Pablo Lara (Aula Planeta): «La tecnología nos tiene que permitir conocer más a nuestros alumnos»

Pablo Lara: "los equipos directivos están de acuerdo en que tienen que digitalizar y pasar esta transformación digital".

Pablo Lara es es licenciado en Economía por la Universidad Pompeu Fabra y tiene un MBA por IESE. Forma parte de la tercera generación de los Lara y actualmente es el director general del área de educación del Grupo Planeta para España y Latinoamérica. Desde AulaPlaneta, impulsora de proyectos digitales para la evolución y mejora del aprendizaje, Pablo capitenea los equipos de España, México y Colombia.

Además, desde 2018 es presidente de Edutech, hub de empresas tecnológicas, centros educativos, editoriales y demás actores del sector que apuesta por la tecnología como eje vertebrador de un nuevo modelo educativo que no solo mejore el rendimiento de los alumnos, sino que también potencie las habilidades personales de cada niño y les dote de las capacidades necesarias en el mundo actual, como la creatividad, la cooperación o el espíritu crítico.

¿Cuál es el peso que hoy deben tener las tecnologías en el aula?

Eso lo debe determinar cada profesor. Creo que las tecnologías son un medio con un potencial enorme. Seguramente, en el ámbito educativo y en cualquier otro ámbito, que va muy por delante de las necesidades que tenemos pero, cada uno debe saber cómo quiere utilizarlas. Como herramienta para trabajar en equipo y con los alumnos, para investigar, la tecnología puede resultar un elemento didáctico mucho más atractivo, con materiales más interactivos y audiovisuales que aportan interés. También, la tecnología, nos aporta datos y nos permite personalizar es algo muy importante. Con las herramientas tradicionales es muy difícil ofrecer el enfoque competencial que tenemos que perseguir: educar a nuestros alumnos, no solo en conocimientos, sino también en competencias.

Personalmente, opino que la tecnología debe emplearse a partir de una determinada edad, a partir de cuarto de Primaria. Antes, no soy muy partidario de poner demasiada tecnología en las aulas. La destinaría, sobre todo, para trabajo colaborativo y para investigación. Es ahí dónde creo que se puede sacar un mayor rendimiento.

¿Cómo transforma la tecnología a la educación o es más bien la educación la que transforma a la tecnología?

Muy buena pregunta. Debería ser el segundo enfoque, porque capacidad tecnológica hay muchísima, pero tiene que partir de las necesidades de los profesores y no de la innovación porque sí. La tecnología se tiene que poner al servicio de la educación. Ahora bien, la tecnología lo que debe hacer es acompañar y transformar todo el proceso de enseñanza y aprendizaje. La tecnología, insisto, nos tiene que permitir conocer más a nuestros alumnos; los recursos digitales nos dan una serie de datos que nos permite conocer mucho más a los alumnos y esto nos tiene que ayudar a personalizar el itinerario de cada uno de ellos. Gracias a estas herramientas se puede predecir cuál puede ser la capacidad de éxito o fracaso de cada uno y, a partir de aquí, tener un plan de intervención.

En Andalucía, por ejemplo, se gasta hoy, con unos presupuestos que han aprobado, 100 millones de euros en libros de texto. Después no sabemos qué pasa, no sabemos qué van a hacer los centros (el buen profesor y el buen alumno si los utilizarán de la manera correcta), pero muchos de ellos no llegarán ni a la página 25. Es una manera de utilizar los recursos que no es la correcta y la tecnología te permite transformar todo eso. Por otro lado, la tecnología te permite mirar al futuro y lo que los alumnos van a encontrar fuera de la escuela es una realidad tecnológica. Creo que debemos acostumbrarlos y habituarlos a trabajar en un entorno que se van a encontrar después. Otro ejemplo es el de la Comunidad de Madrid que prohibía la utilización de los teléfonos móviles dentro de los centros educativos, diciendo en Twitter, su presidenta, que era una medida para que los alumnos no fueran parte de las adiciones. A mí que se demonicen las nuevas tecnologías, que, en general, en la educación se prohíban las cosas me parece el peor de los caminos. Es mucho mejor enseñarles qué uso es el que tienen que dar que no cerrar los ojos y no utilizar el móvil durante el tiempo que estás en el colegio y luego haz lo que quieras, pero no quiero saber nada.

En toda esta situación, ¿qué papel juegan los profesores? ¿Qué formación deben recibir los docentes para incrementar sus competencias digitales?

Los profesores, después de visitar muchos colegios y administraciones públicas, puedo decir que son el papel central. Eso todos lo tenemos claro. El profesor es una figura clave. Ojalá la administración dejará una mayor autonomía a los centros, autonomía real, con capacidad de decidir, pero también con recursos para llevar a cabo sus decisiones. Ojalá los profesores tuviesen la capacidad real para hacer, realmente, lo que su alumno necesita. Por eso digo que los profesores son la pieza clave.

Por otro lado, como en todo tipo de profesiones, los profesores deben tener una formación inicial y una formación continuada a lo largo de su carrera. Por lo que respecta a la competencia digital docente —que es un tema del que se habla mucho y hay que afrontar sí o sí—, la divido en varios ámbitos: primero, en la búsqueda y curación de información; tenemos que enseñar a los profesores a ser capaces de elegir qué información es fiable, curar contenido y, a partir de ahí, crear su propio recurso. La competencia digital docente es algo muy importante que se basa en cinco puntos: la búsqueda de contenidos, la creación, la colaboración, la comunicación y la parte técnica.

En relación al directivo y la tecnología, ¿cómo ayuda a la gestión de los centros que cada vez es más compleja? ¿Los directivos están involucrados en esa transformación digital?

Diría que los equipos directivos están de acuerdo en que tienen que digitalizar y pasar esta transformación digital, aunque muchas veces el problema está en cómo hacerlo de la manera óptima. Es algo que sucede también a las empresas. Esta no es una frase mía, es de Pere Marquès, siempre dice que la tecnología en los centros se tiene que ayudar para mejorar la eficiencia y la eficacia; la primera va más por el ámbito de la gestión (comedores, rutas de autocares, comunicación con los padres, las cualificaciones, los recibos…); la eficacia, por otro lado, en el sentido que la tecnología tiene que ayudar a mejorar los resultados.

La tecnología tiene que ayudar a que los equipos directivos liberen tiempo y recursos, tanto de personas como económicos, para poder dedicarse más tiempo a los alumnos, a conocerlos todavía mejor, a preparar los materiales correctos y acompañarlos de la manera más personalizada posible.

Presides Edutech que es un cluster, un hub, de empresas tecnológicas, de centros educativos y editoriales… Cuéntanos, ¿en qué os encontráis trabajando, ¿cuáles son vuestros objetivos y qué acogida está teniendo por parte del sector educativo?

La iniciativa de Cluster Edutech nació en Cataluña en 2013, en la que entramos a participar en 2015 y, en 2017, con una nueva junta directiva, y en la que tomamos dirección por dos años. Me gusta muchísimo, porque tratamos de crear un espacio de trabajo conjunto. Siempre digo que, en educación, trabajar en equipo multiplica mucho más que en cualquier otro lugar y eso es lo que intentamos. Somos unas ochenta instituciones, en las que hay empresa privada: del ámbito tecnológico tenemos a Amazon, Google, Microsoft, Telefónica, Samsung y Epson; también empresas de contenido, como Planeta, Vicens Vives, Educamos, entre otros. Lo más importante para mí que es donde estamos creciendo, desde que lideramos como junta, estamos incorporando centros educativos, instituciones y agrupaciones, tanto concertadas, como privadas y públicas, así como facultades de Ciencias de la Información. El gran objetivo de Edutech es que entre todos se superen las barreras que los profesores encuentran, en el día a día, en sus aulas para poder continuar innovando.

Para finalizar, ¿cómo visualizas el mejor colegio del mundo?

Es una pregunta bien difícil. Si contesto desde un punto de vista realista, de mi día a día, y menos disruptivo… Me imagino un centro educativo con un enfoque más competencial, con una priorización curricular mucho más estricta, con unos profesores que poseen una formación continua, con recursos suficientes, con autonomía de los centros para poder decidir y, por supuesto, con tecnología.

Para escuchar la entrevista completa de Víctor Núñez al presidente de Edutech Cluster, Pablo Lara, puedes acceder al sexto programa de RADIO ÉXITO EDUCATIVO, disponible tanto en Spotify y iVoox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here