Los pros y contras de la educación online: ¿Es una elección correcta para todos?

person using laptop computer

La educación ha cambiado mucho en los últimos años. Ya no hay barreras, al menos espaciales, ya que se puede estudiar donde se quiera y cuando se quiera. Y eso es gracias a la educación online, que se ha popularizado mucho en los últimos tiempos y que incluso se convirtió en indispensable durante la pandemia del coronavirus, ya que incluso los colegios de educación primaria y secundaria tuvieron que acceder a las tecnologías para poder continuar con las enseñanzas establecidas en la ley vigente durante el confinamiento.

Esta modalidad de aprendizaje utiliza recursos digitales y tecnológicos para ofrecer programas académicos y cursos a estudiantes de todas las edades. Este tipo de educación ofrece muchas ventajas, pero también presenta desafíos y desventajas que hay que considerar de manera objetiva.

Una de las principales ventajas de la educación online es la flexibilidad que ofrece en términos de horarios. Los estudiantes pueden acceder a materiales de estudio y clases en cualquier momento y lugar, lo que les permite adaptar su aprendizaje a sus horarios personales y profesionales.

Asimismo, brinda acceso a una vasta cantidad de recursos educativos online, como videos, textos, foros de discusión y bibliotecas digitales. Esto enriquece la experiencia de aprendizaje y permite a los estudiantes explorar temas de manera más profunda.

Los estudiantes pueden elegir entre una amplia variedad de formación online, incluso aquellos que no están disponibles en sus áreas geográficas. Esto les brinda la oportunidad de especializarse en áreas de interés específicas. Se puede estudiar lo que se quiera, donde se quiera. Es algo que no se tenía hace 30 años y hay que aprovecharlo.

La educación online, a menudo, elimina la necesidad de desplazamientos diarios, lo que ahorra tiempo y costos de transporte. Además, en muchos casos, los materiales de estudio están disponibles de forma gratuita online, reduciendo los gastos asociados con libros y materiales impresos.

Del mismo modo, este tipo de educación permite a los estudiantes avanzar a su propio ritmo. Ellos son los encargados de gestionar su tiempo, sus momentos de estudio, de reflexión, de análisis e incluso tienen la oportunidad de revisar y repetir las lecciones si así lo consideran. Esto favorece una personalización aún más de su educación y la comprensión de los conceptos.

Ahora bien, no todo es oro lo que reluce. En la educación online también hay inconvenientes, como la falta de interacción personal que se consigue en las clases presenciales. De hecho, ese es uno de los desafíos a los que se enfrenta la educación online, la falta de contacto social, que puede provocar una sensación de aislamiento e incluso dificultar el desarrollo de habilidades sociales.

Además, los alumnos online deben tener una capacidad de trabajar de manera autónoma, lo que significa que necesitan autorregularse y gestionar su tiempo para acometer los tiempos de entrega de los proyectos o trabajos que se van a dar en clase. La falta de estructura puede hacer que algunos estudiantes encuentren difícil mantenerse motivados y enfocados en sus estudios.

La educación online depende de la tecnología, lo que puede dar lugar a problemas técnicos como fallos en la conexión a Internet o problemas con las plataformas de aprendizaje. Estos obstáculos pueden interrumpir el proceso de aprendizaje.

Y, por supuesto, otra desventaja es que los estudiantes online pueden enfrentarse a retrasos en la obtención de retroalimentación por parte de sus profesores, lo que puede dificultar la resolución de dudas y de corrección de errores.

De todas maneras, estudiar online es una manera de llevar varias vidas a la vez, la de estudiante y la de trabajador o la conciliación familiar. Es un tipo de enseñanza que lleva ya una trayectoria y ha venido para quedarse. Hay que aprovechar todas las ventajas que ofrece, que son muchas, y así la enseñanza se hace de una manera más sencilla y cercana, aunque esa enseñanza se realice a miles de kilómetros de distancia.

Ana Lacasa es licenciada en Filología Hispánica, en Periodismo y profesora de Lengua Española y Literatura 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí