Enrique Ossorio pide de nuevo al Gobierno que los nuevos currículos se aplacen hasta el curso 23-24

Enrique Ossorio, consejero de Educación ce la Comunidad de Madrid

El consejero madrileño de Educación, Universidades y Ciencia, Enrique Ossorio, ha enviado una nueva carta a la ministra de Educación Pila Alegría – es la tercera sobre el mismo tema – en la que le hace llegar su preocupación por el retraso en la aprobación definitiva de los Reales Decretos de los nuevos currículos. El gobierno se había comprometido a tenerlos listos primero a finales del 2021 y luego para este mes de febrero. Ossorio alerta de “la precipitación que supone su implantación obligatoria en el próximo curso” cuando la Asociación Nacional de Editores de Libros de Texto (Anele) ve casi imposible tener los nuevos libros en septiembre.

Falta de tiempo

Aunque los decretos se aprobasen en los dos días que quedan de este mes de febrero, casi no hay tiempo material para que los libros estén listos para el comienzo del próximo curso. Galicia, que tal y como les informamos en ÉXITO EDUCATIVO, ha aprobado sus propios borradores sin esperar a la redacción definitiva del Ministerio, para ganar tiempo, fijaba en un mínimo de 7 meses la duración de todo el proceso.

ANELE, la Asociación de Editores de Libros y Contenidos Educativos, ya había hecho pública su preocupación a finales de enero, advirtiendo que la implantación de los nuevos currículos en todos los cursos impares de Primaria, ESO, Bachillerato, Ciclos Formativos de Grado Básico, además de la etapa Infantil al completo, suponía enfrentarse a “un cambio curricular nunca visto”.

Después de que el ministerio de Educación publique sus contenidos, las comunidades tienen que elaborar la parte correspondiente de los currículos. Todos estos retrasos, un año después de aprobada la LOMLOE, puede hacer que se “ponga en peligro la publicación a tiempo de los materiales didácticos, especialmente en aquellas Comunidades Autónomas que publiquen sus propios desarrollos curriculares con mayor retraso”. Por último, los editores recordaban una evidencia: este retraso podría suponer “un problema de planificación del profesorado y de aprendizaje de los estudiantes, dado que la LOMLOE supone un cambio muy profundo en los contenidos y en las formas de enseñar y aprender”.

Dictamen del Consejo Escolar

Por otra parte, el consejero madrileño no ha dejado escapar la oportunidad de subrayar los dictámenes del Consejo Escolar del Estado sobre los currículos, en los advierte de las “graves carencias y sesgos en su elaboración y redacción”. En su misiva Ossorio resalta que ese pronunciamiento es “extraordinariamente relevante” y, a su juicio, “debe conducir a una reflexión y una rectificación urgente por parte del Ministerio”.

El consejero de Educación madrileño ha explicado que hay “falta de criterio” en los currículos porque “el contenido de algunas asignaturas se detalla de forma exhaustiva” y “en lo referido a otras –especialmente, Historia de la ESO– la indefinición es absoluta”. “Esto puede conducir a que lo que aprendan los alumnos en Baleares no tenga nada que ver con lo que estudian en La Rioja”, ha dicho el consejero. Ossorio ha añadido que la Real Academia de la Historia también hizo un informe “demoledor” sobre la asignatura de Historia, que decía que estaba “ideologizada” y que no era “historia” sino “memoria, ética, sociología, política, pero no historia”.

Ossorio ha pedido a la ministra que se tome “un año más” para implantar los currículos en 2023-24 y no el curso que viene, y así hacer “las cosas bien”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí