CCAA se oponen frontalmente a la retirada de la recuperación en ESO, que aprueba el Gobierno este martes

Pilar Alegría

Ante el anuncio por el que Ministerio de Educación y Formación Profesional confirmaba al cierre de la semana anterior a las comunidades autónomas que la disposición transitoria del Real Decreto que permitía realizar la evaluación extraordinaria este curso en la ESO había sido objeto de una observación esencial por parte del Consejo de Estado, la Consejería murciana de Educación y Cultura de la Región de Murcia solicita expresamente la retirada de su tramitación, a lo que se suma la Junta de Andalucía.

El Real Decreto de evaluación, promoción y titulación, explica Murcia en un comunicado, «es una norma absolutamente innecesaria», ya que el calendario de implantación de la LOMLOE preveía cambios en estas materias del sistema educativo a partir del curso 2022-2023. Se trata, por tanto, de un «adelanto artificial y forzado» del calendario de implantación de la Ley Orgánica de Educación que «ya ha puesto de manifiesto la inseguridad jurídica con la que se está tramitando».

La Consejería murciana de Educación lamenta la «falta de planificación y la improvisación» mostrada por el Ministerio, así como la «incertidumbre» generada por esta medida, que, a su juicio, «está poniendo en peligro la legalidad de decisiones tan relevantes en el ámbito educativo como las referidas a la evaluación, promoción y titulación de nuestros alumnos».

«Es inadmisible», prosigue el comunicado, «que, transcurridos dos meses desde el inicio del curso escolar, el Ministerio de Educación y Formación Profesional no haya sido capaz de explicar al alumnado de nuestro país, a las familias y a los docentes cómo se llevará a cabo la evaluación. Debe recordarse, además, que las programaciones docentes en todos los centros educativos ya están realizadas en base a lo que el Ministerio de Educación ha ido anunciando desde el inicio de curso y que ahora, al parecer, se ve comprometido».

Además, agrega, la Consejería de Educación y Cultura discrepa de los criterios que este Real Decreto quiere adelantar «innecesariamente» y que permitirán que los alumnos de ESO puedan pasar de curso sin un límite máximo de materias suspensas, «devaluando la objetividad de la evaluación y pasando la responsabilidad sobre la misma a las decisiones colegiadas de los equipos docentes sin aportar la necesaria seguridad jurídica que debe dar amparo a las decisiones que tomen».

Además de eliminar las evaluaciones extraordinarias en la ESO, este Real Decreto, siempre según el criterio de Murcia, permitirá entregar el título de Bachillerato a los alumnos que tengan una materia suspensa este curso, algo que la Consejería de Educación tampoco comparte.

«En definitiva, se trata de medidas que devalúan la calidad de la enseñanza, los principios de esfuerzo y de exigencia que deben regir en el sistema educativo que, además, dada la deficiente gestión del Ministerio, están comprometiendo la legalidad de las calificaciones del alumnado», concluye el comunicado.

Por su parte, la viceconsejera de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, María del Carmen Castillo, ha considerado que las propuestas del Gobierno de España respecto a la evaluación y titulación «parecen estar encaminadas a mejorar estadísticas, pero no a la mejora de la situación del sistema educativo y especialmente de las competencias del alumnado».

«Desde Andalucía creemos que estas medidas no responden a lo que necesita el sistema educativo, y no solucionan problemas que se consideran endémicos en el mismo, como el fracaso escolar», ha dicho Castillo. «Si un alumno tiene dificultades para obtener una titulación, la solución no puede ser otorgarle el título sin haber adquirido las competencias, porque se pierde la referencia de la titulación como acreditativa de un determinado nivel de competencia», ha reflexionado.

La viceconsejera andaluza ha defendido la cultura del esfuerzo como principio a reforzar, porque «más allá de las capacidades personales, sin esfuerzo no se alcanza el éxito. No se trata de bajar el listón, en Andalucía tenemos claro que es mejor apoyar al que tiene más dificultades para llegar a la altura deseada. Bajando el listón no se mejoran los resultados ni es bueno para el desarrollo futuro del alumno».

Castillo, que también ha compartido la preocupación de gran parte de las Comunidades sobre la propuesta de eliminar las pruebas extraordinarias, ha añadido que «debería haber una apuesta decidida por detectar los problemas y las necesidades del alumnado e implementar medidas para que todos los alumnos puedan superar las dificultades y adquirir el nivel de competencia debido en cada etapa, que es para lo que estamos trabajando en Andalucía».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí