Madrid “sugiere” a los equipos docentes criterios más duros para pasar de curso en ESO y Bachillerato

Enrique Ossorio consejero de Educación de Madrid

Uno de los aspectos más polémicas de la LOMLOE, la llamada Ley Celaá, fue la suavización de las condiciones para pasar de curso en Secundaria y Bachillerato. La norma, más laxa que anteriores leyes educativas, permitiría que un alumno con un suspenso obtuviese el título de Bachillerato y pudiese incluso acceder a la universidad en esas condiciones.

La Comunidad de Madrid ha mantenido su oposición a estas medidas, y hoy ha aprobado un Decreto que regula algunos aspectos de la evaluación, promoción y titulación de la Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Formación Profesional, y enseñanzas de Personas Adultas. Y lo que hace es sugerir que se mantengan los criterios que se han venido siguiendo hasta ahora. No lo puede imponer, porque la propia Ley Celaá se lo impide, de forma que lo sugiere, o recomienda, a quienes tienen que tomar la decisión: los equipos docentes.

Criterios objetivos

El consejero de Educación y Portavoz del gobierno, Enrique Ossorio, ha explicado la decisión aprobada por el Ejecutivo madrileño tras su reunión de este martes. Según la Comunidad “se trata de unos principios fundamentales que defiende el Gobierno madrileño para su sistema educativo y que la nueva Ley educativa estatal relega de manera importante en su contenido”.

Madrid se queja de que la normativa estatal “no establece criterios concretos para decidir con objetividad si un alumno debe pasar de curso u obtener el título en ESO”. Recuerda que, además, la normativa elimina la posibilidad de que sean las autoridades educativas, es decir, las comunidades autónomas, las que desarrollen esos criterios. La responsabilidad es de los equipos docentes de cada centro, lo que puede llevar “a una disparidad de criterios entre los diferentes centros educativos”. Frente a esta “laxitud y falta de concreción”, el Gobierno madrileño “recoge la posibilidad” de que los equipos docentes se atengan a los criterios que se venían aplicando hasta ahora.

ESO

La propuesta del Ejecutivo regional es que, en ESO, “como ha sucedido hasta este curso, un estudiante repita curso cuando tenga tres materias o más suspensas”. Excepcionalmente se podrá promocionar con esos tres suspensos, siempre que entre ellos no estén al mismo tiempo Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas.

También fija que las decisiones de promoción y evaluación en Secundaria deberán tomarse por una “mayoría cualificada de 2/3 de sus miembros y previa deliberación”.

Bachillerato

En cuanto a Bachillerato, los alumnos pasarán de primer curso “cuando superen todas las materias o tengan dos insuficientes como máximo, tal y como se producía hasta ahora.” La Comunidad reconoce que tras la aprobación de la LOMLOE, se abría la posibilidad de que un estudiante pueda aprobar segundo curso y obtener el título de Bachillerato con una suspensa, y, por lo tanto, “acceder en estas circunstancias a las enseñanzas universitarias”.

Puesto que “la Comunidad de Madrid pretende evitar esta circunstancia”, en caso de que se pudiese dar esa situación, “la deliberación se tendría que validar con una mayoría cualificada de 4/5 del equipo docente”. Una mayoría más que cualificada, muy reforzada.

En su comunicado, el gobierno regional explica que “la Comunidad de Madrid garantizará con esta iniciativa que, dentro de sus competencias y a pesar de la entrada en vigor de la ley estatal LOMLOE, los centros educativos de la región puedan mantener la cultura del esfuerzo entre el alumnado y la calidad de la enseñanza”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí