Cómo superar la ansiedad por separación de padres e hijos en el inicio del curso

ansiedad por separación

Comienza un nuevo curso en las guarderías y escuelas infantiles, y con él llega la ansiedad por la separación de padres e hijos. A pesar de que los padres suelen ser los que más ansiedad sufren por este motivo, esos sentimientos pueden transmitirse a los niños. En ese sentido, Eva Sánchez, coordinadora de Alaria Nuevos Ministerios, explica que eso genera que el niño se ponga “en un estado de alerta. Si mi mamá me deja aquí con miedo es porque este lugar no es seguro, por lo que yo no me quiero quedar. Luego, al rato, se les suele olvidar y se duermen o se distraen o juegan con otros niños, dependiendo de la edad”.

Aún así, los primeros días, cuando no se altera uno, se altera el otro, incluso lloran por contagio emocional, es decir, que no saben muy bien por qué lloran pero lloran por si acaso, lo que hace de la primera semana una auténtica locura. “Nosotras ya tenemos mucha experiencia y estamos acostumbradas a lidiar con ese primer mes, que llamamos de adaptación, con mucha paciencia y cariño, tanto con los niños como con las familias, que suelen tener mil inquietudes, creando ese nuevo vínculo de apego para que vean por sí mismos que la escuela es un lugar seguro. Entonces, es cuando ese trabajo de familia y escuela empieza a funcionar”.

Diferencias por edad: los bebés se adaptan muy bien y muy rápido

En cuanto a la adaptación de los bebés, ésta suele ser más rápida que la de los niños más mayores, ya que pronto se acostumbran a las rutinas y asociaciones entre actividades. Tras los primeros, y más complicados años, los niños experimentan una evolución que permite a las profes de trabajar las bases emocionales que trabajaron en los cursos previos, pues la mayor parte de los alumnos de segundo ciclo (3-6 años) ya conocen la escuela y el cambio de actitud desde el primer momento de curso es una garantía para los padres. “A partir de 3 años, nuestros alumnos entran con alegría desde el primer día: conocen la escuela, manejan las emociones básicas (gracias a un programa específico de Filosofía para Niños enfocado a la Educación Emocional) y ven a personas (adultos y niños) con las que han conectado previamente a través del juego. ¡Ven a sus amigos! ¿Cómo no se van a alegrar?”, explica la  coordinadora de Alaria Nuevos Ministerios.

“A pesar de lo que pueda parecer, los bebés no son los que más periodo de adaptación necesitan, pues pronto se acostumbran a las rutinas y asocian que detrás de una actividad viene otra y luego la siguiente, su cuerpo se acostumbra a las rutinas y entonces todo va sobre ruedas. Cuando son más mayores, echan más de menos a sus padres y han descubierto fórmulas de manipular a los adultos para conseguir lo que quieren, y las utilizan, claro -dice-. Sobre todo, si ven a los padres intranquilos”, concluye.

En esta escuela, no se consideran una “guardería”, sino un centro educativo que ofrece un proyecto propio y personalizado para estimular el desarrollo de habilidades en los niños. Además, cuentan con ambos ciclos de Educación Infantil (Primer Ciclo de 0 a 3 años y Segundo Ciclo de 3 a 6 años), lo que les permite trabajar con una amplia gama de edades y necesidades.

Ignacio Grimá, director de Alaria Escuelas Infantiles al que pertenece Alaria Nuevos Ministerios y presidente de la sectorial de escuelas infantiles privadas, aclara que no son “guarderías” porque “aquí no guardamos niños; les educamos” con un proyecto educativo que se va ajustando a la realidad del día a día y a la evolución de nuestros alumnos, a sus necesidades e intereses”. “Los padres nos dejan al cargo de sus hijos y nosotros tratamos de asegurar su seguridad, su felicidad y el desarrollo de sus habilidades, con las premisas planteadas por el currículo de Educación Infantil, por lo que siempre defendemos que somos una escuela infantil”, que en el caso de Alaria abarca ambos ciclos de Educación Infantil: el primero de 0 a 3 años y el segundo de 3 a 6 años.

Por tanto y aunque la vuelta al cole en las guarderías y escuelas infantiles pueda generar ansiedad por separación tanto en padres como en hijos, con paciencia, cariño y un proyecto educativo en el que basarse, se puede lograr una adaptación exitosa y una experiencia positiva para todos.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí