Navarra revisa sus protocolos para detectar a alumnos con altas capacidades

El Departamento navarro de Educación ha presentado a la comunidad educativa los nuevos protocolos elaborados por equipos del Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra (CREENA) que van a permitir la mejora en la detección temprana de alumnado con altas capacidades, trastorno de déficit de atención/hiperactividad (TDAH) y con dificultad específica de aprendizaje en lectura.

Cada protocolo proporciona indicadores y herramientas para que el profesorado y las familias realicen una recogida de información que les permita detectar estas situaciones en los primeros niveles de escolarización y ajustar así la respuesta educativa necesaria. Cabe recordar, que la detección y atención temprana son dos de las recomendaciones universalmente aceptadas tanto en el ámbito médico como en el educativo.

Hasta ahora esa detección dependía del profesorado que en el día a día detectaba una serie de rasgos en el alumnado, lo que ponía en marcha un proceso con los orientadores, la correspondiente evaluación y medidas de respuesta que, en numerosas ocasiones, no llegaba en edades tempranas y en ocasiones quedaba en manos del conocimiento del profesional y en otras, de la preocupación de las propias familias.

La implantación de estos nuevos sistemas, a los que pueden acceder todos los centros educativos a través de la web de CREENA, quedará en manos, fundamentalmente, del personal orientador.

Altas capacidades

Respecto al protocolo de altas capacidades, su finalidad no es etiquetar al alumnado sino conocer el perfil único de ese alumno o alumna para poder ajustar las respuestas educativas necesarias lo antes posible. Algunos estudios concluyen que la falta de una estimulación adecuada ocasiona no sólo que el alumnado no desarrolle plenamente todo su potencial, sino que la tensión y el estrés que ello les provoca lleve a una merma de dicho potencial

El nuevo procedimiento está basado en un sistema multicriterial para que no quede fuera el alumnado procedente de culturas y contextos desfavorecidos, ni alumnado cuyas capacidades no se encuentren en los ámbitos verbal, matemático o analítico; es decir, que sean más del ámbito creativo-productivo.

TDAH

El trastorno de déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo muy frecuente en la infancia y la adolescencia. Se manifiesta con síntomas de inatención e hiperactividad/impulsividad, o una combinación de ambos. Uno de los aspectos clave para el adecuado abordaje de los niños y niñas con TDAH es la detección precoz y la evaluación diagnóstica, en la que se realice el diagnóstico diferencial con otros trastornos y además se detecten las posibles comorbilidades.

La intervención temprana con el alumnado que presenta TDAH reduce la sintomatología y mejora el rendimiento, sobre todo en etapas educativas posteriores. El alumnado identificado en edad temprana puede ser entrenado antes de que estas dificultades impidan la adquisición de las habilidades instrumentales básicas, siendo posible prevenir muchos de los fracasos en las áreas curriculares específicas y en el aprendizaje en general.

Dislexia

El objetivo principal del nuevo protocolo sobre la detección temprana de la dificultad específica de aprendizaje en lectura es incluir en el Plan de Atención a la Diversidad de los centros educativos las actuaciones pertinentes para la detección y atención temprana de las necesidades específicas de apoyo educativo, siempre desde la perspectiva de que son beneficiosas para todo el alumnado.

La Dificultad Específica de Aprendizaje en lectura, comúnmente conocida como dislexia, se caracteriza por ser una dificultad persistente en la precisión y fluidez lectora acompañada generalmente de problemas en la escritura.

Si bien la dislexia se diagnostica una vez finalizado un tiempo consensuado y estimado, suficiente o razonable para el proceso de enseñanza-aprendizaje de la lectura, desde etapas bien tempranas, antes incluso de empezar con la enseñanza formal de la lectoescritura, se pueden observar una serie de señales que permiten detectar a los escolares en riesgo de presentar dificultades en la adquisición de estas destrezas.

Lenguaje oral

Teniendo en cuenta la importancia del lenguaje oral en el desarrollo del lenguaje escrito, el protocolo hace una mención especial a la realidad lingüística de nuestra comunidad y a los modelos lingüísticos y programas de aprendizaje en idiomas que se ofertan.

Por ello se resalta la necesidad de prestar una atención especial a la estimulación del lenguaje oral cuando la lengua materna y la de aprendizaje no coinciden, ya que la inmersión puede no garantizar su aprendizaje y todo el alumnado se beneficia de una estimulación más consciente y sistemática.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí