Madrid implementa en la escuela un protocolo pionero para prevenir las adicciones a las pantallas de los alumnos

uso-de-moviles

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado que el Ejecutivo autonómico va a crear un protocolo, pionero en España, para prevenir de manera precoz las adicciones comportamentales a las pantallas -internet, redes sociales y teléfonos móviles-, juegos, ciberjuegos, apuestas y la pornografía entre los alumnos.

“Estamos obligados a actuar y tenemos que ayudar a los jóvenes a saber vivir en un mundo digital porque no lo vamos a poder evitar, pero sí que sepan hacerlo con cabeza”, ha señalado la presidenta en su visita al colegio público de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Vicente Aleixandre -Miraflores de la Sierra-, donde ha explicado que el texto ya está a disposición de los equipos docentes de todos los centros educativos de la región.

Se trata de “una guía para apoyar a los maestros, a los profesores y a las familias para saber cómo reaccionar, con medidas que hay que tomar a tiempo en el momento oportuno y también con actuaciones que sean reales, involucrando a los jóvenes para que puedan ayudar a atraer a otros compañeros”, ha destacado la presidenta, quien ha hecho hincapié también en cómo hay que preparar a los padres “para lo que están pasando porque muchas veces no son conscientes de lo que hacen sus hijos”.

Para tener “una infancia segura y una juventud plena”, Díaz Ayuso ha garantizado que se va a estar desde la Comunidad de Madrid con todas las herramientas a su alcance, así como instar al Gobierno central y a la Unión Europea, “allá donde sea posible a trabajar juntos en el ámbito de sus competencias”.

Este protocolo es el fruto de un programa de evaluación del estado de la brecha digital y la convivencia en los centros, denominado Kids Centric Universe, que se puso en marcha en el curso 2021/22 y en el que ya participan un total de 96 colegios e institutos madrileños sostenidos con fondos públicos. Este proyecto se apoya en los videojuegos y la inteligencia artificial para realizar un diagnóstico inicial en cada aula, en el que se identifican los hábitos de uso de la tecnología, los juegos, aplicaciones utilizadas, seguimiento a influencers y manejo de las redes sociales de los estudiantes.

El 42% de los alumnos tiene redes con datos falsos

Las respuestas de los cerca de 500 escolares de entre 9 y 12 años que ya han participado en el programa revelan situaciones como que el 42% reconoce tener cuentas en redes sociales con datos falsos para burlar el control paternal de las plataformas; o que el 23% cree que pasa mucho tiempo en Internet, aunque menos del 40% tiene conciencia del tiempo real que pasa conectado.

Asimismo, uno de cada cuatro estudiantes de 12 años, que están en 1o de la ESO, afirma haber entrado en casas de juego online o que el siete de cada diez menores reconoce encontrarse en la red sin pretenderlo con contenidos de violencia, racismo o pornografía que le desagradan.

A partir de los datos y riesgos identificados con estas actividades, el programa define los itinerarios formativos de prevención y competencia digital necesarios para el centro, que se trabajan de forma transversal y coordinada con los docentes, el alumnado y sus familias.

Toda esta información y experiencia se ha recopilado ahora en el nuevo documento, que tiene como objetivo detectar estas posibles adicciones comportamentales sin sustancias de los menores lo antes posible para minimizar las graves consecuencias que tienen en su salud mental, rendimiento académico y relaciones sociales.

El texto, que ya está a disposición de todos los centros educativos a través de la página web de Educación, contiene indicaciones sobre cómo identificar y actuar ante estas situaciones, además de una serie de fichas para facilitar la recogida de información, el análisis y el control por parte de los equipos docentes.

Derivación a recursos especializados

Estas herramientas posibilitan una rápida respuesta de los tutores y, en caso de necesidad, la derivación de los alumnos que presenten mayores dificultades al Servicio de Atención en Adicciones Tecnológicas (SAAT) de la Consejería de Familia, Juventud y Asuntos Sociales y al Centro Integral de Prevención e Investigación en Adicciones Comportamentales en el Hospital público Gregorio Marañón (AdCom Madrid).

El protocolo se suma a otras medidas incluidas en el Plan de Ciberseguridad para la protección de los alumnos y su convivencia de la Consejería de Educación, ciencia y Universidades, como el Test SociEscuela y el Test de screening de Salud Mental, que permiten la detección de cuestiones de ajuste psicológico desde el ámbito educativo y favorecen el asesoramiento a los padres y el arbitraje de un modo temprano.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí