Practicar matemáticas con IA mejora casi dos puntos los resultados académicos

/COMUNICAE/

La Inteligencia Artificial utilizada por Smartick se basa en la premisa de que la educación debe adaptarse al estudiante y no al revés. La personalización de los planes de estudio en función del ritmo y nivel de cada alumno demuestra que se pueden dominar las matemáticas desde una edad temprana y sin brechas de género

¿Hará la Inteligencia Artificial a los alumnos más perezosos?, ¿cambiará su forma de aprender?, ¿ayudará a los profesores?, ¿afectará a su papel? Estas son algunas de las preguntas que ha suscitado la aparición de ChatGPT en la educación, pero la Inteligencia Artificial ya ha demostrado, con millones de sesiones de entrenamientos de matemáticas, que la práctica diaria, como realiza la empresa española Smartick con miles de alumnos al día, mejora las calificaciones académicas. Esta es la demostración de cómo la IA se puede usar para personalizar los deberes de matemáticas y ajustarlos al nivel preciso de cada alumno.

En este sentido, el análisis diario de dos millones de ejercicios que realizan sus decenas de miles de alumnos de todo el mundo permite a Smartick proporcionar un plan de estudios personalizado desde la infancia y facilitar el dominio de las matemáticas. Los alumnos que pueden avanzar más rápido lo hacen y los que precisan refuerzo, lo obtienen. Con una corrección sin sesgos, objetiva y automática que permite saber, por ejemplo, que no hay diferencias de rendimiento entre niñas y niños.

Los resultados lo demuestran. Los estudiantes que siguen Smartick alcanzan una puntuación promedio de 8,14 en el colegio (equivaldría a 592 en la escala utilizada por las pruebas internacionales). Lo que representa una mejora de 1,78 puntos en comparación con el 6,4 obtenido por los escolares españoles, según el último informe de TIMSS. Estos resultados los situarían en los primeros puestos, junto a Singapur, Corea, China y Japón.

Además, personalizar los planes de estudio en función del ritmo y nivel de cada alumno demuestra que se pueden dominar las matemáticas desde una edad temprana sin brechas de género (las niñas obtienen apenas dos décimas menos que los niños: 7,9 vs 8,1). El buen rendimiento en matemáticas desde la infancia se ha revelado como la mejor vacuna contra el fracaso escolar: los niños que van bien en matemáticas van bien en el colegio.

La IA de Smartick se basa en la premisa de que la educación debe adaptarse al estudiante y no al revés. Gracias a su algoritmo y un exhaustivo análisis de datos se ajusta al ritmo y al nivel de habilidad de cada estudiante, garantizando que los problemas presentados sean lo suficientemente desafiantes para mantener su interés, pero no tan difíciles que se sientan abrumados.

Esta personalización va más allá de simples problemas matemáticos. Con la incorporación de problemas de lógica para desarrollar habilidades de pensamiento crítico y sesiones de codificación para introducir a los niños en el mundo de la programación, Smartick ofrece una experiencia de aprendizaje integral.

Todos los elementos del método, desde el algoritmo hasta los fundamentos didácticos, están basados en rigurosas investigaciones científicas e incorporan las mejores metodologías mundiales como Método Singapur, ábaco holandés o el Método Montessori. Esta dedicación a la evidencia científica asegura que Smartick no solo es efectivo, sino que también es capaz de adaptarse y evolucionar basándose en los últimos descubrimientos en el campo de la educación y la psicología.

Las matemáticas dominan el actual panorama académico en España. De las 10 carreras con la nota de corte más alta, 7 están directamente relacionadas con las matemáticas. La metodología de Smartick está respaldada por rigurosas evidencias científicas y personalizada para cada estudiante, de esta forma, busca eliminar el miedo a las matemáticas. Las carreras más demandadas incluyen también otras disciplinas vinculadas con los números, como la ingeniería y la informática. Además, con una tasa de empleabilidad del 96,1%, los graduados en matemáticas tienen casi garantizado un empleo.

Para los fundadores de Smartick, Javier Arroyo y Daniel González de la Vega, “queremos transformar el modo en que los niños interactúan con las matemáticas, eliminando la necesidad de estas horas practicando y optando por sesiones cortas, pero intensas. Creemos firmemente en la importancia de dominar las matemáticas, que son los estudios más deseados actualmente. Esto no sólo mejora las habilidades de resolución de problemas y pensamiento lógico, sino que también abre puertas a empleos futuros garantizados”.

Fuente Comunicae