María Luisa de Contes: «La empatía de la mujer con la familia se reproduce como profesora»

María Luisa de Contes

María Luisa de Contes es, entre otras responsabilidades, directora de Responsabilidad Social Corporativa en Grupo Renault, entidad empresarial a la que pertenece desde hace 18 años, y vicepresidenta del Club Financiero Génova. Pero también es, en la actualidad, una de las voces más representativas en España de defensa de la igualdad entre hombres y mujeres. Lo hace desde la privilegiada plataforma que ella misma colaboró a fundar, la Asociación de Amistad Hispano-Francesa Mujeres AVENIR.

Concede esta entrevista a ÉXITO EDUCATIVO para reforzar el ‘propósito de enmienda’ de una sociedad que aún tiene como asignatura pendiente formar en igualdad en todos los ámbitos, empezando por la escuela, factor clave para promover generaciones cada vez más equilibradas.

En 2010, el Estudio internacional de aprendizaje y enseñanza (Talis) elaborado por la OCDE constató que las mujeres acaparan el 60% de las direcciones de centros educativos ¿A qué atribuiría usted esta feliz circunstancia que, sin embargo, no se replica en otros sectores económicos?

Pienso que es la misma circunstancia que se ha producido con otras profesiones, en las cuales, las mujeres, se han sentido más «cómodas» para poder trabajar y al mismo tiempo poder seguir atendiendo a su familia; y precisamente, ese mismo proceso, por ejemplo, se ha ido produciendo claramente con la incorporación de las mujeres a la profesión de juez y fiscal. En este sentido, tal vez no se debiera calificar como de “feliz circunstancia” ya que, si bien en principio es positivo el dato de que “las mujeres acaparan el 60%” de la dirección de los centros educativos, en el fondo, lo que también nos muestra ese dato estadístico es que las mujeres están buscando profesiones que le permitan compatibilizar la atención a su familia y a su vida laboral; una circunstancia que no se produce con los hombres cuando optan por un tipo de profesión o empleo; quiero decir, no está -en general- en la mente de los hombres el tener que optar por una profesión o por un empleo para compatibilizar atención a su familia y vida laboral.

Del mismo modo, la presencia de la mujer como profesora es también significativa, en particular en las etapas de Infantil y Primaria, donde ocupan 8 de cada 10 plazas, pero también por encima del 50% incluyendo Secundaria ¿Por qué cree que la mujer encaja tan bien en el ámbito de la enseñanza?

Para responder a esta pregunta, primero me he de remitir nuevamente a lo que ya he dicho; no obstante, aquí debo añadir que ciertas cualidades adquiridas por las mujeres a lo largo de miles de años -como por ejemplo la empatía para atender a la familia-, se reproducen en el ámbito de la enseñanza; por supuesto, no quiero decir que los hombres no tengan empatía, sino que las mujeres tienen más, debido ello a las funciones sociales aprehendidas -en relación sobre todo con la atención a la familia- debido a la función social que se le ha venido encomendando a las mujeres desde hace siglos.

Sin embargo, las cifras se invierten en la educación terciaria. En la universidad son mayoría los hombres ¿A qué cree que es debido?

Lamento tener que remitirme otra vez a lo que respondí a la primera pregunta, pero es que ahí, en esa respuesta, se encuentra la que considero la clave de que haya menos mujeres en la enseñanza universitaria: porque para acceder a la enseñanza universitaria se requiere dedicar muchas más horas al trabajo de estudio e investigación que para acceder al ejercicio del puesto de trabajo de dirección en centros educativos. Y la mujer, desgraciadamente, aún se sigue autoimponiendo la obligación de atender -de forma prioritaria- a la familia; y no hay muchas mujeres que afronten primero su profesión y después la familia -como hacen y piensan, en general, los hombres.

Desde la asociación que preside, Mujeres Avenir, reclaman de las autoridades competentes una ley de cuota para favorecer la igualdad entre hombres y mujeres en los puestos de alta dirección. ¿Podría ser el sector de la educación un ejemplo a seguir en este sentido?

Lo que Mujeres Avenir pretende con una “Ley de cuotas” es que dicha “cuota” se aplique a los verdaderos centros de poder que son los Consejos de Administración de las empresas; y además, que esa participación equilibrada -que es la pretensión de la “cuota”-, no se alcance de una forma más o menos casual -según nos indican las estadísticas, para conseguir de manera “natural” esa participación equilibrada, sin aplicación de “cuotas”, tendrán que pasar al menos 100 años-; es decir, lo que queremos es que el equilibrio que se obtiene con las “cuotas” se plasme en una norma legal de obligado cumplimiento; de hecho, en Francia fue la “derecha” política la que impuso legalmente en el año 2010 las “cuotas” y, pasados los años, los resultados económicos de la aplicación de las “cuotas” han sido óptimos y, en este sentido, me remito a las estadísticas que el propio gobierno francés ha publicado.

Nuestra Asociación Mujeres Avenir hizo un acto -en colaboración con la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado de España-, en el cual se trató y se valoró, de una forma unánime, la necesidad de promulgar una ley de “cuotas” en España; eso fue en octubre del año 2017, y hasta la fecha no se ha hecho absolutamente nada al respecto, ni porque lo demande la «izquierda» ni porque lo demande la “derecha”.

Las carreras universitarias STEM, las de ciencias, no parecen encontrar candidatas entre las mujeres ¿Cómo se puede revertir esta situación?

Es difícil revertirla, porque las costumbres, la imagen social y los estereotipos pesan mucho, y, eso hace que muchas jóvenes no se vean reflejadas como mujeres Ingenieras -la tradición de que los hombres son los Ingenieros y las mujeres las Profesoras de instituto o Funcionarias viene de muy antiguo-. No obstante, nuestra Asociación Mujeres Avenir -en especial nuestro grupo de Jóvenes por la Conectividad- tiene suscrito convenios con diversas entidades públicas y privadas y realizan actividades para revertir esa situación; buen ejemplo de ello es el acto que, en colaboración con el Colegio de Ingenieros de Telecomunicaciones, celebramos recientemente en el Club Financiero de Madrid donde se debatió este asunto; la conclusión a la que llegamos es que, actos como el referido, se tendrían que repetir en centros educativos, porque es muy alentador el escuchar cómo las Ingenieras animan a las estudiantes para que se matriculen en carreras universitarias STEM. Creo que esa labor de concienciación es muy útil para revertir la situación en la que nos encontramos.

El futuro laboral pasa ineludiblemente por la adaptación a un nuevo universo en el que la transformación digital y las nuevas tecnologías estarán más presentes que nunca ¿Cómo animaría usted a la mujer a subirse al carro de este nuevo escenario, y en particular, en el ámbito de la educación?

Yo pienso que ese “nuevo universo” del que me habla usted de “la transformación digital” va a suponer un gran avance para conseguir la igualdad efectiva de hombres y mujeres en el futuro, ya que, desde pequeños, tanto las niñas como los niños estarán aprendiendo -al mismo tiempo- el uso de “las nuevas tecnologías”, y, por tanto, como de manera objetiva el futuro laboral vendrá determinado por ese uso de “las nuevas tecnologías”, el acceso a los puestos de trabajo pienso que será más igualitario que como lo ha venido siendo hasta ahora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí