Pedagogía de la samaritanidad

Pedagogía de la samaritanidad

El proyecto educativo de Jesús fue formar personas compasivas y misericordiosas, comprometidas en la construcción de un mundo solidario, justo y fraterno.

Jesús nos quiso mostrar en la parábola del Samaritano compasivo y misericordioso, la responsabilidad de todo ser humano frente al mundo injusto y excluyente. En ella delineó una síntesis maravillosa de su itinerario pedagógico: en la situación real de un mundo que excluye y mata (contexto del acto educativo), el Samaritano compasivo y misericordioso se aproxima a quien ha sido víctima (sujeto educativo), con el propósito de rescatar la dignidad del ser humano y devolverle la vida y recuperarla plenamente (finalidad educativa), y realiza un conjunto de acciones tendientes a alcanzar su propósito (método educativo).

Cuando el maestro de la Ley quiso evaluar a Jesús como maestro no oficial, con la pregunta capciosa: “Maestro: ¿qué debo hacer para ganar la vida eterna?”, y queriendo luego justificarse por la pregunta que le había hecho, le vuelve a interpelar: “¿Y quién es mi prójimo?, Jesús le respondió con el maravilloso icono de la parábola del Samaritano compasivo y misericordioso” [1] en la cual hace ver, por una parte, la maldad a la que puede llegar el ser humano que despeja y mata a su semejante; la indiferencia ante el sufrimiento del hermano abatido por parte aún de personas religiosas consagradas al culto; como también la acción compasiva y misericordiosa de un hereje samaritano que encarna la autenticidad más profunda del ser humano y su vocación divina, y la manera efectiva de vivir radicalmente el mandamiento nuevo del amor.

De esta manera, Jesús Maestro presenta la solidaridad como el sentido más pleno de su actuar y de su acción educativa, como pedagogía del amor, así como el auténtico ser humano que se configura con el ser de Dios. Esta parábola se convierte en un verdadero paradigma pedagógico de cómo educar evangélicamente en la solidaridad, desde la pregunta: ¿Cómo educaba Jesús para la solidaridad?

Para más información:

PERESSON, Mario Leonardo, 2012, A la escucha del maestro, Bogotá, Colombia, 2012.

Por Óscar A. Pérez Sayago, secretario general de la CIEC.

[1] Cf. Lc 10,29 – 37.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí