¿Por qué la Tiza y la Pantalla?

Las hermanas Lara en el programa 'Todo es Mentira'

Durante el estado de alarma general en España, ante la epidemia de coronavirus, las Hermanas Lara nos quedamos en casa y pedimos a todos los ciudadanos que sigan escrupulosamente las medidas que se van indicando en esta situación excepcional. Pasamos la jornada atendiendo nuestras aulas de la UDIMA como si estuviéramos presencialmente en el campus de Collado Villalba, escribiendo artículos y libros, y preparando guiones.

Desde el 16 de marzo, cada día en nuestras redes sociales, compartimos con los seguidores uno de nuestros programas. Precisamente, en la mañana del primer lunes de confinamiento, esta tanda de apoyo de la campaña de concienciación #Quédateencasa, la abrimos con el artículo “El pendiente de William” publicado en ÉXITO EDUCATIVO. Y, gestionando los contenidos de las próximas entregas, fue cuando se nos ocurrió contar a los lectores de “La tiza y la pantalla” por qué elegimos este título para nuestra sección.
Prácticamente desde los 3 años de edad, Laura y María Lara teníamos tres vocaciones: profesoras, escritoras y comunicadoras. Impartíamos clase a las muñecas siguiendo el modelo de nuestra madre, como maestra. Antes de ir al colegio, escribíamos en cualquier cuaderno que halláramos e incluso en las paredes (siempre de nuestras casas, no ajenas). Y, por ello, nuestro padre nos colocó unas pizarras. También nuestra familia nos tuvo que comprar unos micrófonos con los que jugábamos a grabar programas.

Con humildad lo expresamos, en 2005 comenzamos a aparecer en los medios por las 38 matrículas de honor (cada una) en la Universidad de Alcalá. Fuimos Premio Uno de la Universidad de Alcalá, Premio Extraordinario y Primer Premio Nacional de Fin de Carrera en Historia. Es la primera y única vez que han tenido que duplicar el primer premio nacional en una carrera. Después de viajar para culminar estancias docentes en l’École des Hautes Études en Sciences Sociales, de París, entre otros centros de investigación, y de ser profesoras en la Universidad de Alcalá y de Castilla-La Mancha, participamos en la fundación de la UDIMA y, en 2008/2009, pasamos a ser docentes de la Universidad a Distancia de Madrid, donde la pantalla es electrónica y los estudiantes perciben “aulas cercanas”.

Desde 2013 estamos en los medios de forma continua, con la colaboración como historiadoras en RTVE, también en el programa de Juan Luis Cano ‘Las piernas no son del cuerpo’ en Melodía FM (Atresmedia) y en Castilla-La Mancha Televisión en ‘En compañía’, presentado por Ramón García y Gloria Santoro. Y, a partir de enero de 2020, en ‘Todo es mentira’ en Cuatro tenemos nuestra propia sección ‘Vamos a contar verdades’.
A día de hoy, durante el aislamiento por el COVID-19, la tiza y la pantalla son nuestras aliadas. La jornada tiene 24 horas, hay tiempo para trabajar y también para percatarse de que aquellos juegos de niñas actualmente son nuestras vocaciones hechas realidad. El otro día, atendiendo a los medios desde el teléfono, recordábamos aquella mesa de mezclas, e incluso Laura ha vuelto a utilizar la pizarra para preparar esquemas de actividades virtuales.

Tres carreras que, en la cuarentena, seguimos practicando con el rigor de siempre. Jugando desde la infancia aprendes; y trabajando en la vida adulta constatas que lo mejor que pudiste hacer fue elegir como oficio aquello que te encantaría desarrollar cuando fueras mayor. En nuestro caso, tres juegos, tres vocaciones, tres profesiones.

Doctoras Laura Lara y María Lara, Profesoras de la UDIMA, Escritoras Premio Algaba y Académicas de la Academia de la Televisión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here