Por una educación informada en las evidencias científicas

Después de varios artículos centrados en el uso de la Inteligencia Artificial en educación, hoy pasamos a dedicarnos a un punto central de nuestra visión de la educación en general y de la tecnología educativa en particular: lo que ha venido en llamarse Educación Basada en Evidencias (EBE).

¿Y qué es la Educación Basada en Evidencias? Se trata de algo casi de sentido común. No es más que trasladar al campo educativo lo que la medicina viene haciendo desde hace muchas décadas: proponer que se acepten o se promuevan únicamente las prácticas cuya eficacia haya sido probada. Así de sencillo.

Porque, ¿usted aceptaría que un médico innovador le prescribiera un tratamiento no contrastado para tratar su dolencia? Seguro que no. Pero en educación se hace esto continuamente. De hecho por ejemplo el concepto de negligencia médica no tiene equivalente en educación: no existen las negligencias educativas. Pero, ¿es que no hay prácticas educativas que funcionan mejor que otras? Pues sí que las hay.

Investigación y difusión

En distintos países contamos con instituciones que hacen una estupenda labor de difundir la investigación sobre la eficacia y eficiencia de distintas metodologías educativas:

En España este movimiento es aún pequeño y bastante reciente en general. Lo más interesante es:

Ciencia en el Parlamento

En nuestro país probablemente uno de los movimientos más interesantes en la línea de la promoción de la toma de decisiones informada por las evidencias científicas es el movimiento Ciencia en el Parlamento. Comenzó su andadura en el año 2018, y recientemente ha conseguido que la Mesa del Congreso apruebe la puesta en marcha de la Oficina de Ciencia y Tecnología en el Parlamento. Su objetivo es asesorar a los diputados para mejorar la toma de decisiones en diversos ámbitos económicos y sociales.

Uno de los hitos más importantes de este movimiento fue la celebración de las Jornadas de Ciencia en el Parlamento, que se celebraron en el Congreso de los Diputados. Su metodología tiene como base la presentación de evidencias para informar la toma de decisiones por parte del poder legislativo. Puede verse un resumen de los trabajos aquí.

Por nuestra parte, modestamente, apoyamos desde el principio esta iniciativa y conseguimos con la organización, encabezada por Andreu Climent, a quien siempre estaremos agradecidos por ello, que se incluyera la educación basada en la evidencia dentro del movimiento, con presencia destacada.

Desde aquí manifestamos la continuidad de nuestro apoyo. En esta tribuna seguiremos insistiendo en esta línea de trabajo. Y lo haremos además porque es importante para la educación en general, pero con mucha mayor razón para la tecnología educativa. Lo iremos viendo próximamente. No se lo pierdan.

Julián Alberto Martín

La tecnología, ¿mejora la educación?

Sobre el autor

Todas las columnas del autor

Julián Martín
Author: Julián Martín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here