Pere Marquès (DIM-EDU): “Bien utilizada, la IA podrá ayudar a reducir el fracaso escolar”

La importancia de la innovación en la educación es fundamental en la sociedad actual, marcada por un rápido avance tecnológico y cambios constantes. La innovación no solo se refiere a la implementación de tecnología en el aula, sino a la capacidad de adaptar y mejorar continuamente los métodos pedagógicos y el currículo escolar para satisfacer las necesidades cambiantes de los estudiantes y prepararlos para un mundo en constante evolución.

En primer lugar, la innovación en la educación fomenta la motivación y el compromiso de los estudiantes. Las técnicas educativas tradicionales a menudo pueden resultar monótonas y desinteresantes, lo que puede llevar a la desconexión de los estudiantes. La incorporación de enfoques innovadores, como el aprendizaje basado en proyectos, la gamificación y el uso de herramientas digitales, puede hacer que el proceso de aprendizaje sea más atractivo y relevante.

Además, la innovación en la educación promueve la adquisición de habilidades del siglo XXI, como el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la comunicación efectiva y la colaboración. Estas habilidades son esenciales en un mundo donde la información fluye de manera rápida y global, y donde los trabajos del futuro requerirán un conjunto diverso de competencias.

La personalización del aprendizaje es otro aspecto clave de la innovación en la educación. Cada estudiante es único, con sus propias fortalezas, debilidades e intereses. La tecnología y las metodologías innovadoras permiten adaptar la enseñanza para satisfacer las necesidades individuales de los estudiantes, lo que aumenta la eficacia del proceso de aprendizaje.

Por último, la innovación en la educación prepara a los estudiantes para enfrentar los desafíos del futuro. Los avances tecnológicos, la globalización y los cambios en el mercado laboral requieren que los individuos sean flexibles, adaptables y dispuestos a aprender de manera continua. La educación innovadora les proporciona las habilidades y la mentalidad necesarias para prosperar en un mundo en constante cambio.

En resumen, la innovación en la educación es esencial para mejorar la calidad de la enseñanza, motivar a los estudiantes, desarrollar habilidades relevantes y preparar a las generaciones futuras para un mundo en constante evolución. Es un elemento clave para garantizar que la educación siga siendo un motor de progreso y desarrollo en la sociedad moderna.

En este contexto opera la red social de educadores DIM-EDU, comprometida con lo más innovador en torno a la educación y con cuyo director, Pere Marquès, conversamos en esta entrevista concedida a ÉXITO EDUCATIVO.

¿Qué es el Grupo DIM-EDU?

Actualmente DIM-EDU es una red social educativa que conecta más de 25.000 agentes educativos de todo el mundo, especialmente España y Latinoamérica; de ellos, 15.000 son participantes activos en algunas de sus actividades y 5.000 están inscritos en la red.

Su objetivo es promover la innovación educativa orientada a la mejora de la calidad y la eficacia de la formación que ofrecen los centros docentes, y así contribuir al desarrollo integral de los estudiantes y al bienestar de las personas y la mejora de la sociedad.

¿Cuál es el ‘estado de la cuestión’ de la innovación en la educación española?

Desde nuestra perspectiva es bastante bueno, aunque aún hay mucho por hacer. Y por ello desde el “Proyecto Centros Innovadores” realizamos diversas jornadas y actividades formativas para promover innovaciones educativas que mejoren la calidad y eficacia de la formación que ofrecen el profesorado y los centros.

En este marco, y con el fin de disponer de una guía para ello, en la Red Educativa DIM-EDU hemos realizado un estudio con el apoyo de más de 700 centros innovadores y de referencia, que nos ha permitido construir un modelo sobre “el nuevo paradigma educativo de la Era Internet, que sintetiza las principales actuaciones que deberían realizar los centros docentes para “estar al día”. Incluye 17 aspectos clave a considerar, repartidos en 7 ámbitos: currículum, tutoría y personalización, actividades e innovación, implicación del alumnado, familias y entorno, espacios y recursos (incluye la tecnología), organización,

¿Observan aún resistencias entre los cuadros docentes más maduros a implementar innovadoras herramientas educativas?

Estas resistencias se van reduciendo considerablemente. Por una parte, el profesorado ha ido adquiriendo unas competencias digitales que les facilitan la aplicación de las nuevas metodologías y actividades asociadas a las nuevas herramientas tecnológicas; y, por otra parte, la clara apuesta de la LOMLOE por un currículum centrado en las competencias deja claro que la etapa de la escuela memorística con un currículum organizado en los contenidos a memorizar ha terminado.

En cualquier caso, es necesario que los centros planifiquen sus procesos de innovación/transformación educativa mediante planes a 3 o 5 años, que proporcionen una formación adecuada al profesorado para que pueda adquirir las competencias que necesita para aplicar los cambios metodológicos que se pretenden.

Si se hacen bien las cosas, y el profesorado ve que puede aplicar las innovaciones bien (porque tiene las competencias y recursos adecuados) y ve que los cambios que se están realizando dan buenos resultados y mejoran los aprendizajes de los alumnos, desaparecerán las resistencias.

Nadie duda de que las nuevas tecnologías vinieron para quedarse, por supuesto, también en la educación, pero ¿puede estar en riesgo, por esa misma razón, el acento más humano de la docencia, aquel que se rige por unos determinados valores, la intuición, la adaptación emocional…?

En absoluto, si las utilizamos bien. Las tecnologías nos aportan instrumentos que están a nuestra disposición para facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje. Pero hay que utilizarlas bien, o de lo contrario generarán distracciones, nos harán dedicar tiempo en actividades de poco potencial educativo…, y en definitiva empeoraremos la eficacia y la calidad de la formación que ofrecemos a los estudiantes.

Y esto no solo pasa con las TIC. Como sabemos bien, un uso abusivo o inadecuado del libro de texto puede reducir las interacciones entre alumnos y con el profesor, reducir las oportunidades de desarrollar la creatividad y las habilidades para la resolución de problemas, de aplicar juicio crítico…

¿Hay que tenerle temor a la inteligencia artificial en lo que concierne a la educación?

Como hemos dicho, hay que utilizarla adecuadamente. La IA, como lo fueron los ordenadores primero e Internet después es una tecnología disruptiva que en pocos años modificará casi todas las actividades humanas provocando cambios radicales en la cultura y la sociedad.

Es muy poderosa, nos puede ayudar mucho, pero sí, hay que temer utilizarla mal, porque sus efectos pueden ser muy negativos, como pasa con la adicción a los videojuegos o las redes sociales, la infoxicación…

Porque ¿en qué puede beneficiar a la docencia un determinado uso de la IA?

Nos puede beneficiar en muchos aspectos, veamos uno: Cada estudiante podría tener “siempre” a su disposición un “tutor/asesor” IA al que le pueda consultar sus dudas y pedir consejo sobre las actividades que tiene que realizar.

Cuando estén los compañeros y los profesores podrá seguir comentando con ellos sus dudas y sus ideas, pero cuando no estén y tenga que hacer una tarea, siempre tendrá a su “asistente/tutor” IA para comentarle sus dudas o pedir consejo. Sin duda, bien utilizada, la IA podrá ayudar a reducir el fracaso escolar, y será una poderosa herramienta para todos en “aprendizaje a lo largo de la vida” que exige la cambiante sociedad en la que vivimos.

¿Cuál es su opinión sobre el concepto de gamificación educativa? Hay quien piensa que educar no es un juego…

Educar no es un juego. La vida no es un juego… ¿o sí? En cualquier caso, la gamificación es un poderoso medio de estimular el interés y la motivación de los estudiantes, y facilita la comprensión de los conceptos y la adquisición de algunas competencias. Sin duda forma parte del repertorio de técnicas de todo buen docente.

Por supuesto, resulta imprescindible en Infantil y Primaria. A partir de Secundaria su utilización será menos intensiva, pero en muchos casos seguirá aportando valor añadido.  Aunque en general la gamificación nos exigirá más tiempo para preparar y gestionar las clases, siempre que sea posible: ¡gamifiquemos!

Imagino que para quien cree firmemente en la innovación educativa memorizar es una práctica poco menos que inútil ¿o no?

No. La memoria está en el “top” de las facultades humanas más importantes, y es necesario desarrollarla.

Lo que resulta una mala práctica hoy en día (no lo era hace 150 años) es el “memorismo”. Hoy en día, como indica el “currículum bimodal” siempre que tenemos que realizar actividades prácticas (cuyo objetivo es el desarrollo de nuestras competencias) podemos utilizar apuntes y otras fuentes de información a nuestro alcance; por lo tanto, ya no es necesario memorizar por ejemplo fórmulas para la resolución de problemas de física, basta con saber dónde encontrarlas y saber aplicarlas bien para resolver los problemas en un tiempo razonable. No obstante, hemos de seguir memorizando un amplio vocabulario, sin el cual no entenderíamos al leer o escuchar lo que nos dicen y no tendríamos palabras para explicar o pensar cosas.

Antes saqué el tema a colación de forma indirecta, permítame que regrese sobre ello ¿Supone un riesgo la tecnificación educativa para eso que llamamos ‘educar en valores’?

No. El riesgo somos nosotros… cuando hacemos las cosas mal. Tengamos más o menos tecnología a nuestro alcance, y siempre desde mi punto de vista, una de las cosas que tenemos que mejorar más en Educación es la “formación en valores”. Hemos de asegurar que TODOS los estudiantes (y los ciudadanos de todas las edades, aprovechando el “life long learning”) adquieren/asumen unos “valores universales” (derechos humanos, ODS…) adecuados para desarrollar su proyecto de vida como ciudadanos libres, buenos, procurando su bienestar y comprometidos con los demás.

Un sistema de valores universales asumidos por todos los estudiantes que, respetando la libertad personal/familiar pueden complementarse con otros valores religiosos, ideológicos…, que sean compatibles con ellos.

Las personas tomamos nuestras decisiones considerando “nuestros valores”. Si estos son inadecuados, nuestras decisiones serán malas y a menudo nos traerán malas consecuencias.

La innovación, por su propia definición, no tiene límites ¿Qué barrera no debería cruzarse en el ámbito de la innovación educativa o no debe haber fronteras?

Nuestro objetivo no es innovar; nuestro objetivo es mejorar la calidad y eficacia de la formación y el desarrollo integral de los estudiantes. Pero para lograrlo hemos de hacer cosas nuevas: hemos de innovar, porque si seguimos haciendo hoy lo mismo que ayer, no habrá cambio, no habrá mejora.

Es decir, la innovación no es el fin, es un medio, y cualquier innovación no nos sirve; solo nos sirven las innovaciones que comprobamos que nos facilitan estas mejoras. Por lo tanto, mientras queramos mejorar, busquemos sin límites innovaciones que nos hagan mejorar.

¿Ayuda a innovar en el aula la última reforma educativa o la acción política sigue yendo un paso atrás?

Como ya he comentado, creo que sí, supone un avance… pero aún queda mucho por hacer.

En cualquier caso, los agentes educativos lamentan tener que adaptar sus centros y su trabajo a los constantes cambios de las Leyes Educativas (8 en democracia). Sugeriría a los políticos que hicieran 2 leyes sobre educación: la “Ley Central”, con el compromiso de no cambiarla en 20 años, en la que consensuaran los aspectos en los que se pueden poner de acuerdo siguiendo las directrices de las Ciencias de la Educación hoy (estructura del sistema educativo, orientación competencial del currículum…), y una “Ley Complementaria”, donde incluirán los aspectos en los que difícilmente se pondrán de acuerdo y que cada vez que cambie el color del Gobierno van a querer cambiar (financiación, inclusión o no de determinados contenidos…). ¿Por qué no?

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí