Los profesores asociados tendrán contrato indefinido según la nueva Ley de Universidades

Joan Subirats, ministro de Universidades

Mañana martes el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar la LOSU. La Ley Organica del Sistema Universitario, llegará definitivamente a la mesa del gabinete con algunas modificaciones respecto a lo anunciado en rueda de prensa el 9 de mayo pasado por el ministro de Universidades Joan Subirats.

De profesores asociados a indefinidos

Según ha adelantado el diario ABC, el texto que finalmente será enviado a las Cortes para su tramitación y enmienda ha rebajado aún más el porcentaje máximo de contratos temporales de profesores e investigadores. Si en la actualidad ronda el 40% y en un primer momento Subirats quería dejarlo en el 20%, parece que finalmente se quedará en el 8%. Aunque nadie en el ámbito universitario apueste por una precarización de los puestos de trabajo, lo cierto es que aumentar de manera tan rápida el personal fijo podría generar problemas de financiación a unas universidades públicas que llevan años quejándose de que necesitan más fondos. El coste de esta medida rondaría los 52 millones de euros y afectaría a unos 25.000 docentes.

De este modo, los profesores asociados, aquellos que trabajan entre 3 y 6 horas a la semana, pasarían a ser indefinidos con dedicación parcial. Esto podría generar problemas de incompatibilidad para personas de reconocido prestigio – jueces, directivos de empresa, etc – que no tienen en la docencia su principal ocupación. Según recoge el diario madrileño, algún rector teme que estos profesores, que no aspiran a una carrera profesional universitaria, puedan acabar generando un tapón que perjudique a los jóvenes investigadores y dificulte captar talento.

La LOSU modifica también la carrera profesional prevista por la LOU, eliminando la figura del contratado doctor. Ahora habrá únicamente tres niveles de progresión, incorporación, que corresponde a la figura de profesor ayudante, consolidación, a la que se llega como profesor titular, y promoción, que se consigue con la plaza de catedrático. Los contratados doctores serán sustituidos por los profesores permanentes laborables.

Vinculante

La presentación del anteproyecto ante los medios de comunicación en mayo, generó un intenso debate a cuenta de una palabra: vinculante. Se decía en el texto, inicialmente, que debía garantizarse “la participación vinculante del estudiantado” en la puesta en marcha de planes de estudio y guías docentes. Se le preguntó directamente al ministro si ese término significaba que los alumnos, de alguna manera, pasaban a decidir sobre los contenidos de los exámenes, a lo que Subirats respondió que eso «sería una interpretación abusiva de la palabra vinculante».

El tema parece ser que preocupaba a la Crue y que tras la intervención de los rectores, y una reunión con el ministro, el texto de ese artículo ya no incluye la palabra “vinculante”, sino que dice que “Deberá garantizarse la plena y efectiva participación del estudiantado en la elaboración, seguimiento y actualización de los planes de estudio y sus efectos en las guías docentes”. Cuando se conoció el resultado del encuentro entre Subirats y los rectores, las asociaciones estudiantiles se quejaron por la desaparición del término y pidieron su recuperación.

Requisitos para ser rector

Lo que no ha sufrido modificaciones, siempre según el adelanto que ha hecho el ABC, es sobre los requisitos para ser rector que son ahora mucho más livianos.

En este tema las propuestas han ido cambiando en cada borrador. Inicialmente el proyecto del exministro Manuel Castells rebajaba las exigencias, pero ante la presión de los rectores, las elevó para incluir un determinado número de sexenios o quinquenios de investigación. Subirats ha vuelto a la versión inicial de Castells, para que haya una mayor democratización, según la memoria de la ley.

De este modo, los candidatos a rector no tendrán que ser catedráticos, ni acreditar un tiempo mínimo de experiencia como docentes, investigadores o gestores universitarios. Basta con que sean “funcionarios o funcionarias, doctores o doctoras, de los cuerpos docentes universitarios, y reunir los méritos de investigación, docencia y experiencia de gestión universitaria en algún cargo unipersonal que determinen los Estatutos». Es decir que cada universidad será la que decida si establece condiciones añadidas para acceder al cargo.

Otros aspectos

Quienes quieran crear un campus universitario privado deberá cumplir varios requisitos previos. Entre ellos elaborar un plan de viabilidad, otro de inversiones así como planes de igualdad de género y contra el acoso sexual. Según la memoria, a la que ha tenido acceso el diario, esas nuevas obligaciones obligarían a un desembolso de 5.700.000€.

La nueva ley también autoriza a organismos autonómicos a dar la acreditación que hasta ahora era exclusiva de la ANECA. Además, será obligatorio acreditar estancias pre o postdoctorales de movilidad en universidades y/o centros de investigación, pero el Ministerio de Universidades no va a aportar más financiación para sufragar el coste de este nuevo requisito, y cita la existencia de otras ayudas, como las procedentes de Europa o de entidades privadas y contratos de investigación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí