Los pequeños héroes de la pandemia

Ya casi nadie recuerda lo que sucedió el 27 de Abril de 2020. Ese día, nuestros hijos recuperaron la libertad de “bajarse a la calle”: esa expresión que fue uno de los cimientos de toda una generación que crecimos en los años ochenta y que, sin ordenadores ni consolas todavía en los hogares, convirtieron la calle, los barrios y las pandillas de amigos… en aliados imprescindibles de una infancia sana y que recordamos con escalofríos y risa nerviosa.

Nuestros hijos pequeños fueron los primeros en quedarse sin ir al colegio. De un día para otro. Fueron señalados como grandes contagiadores según la Universidad de Twitter. Fueron encerrados en casa sin poder salir a la calle y, en ocasiones, apenas recibir rayos del sol o sentir el viento en su cara.

Fueron criticados, junto a los padres y madres que les acompañamos el 27 de Abril, por salir a la calle de forma “irresponsable” tras más de mes y medio metidos entre cuatro paredes. Los catedráticos de la Universidad de Twitter pueden consultar las hemerotecas propias para comprobar estos hechos.

Con miedo, con terrible miedo… con “ya verás la que van a liar” y con “esto va a ser un desastre”… volvieron temerosos al colegio en septiembre del año cero después de unas vacaciones de verano que duraron seis meses.

Otros seis meses después…

Mi hijo Óliver tiene siete años y mi hija Alma cinco. En el colegio público al que van en el centro de Madrid han tenido contados casos de Covid. A nosotros solo nos ha supuesto una breve cuarentena de nuestra pequeña en todo el curso. Óliver no ha faltado ni un solo día. Desgraciadamente, tampoco su mascarilla. ¿Cuánto hemos tenido que hacer mal para que nuestros pequeños tengan que llevarla?

Medio año después de que la Universidad de Twitter anunciara el apocalipsis por la vuelta al colegio de los niños… ahora sabemos que no son super contagiadores, que los colegios están siendo ejemplares gracias a sus alumnos y profesores. También sabemos que nuestros hijos siguen teniendo restricciones dentro del colegio que les impiden jugar con libertad, con sus columpios precintados,  que les impiden revolcarse y reír a carcajadas con sus amigos … con su pandilla del siglo XXI.

Todo por un bien común: controlar los contagios como hasta ahora.

Ojalá los Catedráticos de la Universidad de Twitter hicieran lo mismo mientras se toman su cerveza sin mascarilla en la terraza de su bar favorito.

Dejemos de tratar a nuestros hijos como adultos y a los adultos como niños.

Nuestros hijos no quieren ser héroes… solo quieren ser lo que son.

Nacho Caballero. Escritor y Conferenciante. Experto en Storytelling y con más de 20 años en la dirección de empresas.

Éxito Educativo
Author: Éxito Educativo

Redacción de Éxito Educativo, información sobre la actualidad educativa, especialmente toda la relacionada con la gestión lo centros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here