarían. Particularmente, los correspondientes a la llamada Generación Z, jóvenes entre 16 y 23 años (25%), y las personas que viven en hogares con bajos ingresos (21%), son los colectivos más reacios a vacunarse, algo que no es una particularidad de España, sino que es una tendencia en los 15 países analizados.

Coincidiendo con el momento en que España alcanzaba un porcentaje significativo de población que ya había recibido al menos la primera dosis de la vacuna, que en abril era ya un 22% de la población, Ipsos, en colaboración con el Foro Económico Mundial, realizó un estudio para conocer la evolución de la opinión pública en 15 países sobre este proceso de inmunización.

El primer dato destacado que se extrae de este estudio es que España se sitúa como el país europeo donde más población no vacunada lo haría si la dosis estuviera disponible para ellos, con un 83% de ciudadanos que así lo afirman. Le sigue Italia (79%) y Reino Unido (77%).

Esta cifra ha ido aumentando significativamente en España durante los últimos meses, demostrando así la confianza creciente en las vacunas, a pesar de las polémicas con algunas marcas.

Así, en diciembre los ciudadanos dispuestos a vacunarse si tuvieran la posibilidad, representaban el 62%, un porcentaje que aumentaba hasta 20 puntos en febrero (82%), manteniéndose esta intención en abril (83%). Sin embargo, este patrón no se sigue en todos los países analizados por Ipsos, en EE.UU. (-20 puntos), Australia (-12 puntos), Corea del Sur (-12 puntos), Reino Unido (-10 puntos) e Italia (-6 puntos) la disposición a vacunarse desde febrero ha bajado de forma significativa.

Según Vicente Castellanos, director de Opinión Pública y Estudios Políticos de Ipsos en España, “hay un elemento que ambos grupos tienen en común, un nivel de estudios relativamente más bajo. El conocimiento y comprensión del mecanismo y los beneficios de las vacunas tienen que ver, según se intuye de estos datos con el nivel de estudios”.

“En el caso de los jóvenes”, explica, “este nivel es eminentemente más bajo por cuestiones de edad, pero además concurre la circunstancia de que los efectos más graves del coronavirus les afectan en menor medida que a las personas de mayor edad. Esto nos hace pensar en la necesidad de explicar más y mejor para alentar la campaña de vacunación y evitar nichos de población sin vacunar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here