Navegando hacia un futuro incierto. Desafíos de la Educación en 2024

Educación en 2024

El año 2024 representa un punto crucial en la educación española. Tras enfrentar la pandemia de COVID-19, el sector educativo se ha visto forzado a adaptarse y evolucionar rápidamente.

¿Pero han sido siempre cambios positivos? ¿Hemos sabido cuidar a la parte humana del proceso? En este artículo vamos a revisar los principales desafíos a los que se enfrenta la educación en este nuevo contexto.

1-. Integración de Tecnologías Emergentes

Desde el confinamiento en la pandemia asistimos a un rápido avance de las tecnologías dentro del ámbito educativo.  Uno de los mayores retos es la integración de tecnologías emergentes en el aula.

Por ejemplo, en Singapur, las escuelas están implementando la realidad aumentada para enseñar ciencias, permitiendo a los estudiantes visualizar estructuras moleculares en 3D. Sin embargo, este avance conlleva el desafío de capacitar adecuadamente a los docentes en estas nuevas tecnologías.

La evolución de la Inteligencia Artificial se presenta como un  nuevo reto en el aula y en la gestión educativa, pero ¿tenemos previsto un plan de integración de la IA en nuestros centros? ¿Tenemos profesionales formados para hacerlos? ¿Sabemos cómo controlar el uso que de la IA están haciendo nuestros hijos y alumnos?

2-. Educación Personalizada

La personalización del aprendizaje es otro desafío significativo. La IA puede ayudarnos a realizar un proceso de aprendizaje adaptado al ritmo y necesidades que cada alumno necesite, permitiendo la individualización del proceso de enseñanza como nunca antes había sido posible.

En Finlandia, se está experimentando con sistemas de aprendizaje adaptativo que ajustan el contenido y el ritmo según las necesidades del estudiante, pero esto requiere una inversión considerable en recursos y formación docente.

La individualización del modelo de aprendizaje es la vía en la que cada Institución deberá trabajar para diferenciarse dentro de su modelo pedagógico. No podemos seguir haciendo lo mismo en un mundo donde el vértigo es la principal característica  de la velocidad del cambio que se produce.

3-. Salud Mental y Bienestar

La salud mental de estudiantes y educadores ha tomado un papel central. No podemos pensar que con dar inteligencia emocional en nuestras aulas ya tenemos cubierta esa parcela, porque tenemos claro que los docentes que la imparten se encuentran en un momento positivo para hacerlo? Os recuerdo el artículo “¿Quién cuida a los que cuidan?” en el que nos  hacíamos eco del I Estudio Nacional ​sobre el Estado de Ánimo de los Docentes que podéis descargar en https://www.animoprofes.es/ y donde teníamos datos realmente preocupantes con un alto número de docentes con una salud mental poco propicia para su desempeño docente.

En Australia, programas como ‘Headspace’ en las escuelas ofrecen servicios de consejería y talleres de bienestar mental, destacando la importancia de abordar estas necesidades.

4-. Formación en Habilidades del Siglo XXI

Las habilidades del siglo XXI como el pensamiento disruptivo que nos pedía por los inicios del 2000 en el Proyecto Zero de Harvard deben ser ya una realidad.

Un pensamiento moderno en la antigua Grecia como  pensamiento crítico promovido por Sócrates y su mayéutica, Platón y su dialéctica o Aristóteles y su retórica hoy debe ser también aplicado también a la cultura del ocio digital donde nuestros adolescentes y familias se informan y pasan gran parte de su tiempo y hemos dejado que la manipulación y los intereses gestionen medios que pese a ser de ocio muchas veces se consideran como distribuidores de información válida.

Por supuesto, destrezas clave como la oratoria o el debate que favorezcan la competencia comunicativa en varios idiomas, debe ser crucial en una aldea global a la que encaminamos a nuestros jóvenes.

Y por último y muy importante, seguir potenciando  la creatividad entendida no sólo en un ámbito relacionado con el arte, sino la creatividad como factor de desarrollo en todas las áreas, como pueden ser la física o la matemática.

5-. Sostenibilidad y Educación Ambiental

La educación ambiental se ha convertido en una prioridad. Dentro de los proyectos educativos debemos incorporar ya programas de sostenibilidad y conservación ambiental en sus currículos, promoviendo la conciencia ecológica desde edades tempranas y haciendo que nuestras escuelas generen el menor impacto medioambiental posible, educando en el ejemplo a nuestros alumnos.

6-.  Equidad e Inclusión

La equidad y la inclusión siguen siendo desafíos persistentes. Cada vez tenemos modelos de centros educativos donde la inclusión es una realidad, conviviendo diferentes perfiles de alumnos y generando una experiencia de aprendizaje adaptada a las necesidades de cada perfil de alumno, con medios materiales y humanos especializados. Pero por desgracia no es una realidad en todos los centros, y si queremos hablar de inclusión, no puede hacerse sin el presupuesto y la formación adecuada para garantizar la mejor experiencia educativa a nuestros alumnos.

7-. Desafíos de Financiamiento y Recursos

El sistema educativo tiene necesidad de recursos económicos. Podemos pensar que el aumento del presupuesto de 10 mil millones de euros en los últimos 10 años ha podido tener una influencia positiva, pero la realidad y las pruebas internacionales tipo PISA nos dicen que el modelo educativo debe mejorarse rápidamente y que sin los recursos apropiados no se puede hacer ese cambio, tan necesario y crucial para el momento actual.

La colaboración entre el sector público y privado puede ser una solución, como lo demuestran diversas iniciativas de asociaciones público-privadas en otros países, y que conducen una mayor autonomía a los centros educativos que promueven modelos de aprendizaje de calidad con supervisión del estado y seguimiento de resultados.

Creo que ya es momento, tal y como ya se realiza en las escuelas Fontán en las que ya estudian 50 mil estudiantes de seis países de dar un paso adelante teniendo en cuenta un modelo donde los niños no están por cursos ni por edades, sino por niveles de autonomía donde horarios, espacios y niveles se diversifican para conseguir el mejor resultado de los alumnos y no una nota, enseñando desde el cerebro del que aprende y no del que enseña.

8-. Preparación para el Futuro del Trabajo

Adaptarse a las necesidades del futuro del trabajo es crucial. Necesitamos preparar adecuadamente a nuestros jóvenes, cualificando adecuadamente  para el futuro profesional que se avecina. En la actualidad el 30% de los chicos y chicas de entre 25 y 34 años no tiene el Bachillerato ni estudios de Formación Profesional equivalentes . El porcentaje dobla el 15% alcanzado de media en la OCDE.

Actualmente tenemos en España más de 3000 grados universitarios además de los diferentes titulaciones no oficiales como Telefónica 42, que tan buenos resultados está dando.

Tenemos hoy en día la necesidad de orientar adecuadamente a nuestros jóvenes, minimizando el error de elegir una carrera que no es adecuada para ellos y que les abra la puerta a una profesión de futuro.

No olvidemos que en España tenemos un 12% de tasa de abandono en el primer curso de carrera.

9-. Formación docente continuada

El perfil de salida de nuestros alumnos tiene actualmente unas necesidades formativas, para las que nuestro equipo directivo y especialmente el claustro docente tiene que estar previsto y preparado.

Es fundamental anticipar formación y tener en cuenta las necesidades futuras para tener un proyecto coherente a los ojos de nuestro claustro y comunidad educativa, que no tenga los vaivenes innovadores que en muchos casos se ha venido observando.

Estrategia y previsión serían la clave en el plan de formación y previsión docente, de cara a formar los perfiles internos y atraer talento externo que sepamos va a ser necesario.

10-. Evaluación

Finalmente, la evaluación es fundamental donde la calificación está ya obsoleta. En el Reino Unido, el enfoque en evaluaciones formativas, en lugar de sólo exámenes sumativos, está ayudando a obtener una visión más holística del progreso del estudiante.

En conclusión, los desafíos de la educación en 2024 son múltiples y complejos. Requieren un enfoque colaborativo, innovador y adaptativo. Al enfrentar estos desafíos, la educación puede transformarse no solo para satisfacer las necesidades actuales sino para preparar a las generaciones futuras para un mundo en constante cambio.

Estos desafíos requieren enfoques innovadores y colaborativos entre educadores, políticos, familias y comunidades para garantizar una educación de calidad y relevante para todos los estudiantes.

Por Enrique Escandón, director de Relaciones Institucionales y Comunicación de los Colegios 3A (Alameda International SchoolArcángel International School y Colegio Ábaco).

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí