Madrid contrapone su propia ley a la Ley Celaá, quien avisa que eso no es posible

La Comunidad de Madrid inicia este miércoles la tramitación de la Ley Maestra de Libertad de Elección Educativa que, tras pasar por el Consejo de Gobierno, se remitirá a la Asamblea de Madrid. Se trata de una nueva normativa que, como afirma su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, “garantizará la libertad de elección, la calidad de la enseñanza, la educación especial y el español como lengua vehicular”.

La respuesta no tardó en llegar. A las nueve de la mañana de este miércoles, en su comparecencia en el evento que convoca Nueva Economía Fórum, la titular de Educación, Isabel Celaá, replicó a Díaz Ayuso que la LOMLOE es una ley orgánica, es decir, que está por encima de cualquier ley autonómica.

«No estamos para reiteraciones», advirtió Celaá, para quien «la educación no tiene tiempo para estar esperándonos unos a otros. Tenemos urgencia de modificar el sistema educativo para que sea mucho más eficiente y que todo el mundo pueda progresar». Además, avisó que una «ley orgánica no puede ser rebatida por una ley autonómica. Las asambleas (autonómicas) pueden hacer leyes, pero una ley regional no puede contravenir una ley orgánica. Por eso animo a las CCAA a trabajar juntos y sumar esfuerzos con el fin de mejorar lo que tenemos entre manos».

Y lo dijo tras subrayar por activa y por pasiva que «la libertad de elección de centro educativo», uno de los principales caballos de batalla de Madrid, «está absolutamente garantizada en la LOMLOE, que es una ley que está anclada en el artículo 27 de la Constitución».

Volviendo sobre la nueva ley anunciada por la presidenta de Madrid, Díaz Ayuso afirma que permitirá a las familias que puedan elegir entre las diferentes modalidades de escolarización existentes en la Comunidad de Madrid para los alumnos con necesidades educativas especiales: en centro ordinario, aulas específicas de educación especial en centros ordinarios, centros de educación especial o educación combinada (el alumno se matricula en ordinario y especial y acude a uno u otro en función de los días).

Esta escolarización se revisará de forma continua para que en cada momento se cuente con el entorno educativo más inclusivo y potenciador de las capacidades del alumno. Ese es el objetivo, al menos.

La Administración educativa madrileña dotará de los recursos humanos y materiales necesarios, y se impulsará la formación del profesorado junto con la investigación e innovación en la atención del alumnado con necesidades educativas especiales. Además, se promoverá la implicación de las familias del alumnado, recogiendo estas actuaciones en los documentos de organización para hacer efectiva la comunicación y participación de la familia en la vida de los centros educativos.

Con esta ley, Madrid persigue también un sistema similar a la zona única educativa que ahora mismo está vigente en la Comunidad de Madrid y que permite que nueve de cada diez familias obtengan plaza en el centro elegido como primera opción.

Precisamente, la Comunidad de Madrid adelantó el proceso de admisión del nuevo curso escolar 2021/2022 para garantizar la libertad de elección de las familias antes de la aprobación de la nueva ley educativa. El Gobierno regional fue el primero en aprobar el pasado 4 de diciembre las instrucciones para este proceso dirigido a alumnos de segundo ciclo de Educación Infantil (3-6 años), Primaria, Secundaria, Bachillerato y Educación Especial, una circunstancia que permitiría continuar como hasta ahora con la admisión de alumnos.

Asimismo, garantizará la existencia de plazas suficientes en las enseñanzas declaradas como obligatorias y gratuitas, teniendo en cuenta la oferta de plazas escolares de los centros sostenidos con fondos públicos y la demanda social, concepto que ha quedado excluido en la LOMLOE. La Comunidad podrá también convocar concursos públicos para la construcción y gestión de centros concertados sobre suelo público dotacional.

Igualmente, la Ley Maestra de Libertad de Elección Educativa reconocerá, dentro del marco fijado por la nueva Ley estatal ya en vigor, que la educación diferenciada no rompe la igualdad, al ser conforme con nuestro texto constitucional, ya que, según el propio Tribunal Constitucional, no se considera discriminación la organización de la enseñanza diferenciada por sexos.

Además, desde la futura normativa madrileña se garantizará el derecho a recibir las enseñanzas en español, como lengua oficial y vehicular de España; términos suprimidos en la Ley educativa estatal. Se va a promover este derecho suscribiendo convenios con otras comunidades autónomas e instituciones públicas y privadas para la difusión de nuestra lengua oficial.

Éxito Educativo
Author: Éxito Educativo

Redacción de Éxito Educativo, información sobre la actualidad educativa, especialmente toda la relacionada con la gestión lo centros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here