Nueva ley de FP: Valoración positiva, con dudas sobre el papel de los centros privados

Pleno del Congreso
Imagen del Pleno del Congreso de ayer en el que se aprobó la nueva Ley de Formación Profesional.

Las reacciones a la nueva Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional,aprobada este viernes en el Congreso, son en general muy positivas. Todas las asociaciones y sindicatos consultados por ÉXITO EDUCATIVO han recibido con satisfacción el amplio consenso en torno a esta ley, aunque algunos han señalado que hubiesen preferido que no se hubiese registrado ningún voto en contra.

Miguel Ángel Pérez, de la Asociación de Centros de Formación Profesional, FPEmpresa y miembro del Consejo Editorial de ÉXITO EDUCATIVO valora muy positivamente “que prácticamente todas las asociaciones profesionales, agentes sociales, sindicatos y patronal, estén de acuerdo en general con este marco legislativo para la FP. Es muy importante,” resalta, aunque les hubiera gustado que no hubiese habido ningún voto negativo.

Pérez añade que “Creemos que es el momento de un cambio espectacular de la FP, que se convierta en un asunto de Estado y que tenga la importancia que se merece para el cambio tecnológico, económico, productivo, económico y de competitividad, de nuestras empresas y de nuestra sociedad.”

ACADE, Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada, se une a las valoraciones “muy positivas” sobre la nueva ley. Juan Santiago, su presidente ha declarado a ÉXITO EDUCATIVO que su asociación “Entiende que establece un marco excelente para colocar a la Formación Profesional en la posición que se merece y responde perfectamente a las necesidades reales del sector.”

Atención al futuro papel de los centros privados y concertados

ACADE también destaca la importancia que va a tener el desarrollo de la ley, para ver cómo afecta finalmente al sector privado. “Esperamos que su desarrollo legislativo contemple la flexibilidad necesaria para poder explotar a fondo sus ventajas. Por todo ello pedimos al Ministerio que tenga en cuenta al sector privado a la hora de desarrollar la ley y ya nos hemos ofrecido para colaborar con él en esta tarea.”

Por su parte Javier Martínez, presidente de UECOE, ha declarado a nuestro diario que la Unión Española de Cooperativas de Enseñanza «considera que la nueva Ley de FP contribuirá, sin duda, a mejorar la capacitación profesional de los ciudadanos y a aumentar las oportunidades para el acceso al mercado laboral, pero para ello es necesario coordinarnos y generar sinergias entre todos para lograr mejores resultados. La ley estructura una nueva Formación Profesional dual que facilitará el paso al mundo laboral de los estudiantes, y esto es una estupenda ocasión para trasmitirles los valores y principios del cooperativismo y a su vez el espíritu emprendedor colectivo que tanto nos caracteriza.»

En una línea similar, tal y como les informamos en ÉXITO EDUCATIVO, en su primera reacción CECE mostró su preocupación por algunas enmiendas aprobadas en el congreso que podrían afectar a la colaboración público – privada, concretamente a la posibilidad de los centros privados de impartir formación profesional. La CECE también espera que “los desarrollos legislativos de esta ley reconozcan la importancia de contar con todos los centros del sistema de FP.”

Con una perspectiva diferente de la de CECE o ACADE, CCOO, después de valorar positivamente el amplio consenso alcanzado, ha pedido al ministerio de Educación que se garantice la creación de “plazas públicas en todos los territorios para frenar la privatización de la oferta y la expulsión del sistema de miles de jóvenes, especialmente en las comunidades autónomas donde se han aplicado políticas neoliberales en los últimos años.” Al tiempo urge a Pilar Alegría “a garantizar que el presupuesto se destine a las necesidades prioritarias.” También ha recordado que están pendientes algunas propuestas fundamentales para mejorar el sistema de FP, entre otros “la elaboración de una memoria económica que garantice un presupuesto estable, independientemente de los fondos extraordinarios.”

Por su parte UGT ha querido subrayar la importancia de consultar a los interlocutores sociales. “La formación profesional – explica el sindicato en un comunicado – es una palanca esencial para la adaptación a las necesidades actuales del mercado de trabajo y la nueva Ley es un reflejo de cómo la contribución de los interlocutores sociales y, en particular, de la UGT, han sido vitales para la modernización de nuestros sistemas y estructuras formativas.”

Hay que recordar que la norma tiene que cumplir el trámite de ser ratificada en el Senado, por lo que su aprobación definitiva está prevista para marzo o abril del 2022.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí