Norberto Mateos (INTEL): «Esta crisis es una oportunidad para que los docentes descubran los beneficios del eLearning»

El debate sobre la educación del futuro, o, si se quiere, ya del presente, se maneja entre estas dos preguntas, una de ellas un clásico de la política, alteradas para la ocasión: No se trata tanto de esperar qué puede hacer la tecnología por la educación como de imaginar qué pueden hacer los educadores con las nuevas tecnologías. Probablemente, ese sea el reto, el uso adecuado y eficiente de tecnologías, cuyo desarrollo ha acelerado la pandemia. Norberto Mateos, director general de Intel en España, habla de ello y de los esfuerzos que de su compañía por colaborar en el crecimiento de un nuevo modo de entender la educación. Lo hace en una entrevista concedida a ÉXITO EDUCATIVO.

¿De qué modo Intel está contribuyendo al enriquecimiento de la educación gracias a la tecnología, tanto en España como a nivel global?

Desde Intel somos conscientes de que con la llegada de la Cuarta Revolución Industrial, las competencias que los profesionales y líderes del futuro necesitan para el éxito se están redefiniendo, y el rápido avance de las tecnologías emergentes está impulsando con urgencia la necesidad de adaptar nuestros sistemas educativos a la economía del futuro. Los estudiantes de hoy en día no sólo deben aprender las tecnologías actuales, sino que también debemos enseñarles nuevas formas de pensar y de resolver problemas utilizando las nuevas tecnologías, para que en el futuro puedan convertirse en profesionales capaces de aprender constantemente e imaginar nuevas formas de responder a los retos que se les presenten.

Ante un reto de tal magnitud, hemos impulsado la estrategia Intel® Skills For Innovation, para inspirar a docentes y alumnos a alcanzar su máximo potencial, y ayudarles a hacer frente a los desafíos de este cambiante contexto a través del desarrollo de competencias claves para el futuro, como las habilidades cognitivas, técnicas y socio-emocionales. Queremos reinventar el papel de la tecnología, poniéndola en el centro del desarrollo de competencias, en vez de utilizarla como mero acceso a los contenidos educativos ya existentes.

Competencias como el design thinking, que permitirá a los estudiantes una comprensión más profunda de los problemas y ser más creativos a la hora de definir nuevas ideas y soluciones. O el computational thinking, en el que podrán introducirse a través de experiencias de aprendizaje que les guíen en la descomposición de un problema en partes más pequeñas para utilizar abstracciones y reconocimiento de patrones. Estas y otras habilidades, como la programación y codificación, el data science o la simulación y modelado, son abordadas por la estrategia SFI para ser capaces de preparar a los innovadores del futuro.

Esta iniciativa forma parte de nuestro compromiso como compañía responsable. Liderar el futuro significa estar a la altura de nuestro propósito: crear tecnología que cambie el mundo y enriquezca la vida de todas las personas.

La tecnología ha permitido salvar los muebles de la educación desde que se declaró la pandemia ¿Qué iniciativas está desarrollando la compañía al respecto?

Tras la llegada de la pandemia, en Intel Corporation presentamos el pasado mes de abril nuestra Iniciativa Tecnológica de Respuesta a la Pandemia. Esta iniciativa, a la que se destinaron 50 millones de dólares, tuvo como objetivo acelerar el acceso a la tecnología en relación con la atención al paciente y la investigación científica, y garantizar el acceso a enseñanza online a estudiantes.

En este sentido, con el objetivo de luchar contra el incremento de la brecha digital provocado por la COVID-19 y como parte de nuestro compromiso histórico con la educación, nuestra iniciativa de formación online buscaba proporcionar tecnología y contenido educativo a aquellos estudiantes en entornos vulnerables y sin acceso a la tecnología que podrían quedarse atrás. Para ello, desarrollamos un Ecosistema Global de Alianzas junto a organizaciones educativas sin ánimo de lucro y algunos de nuestros socios comerciales que nos ha permitido disponer de un total de 275.000 dispositivos electrónicos, como ordenadores personales o portátiles, para que pudiesen ser donados o vendidos a un precio menor en 23 países de todo el mundo. Concretamente, en España establecimos alianzas con las compañías tecnológicas Lenovo y ECS para la donación de PCs a estudiantes sin acceso a los dispositivos electrónicos necesarios para hacer frente al aprendizaje online.

Asimismo, elaboramos unas Guías de Aprendizaje Digital para padres y profesores en colaboración de instituciones de enseñanza oficiales y otros expertos en la materia, que en España ya han sido puestas a disposición de las Consejerías de Educación de diversas Comunidades Autónomas.

¿Cree que la educación ya no será lo que hasta la COVID-19?

No hay duda de que la llegada de la COVID-19 a nuestras vidas ha acelerado a pasos agigantados el uso de la tecnología en todo el mundo. Nos encontramos inmersos en un momento crítico para nuestra sociedad, que ha puesto de relieve la necesidad de una mayor integración de la tecnología en el sistema educativo si este quiere estar preparado para el futuro. Desde el confinamiento experimentado el pasado año, las instituciones educativas se han visto obligadas a desplegar diversos entornos de aprendizaje que van más allá del aula: desde la enseñanza 100% a distancia, a modelos híbridos que combinan presencialidad y aprendizaje a distancia por igual.

Cada uno de estos sistemas presenta desafíos únicos para profesores y alumnos. Por eso, es necesario contar con sistemas integrados, resistentes y a largo plazo, que nos permitan adaptarnos y avanzar hacia un mayor acceso y flexibilidad en la educación. Si bien las experiencias vividas hasta ahora y los avances logrados en materia de digitalización son un buen comienzo, la mayoría de ellos se han producido sin mucha previsión y necesitan una integración más sólida de la tecnología en un sistema educativo preparado para el futuro.

Gracias a este empujón, a la fuerza, por la pandemia ¿Está ahora la España educativa preparada tecnológicamente para, si cabe, cualificar aún más el proceso formativo?

En este punto, es necesario tener en cuenta que, antes incluso de que la pandemia llegase a nuestras vidas, la digitalización ya era una realidad en todos los ámbitos de la sociedad. Y, a medida que ésta se implementaba cada vez más en el ámbito laboral, tanto empresarios como gobiernos y ciudadanos por igual ya reclamaban que los sistemas educativos preparasen mejor a los estudiantes para el futuro, especialmente en lo que respecta al uso de nuevas tecnologías. La llegada de la pandemia no ha hecho más que acelerar este proceso.

Y es precisamente a esta demanda de la sociedad a la que en Intel queremos dar respuesta con la estrategia Intel® Skills For Innovation. Queremos orientar a los responsables de la toma de decisiones y a los profesores en la adopción de la tecnología y la creación de oportunidades de aprendizaje que involucren activamente a los estudiantes en todo tipo de entornos de aprendizaje y que, en definitiva, les permitan prepararse mejor para el mundo del mañana.

¿Y los profesores? Muchos docentes han tenido que sumarse de golpe al aluvión tecnológico para proseguir su labor ¿Cómo evalúa su compañía este periodo?

Desde Intel somos conscientes de que estamos pasando un momento de gran incertidumbre y que se nos está exigiendo más que nunca. Los docentes de todo el mundo se han visto obligados a adoptar el rol de profesores a distancia, teniendo que organizar clases desde sus propios hogares y utilizando una amplia diversidad de herramientas y recursos tecnológicos en un entorno para el que nadie estaba preparado. No cabe duda de que los avances tecnológicos han situado la educación en una posición única para ajustarse a la revolución que ha supuesto el COVID-19 y que, de haberse producido hace tan solo unos años, habría resultado mucho más difícil.

Estoy convencido de que esta crisis puede servir como una oportunidad para que los docentes tengan la oportunidad de explorar y descubrir los beneficios del eLearning y el potencial que puede llegar a ofrecer. ¿Qué prácticas descubrirán durante esta época que deriven en métodos pedagógicos más efectivos? ¿Cómo lograrán los profesores conectar con los alumnos con los que antes ya era difícil conectar, incluso estando en el mismo aula? ¿Cómo impulsarán el potencial creativo y colaborativo, y las capacidades críticas de los estudiantes? A pesar de todos los retos que implica, la tecnología puede ayudar a unirnos, incluso mientras nos mantenemos aislados.

Alguien puede pensar, erróneamente, que la educación está garantizada solo con que el alumno y el profesor dispongan de fibra y portátiles adecuados…

La educación a distancia no debe, ni puede, reemplazar toda la escolarización. Un ecosistema de eLearning ágil es necesario para poder sostener a las escuelas en tiempos de crisis, pero este debe consistir en mucho más que un mero dispositivo electrónico. Los docentes y líderes educativos deberán seleccionar las estrategias, las herramientas y los recursos de aprendizaje online adecuados y diseñados para ser adaptables a la situación única de cada estudiante.

Háblenos del proyecto AI for Youth, con el que Intel también contribuye a empoderar a jóvenes de manera inclusiva, creando proyectos con impacto social en los que se utilizan conceptos clave relacionados con la Inteligencia Artificial.

En la actualidad, nos encontramos ante una de las mayores transformaciones digitales de nuestra época que ya está teniendo un profundo impacto en la industria: la Inteligencia Artificial (IA). Una economía impulsada por la IA requerirá un nuevo enfoque del sistema educativo, que ayude a desmitificar la IA y democratice su acceso y comprensión a través de programas dirigidos a los estudiantes de hoy y del mañana. Es por ello que desde Intel pusimos en marcha en 2019 el programa AI for Youth en colaboración con gobiernos de todo el mundo, con el objetivo de empoderar en el uso de la Inteligencia Artificial a jóvenes de todo el mundo de una manera inclusiva. Buscamos equipar a los jóvenes con las habilidades y la mentalidad necesarias para comprender la IA, democratizando el acceso a las herramientas adecuadas y enseñándoles a utilizarlas para que, finalmente, sean capaces de crear y diseñar soluciones que tengan un impacto social relevante en su entorno.

Como parte de nuestros objetivos para el 2030, en Intel queremos llevar AI for Youth a 30 países y empoderar así a 30 millones de estudiantes de todo el mundo y que pasen a formar parte de una fuerza laboral capaz y competente que contribuya a crear un crear un impacto sostenible, inclusivo y positivo en la sociedad y la industria a través de la IA. Un proyecto que se enmarca en una era de la inteligencia distribuida que impulsa la demanda generalizada de rendimiento informático, y va en línea con las fortalezas de Intel. Al igual que ayudaremos a estudiantes de todo el mundo capacitarse en Inteligencia Artificial, desde Intel ayudaremos a nuestros clientes a capitalizar oportunidades en alza como esta y como el 5G, la transformación de la red, o el intelligent edge autónomo, a través de una cartera de productos más diversa, con mayor alcance y gracias a que somos la marca más fuerte de la industria.

¿En qué otros proyectos trabaja INTEL para mejorar el sector educativo?

Más allá de todos estos proyectos ya presentados, Intel mantiene un compromiso con la educación a escala internacional, desde el jardín de infancia hasta la universidad y estudios superiores de posgrado. Es por ello que cada año invertimos más de 100 millones de dólares para mejorar sistemáticamente nuestros entornos de aprendizaje, mediante la integración de la alfabetización digital en nuestras comunidades, la apuesta por la colaboración en el sector educativo y el desarrollo de habilidades de pensamiento de orden superior.

Asimismo, Intel® Education contribuye en ferias de ciencias, en el desarrollo profesional de profesores, en investigación universitaria, y en programas de extensión comunitaria; y con el objetivo de proporcionar un acceso universal y fácil a la educación en todo el mundo, disponemos de numerosos recursos educativos disponibles de forma gratuita, incluyendo planes de estudios universitarios, de desarrollo profesional, herramientas y actividades online.

Además, como parte de nuestro compromiso con el empoderamiento de las niñas y las mujeres a través de habilidades tecnológicas, desde Intel Corporation hemos desarrollado Intel® She Will Connect. A través de este programa, nos centramos en cerrar dos brechas clave: en primer lugar, en los mercados emergentes Intel trabaja para conectar a más mujeres a Internet y a las habilidades tecnológicas básicas para que puedan acceder a la información y a nuevas oportunidades económicas y sociales; y en segundo lugar, en los mercados económicos ya maduros, Intel trabaja para desarrollar actividades específicas en la escuela secundaria, cuando las niñas deciden si quieren seguir carreras tecnológicas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here