Noelia Esteban (orientadora y terapeuta infantil): “La metodología siempre debe estar basada en las necesidades de los niños”

En nuestra sección de ÉXITO EDUCATIVO, “Sonríe Hablamos de educación infantil”, tenemos el privilegio de entrevistar a Noelia Esteban, asesora familiar y terapeuta infantil, quien comparte su experiencia acompañando familias durante más de 8 años, ofreciendo ejemplos concretos de cómo guiar a padres y madres para comprender y valorar la importancia de la metodología en la elección de la escuela infantil para sus hijos.

Entrevistamos a Noelia para que nos explique cómo la pedagogía puede ser la clave para conectar con las necesidades, deseos y preocupaciones de las familias actuales.

Noelia, ¿por qué el asesoramiento pedagógico a las familias es una herramienta estratégica para comunicar la filosofía pedagógica de una escuela infantil y atraer a las familias durante el proceso de admisión?

Durante el proceso de admisión es importantísimo que la familia sienta que la escuela es un lugar seguro donde dejar a su pequeño o pequeña. Si lo piensas, son edades muy tempranas donde el vínculo de referencia se establece con mamá o papá, algunos familiares… y a partir de ahora, también se establecerá con la escuela infantil. Por lo tanto, la escuela debe ser como una continuación de casa. Los papás y mamás deben sentir que estarán cuidados igual que en casa. Y que es el mejor sitio para dejar a su bebé. Además, podemos hablar de la importancia de ir adquiriendo rutinas, desarrollando la socialización y la apertura al mundo. Todo esto se hace gracias a una escuela de confianza.

Has acompañado a numerosas familias durante más de 8 años, ¿podrías compartir ejemplos específicos de cómo has asesorado a padres y madres para que comprendan y valoren la importancia de la metodología en la educación de sus hijos, particularmente en el contexto de la elección de una escuela infantil?

Cuando los papás y mamás me preguntan qué escuela elegir, siempre digo, “en los primeros seis años de vida, lo más importante es que tu hijo sienta cariño, que se sienta protegido y que establezca vínculo con la persona de referencia. Lo más importante al principio no es tanto si dan chino, inglés o 2 horas de patio… lo importante es que les miren con cariño. Luego si además, te gusta la propuesta del centro, mejor. Pero lo más importante es que sintáis cercanía y que el niño se sienta atendido en todo momento.

Tu enfoque es sacar la mejor versión de cada niño y sus padres a través de la metodología, ¿cómo se implementa esta filosofía en la práctica escolar?, ¿podrías compartir alguna experiencia inspiradora que ilustre cómo la metodología contribuye a este objetivo?

Como experiencias inspiradoras… tengo varias. La mejor versión de cada niño se saca cuando puede desarrollar sus potencialidades en un ambiente seguro. Por ejemplo, recuerdo un peque de 3 añitos que en casa hablaban en alemán tanto con mamá como con papá. Les recomendé llevar al niño a la escuela infantil porque a los 3 años ya es súper importante la socialización con los iguales. Al vivir en España, era bueno que empezara a escuchar la lengua y poder relacionarse con los demás también en este idioma. Al principio le costó un poco y se hacía entender como podía, pero iba contento e iba aprendiendo un montón cada día. Ahora, 2 años después habla los dos idiomas perfectamente y está preparado para pasar a primaria con todo eso.

¿Cómo crees que la pedagogía puede convertirse en una herramienta efectiva de marketing para transformar una simple visita a la escuela en una matrícula?, ¿existen estrategias específicas que hayas observado como exitosas en este sentido?

Lo más importante es escuchar las necesidades de los papás durante la primera visita y que sientan que les escuchamos. Tienen que irse con la sensación de que aquí su bebé estará como en casa. Si viene el peque, es importante conectar con él y que se acerque a nosotras. Sin prisa, dándole su tiempo, se le pueden mostrar juguetes… ¡los peluches o muñecos suelen ser grandes aliados en primeras visitas! Si vienen sólo adultos, dedícate a escucharlos y entablar conversación amistosa donde vea que en la escuela infantil tratamos con mucho cariño, mimo y dedicación. Y si viene también el peque, ponte a su nivel, sácale juguetes y déjale explorar el entorno.

Como asesora de crianza eres testigo de los desafíos que enfrentan las familias en la educación de sus hijos, ¿cuáles consideras que son los desafíos más comunes y, a su vez, las oportunidades que las familias podrían aprovechar para mejorar la experiencia educativa de sus hijos?

Los desafíos más comunes suelen ser los que tienen que ver con las necesidades básicas: sueño, alimentación y control de esfínteres, además de rabietas, conducta… y más adelante socialización, relación con los iguales y dificultades de aprendizaje o de desarrollo. Para todo esto, la experiencia educativa puede servir de guía para acompañar a los peques. Las rutinas suelen establecerse muy bien en la escuela y así luego, pueden hacer lo mismo en casa. Siempre dando una buena orientación a las familias y acompañándolos de pautas para que sientan que tengan herramientas para afrontar los desafíos.

Desafíos siempre va a haber, la diferencia está, en que, con una buena experiencia educativa, los padres sentirán que tienen más herramientas para hacerles frente.

Desde tu perspectiva como pedagoga, ¿cómo la elección de una metodología específica puede impactar en el desarrollo integral de un niño?, ¿cuáles son los beneficios que los padres y madres deben comprender durante el proceso de matriculación y cómo pueden ser comunicados de manera efectiva?

La metodología siempre debe estar basada en las necesidades de los niños y aunque tengamos establecidas ciertas actividades, siempre debemos mirar a cada alumno por separado y darle lo que necesita. La metodología que elijamos no debe basarse solo en objetivos que debe conseguir el pequeño, sino respetar sus ritmos y darle tiempo.

Los padres y madres deben comprender que lo importante es que los más peques jueguen, aprendan poco a poco y que se sentirán queridos/as. Ya está. Eso es más que de sobra. Para que un niño se sienta receptivo al aprendizaje, primero debe sentir que se le respeta, se le cuida y que le miramos con amor. Quien haga la visita debe estar muy seguro de lo que cuenta, transmitir firmeza y confianza. Responder a todo de forma clara y apuntar las necesidades.

Noelia, te quiero expresar mi más sincero agradecimiento por compartir tu valioso tiempo y experiencia durante nuestra conversación sobre las claves pedagógicas para fortalecer la conexión con las familias durante el proceso de admisión. Tu perspectiva como experta ha añadido una dimensión enriquecedora a nuestra discusión, proporcionando insights valiosos y estrategias prácticas que sin duda serán de gran utilidad para nuestros lectores.

Si te ha gustado esta entrevista, no olvides darle “Me gusta” ♥️ y compartirla en redes sociales o por correo electrónico.

Por Denise Zarruk Vargas, directora del grupo de escuelas infantiles El Mundo de Mozart.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí