Murcia, Baleares y Ceuta, donde mayor fue el abandono escolar en 2023

Galicia cuenta con la tasa de abandono escolar más baja.

Navarra fue en 2023 la comunidad española con menor índice de abandono temprano de la educación y la formación, con una tasa del 6,3, muy inferior a la media española que se situó en el 13,6. En contraste, Murcia, Baleares y la Ciudad Autónoma de Ceuta fueron los territorios donde se dieron mayores tasas de abandono.

Además, fue la comunidad con un mayor porcentaje de población de entre 20 a 24 años que completó en 2023, al menos, la segunda etapa de Educación Secundaria con un índice de 90,3, y la segunda en cuanto a población de 25 a 64 años que ha participado en procesos educativos o formativos por comunidad, con una tasa del 18,3.

Así lo acreditan los datos del Avance de resultados 2023 del estudio Explotación de las variables educativas de la Encuesta de Población Activa: Nivel de Formación y Formación Permanente recogido en la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE) dado a conocer por el Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes.

La situación de abandono temprano de la educación y la formación en 2023 por comunidad autónoma arroja diferencias entre comunidades. Destaca Navarra, que el pasado año se convirtió en la comunidad con menor tasa de abandono (6,3) seguida por Euskadi (6,4) y Cantabria (7,4). Galicia (8,8) y La Rioja (9,4) son también comunidades que se sitúan por debajo de la media española, junto a Castilla y León (9,9), Asturias (10,1) Aragón (10,2), Extremadura (10,3) y Madrid (12,6).

Por encima de la media y con tasas que superan los 14 puntos se sitúa el resto de las comunidades autónomas, siendo Murcia (19), Baleares (19,1) y Ceuta (19,2) los territorios con mayor índice de abandono.

Navarra es también la región líder en la tasa de población de entre 20 a 24 años que en 2023 completó al menos la segunda etapa de Educación Secundaria, según los datos de Explotación de las Variables Educativas de la Encuesta de Población Activa / Indicadores del Marco Estratégico para la Cooperación Europea en Educación y Formación 2021-2030 dados a conocer por el Ministerio. La Comunidad Foral obtuvo un índice de 90,3 seguida por el Euskadi con 88,1, y Cantabria con 87,4.

Asimismo, y en cuanto a población de 25 a 64 años que ha participado en procesos educativos o formativos por comunidad autónoma en 2023, Navarra se sitúa en segundo lugar respecto del conjunto de comunidades, con una tasa del 18,3 solo superada por Cantabria con una tasa de 18,4, siendo Euskadi la tercera comunidad con una tasa del 18,2.

El inconcluso problema del abandono escolar

El abandono escolar temprano es un problema complejo que puede tener diversas causas y que requiere enfoques integrales para prevenirlo. Para evitarlo, los expertos coinciden en que es importante identificar a los estudiantes en riesgo de abandonar la escuela temprano lo antes posible. Esto puede implicar el seguimiento de indicadores como el ausentismo crónico, el bajo rendimiento académico, los problemas de comportamiento o la falta de compromiso con la escuela.

Una vez identificados, los estudiantes en riesgo necesitan recibir intervenciones personalizadas y apoyo individualizado. Esto puede incluir tutorías académicas, asesoramiento psicológico, programas de enriquecimiento académico, acceso a servicios de salud mental y apoyo socioemocional.

En este marco, el apoyo de la familia es fundamental para el éxito académico de los estudiantes. Los programas que involucran a los padres y las familias en la educación de los niños pueden ayudar a fortalecer los lazos familiares, mejorar las habilidades parentales y aumentar el compromiso de los padres con la escuela.

También es importante que el currículo escolar sea relevante y significativo para los estudiantes. Los programas educativos que se centran en los intereses y las habilidades de los estudiantes, así como en la aplicación práctica de los conocimientos, pueden aumentar la motivación y el compromiso de los estudiantes con la escuela.

A todo esto, para algunos estudiantes, el modelo tradicional de educación puede no ser el más adecuado. Proporcionar oportunidades de aprendizaje alternativas, como programas de educación vocacional, educación en línea, aprendizajes o prácticas laborales, puede ayudar a mantener a los estudiantes comprometidos y motivados para completar su educación.

No hay que olvidar las barreras socioeconómicas, que pueden ser un factor importante en el abandono escolar temprano. Para ello, proporcionar apoyo socioeconómico a los estudiantes y sus familias, como becas, subsidios de transporte, almuerzos escolares gratuitos o reducidos, y acceso a servicios sociales, puede ayudar a mitigar estos factores de riesgo.

Por último, no es menos importante que las escuelas deben esforzarse por crear un entorno escolar positivo y de apoyo, donde los estudiantes se sientan seguros, valorados y motivados para aprender. Esto puede implicar la implementación de políticas y prácticas de disciplina justas y consistentes, así como la promoción de la inclusión, la diversidad y el respeto mutuo.

Al abordar estos aspectos de manera integral y colaborativa, las escuelas y las comunidades pueden trabajar juntas para prevenir el abandono escolar temprano y promover el éxito académico y personal de todos los estudiantes.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí