Prohibición del uso de móviles en el aula: una tendencia creciente en el mundo

Prohibición del uso de móviles en las aulas

El uso de teléfonos móviles en los niños y adolescentes ha generado un debate internacional sobre su lugar en el entorno educativo. A medida que la tecnología se arraiga cada vez más en nuestra vida cotidiana, los colegios de todo el mundo están tomando medidas para limitar la influencia de estos dispositivos en el aula. En medio de la polémica, analizamos la tendencia creciente de prohibir el uso de móviles en el aula, examinando las implicaciones de esta medida en diferentes países y explorando las diversas perspectivas que rodean este movimiento.

El debate sobre la prohibición del uso de móviles en el aula ha aumentado en los últimos años. Mientras que algunos argumentan que los teléfonos móviles son una distracción y pueden afectar negativamente el rendimiento académico de los estudiantes, otros sostienen que pueden ser una herramienta de aprendizaje útil si se utilizan de manera adecuada.

En 2017, la revista Applied Cognitive Psychology publicó las conclusiones de un experimento que dividió a varios estudiantes en cuatro clases: una en la que se permitía el uso del móvil, otra en la que se permitía pero no se utilizaba, una tercera en la que se retiraban los móviles y una cuarta en la que no se daba ninguna directriz. Los resultados del experimento demostraron que los estudiantes que mejor respondieron al test posterior fueron, con diferencia, aquellos a los que se les había confiscado el teléfono.

La prohibición del uso de móviles en el aula  se extiende por los países europeos

Los Países Bajos anunciaron en julio pasado un plan para prohibir el uso de teléfonos móviles en las aulas de secundaria. Esta decisión se tomó debido a la creencia de que estos dispositivos pueden representar un obstáculo y una distracción para el aprendizaje. Además de los teléfonos móviles, la prohibición también se extiende a las tabletas y a los relojes inteligentes.

Los Países Bajos no son los únicos que han implementado una prohibición de este tipo. Francia, Italia, Grecia, Suecia y Finlandia también han vetado el uso de teléfonos móviles en las aulas. Por ejemplo, y según recoge The Guardian, un pueblo en Irlanda ha logrado prohibir el acceso a los teléfonos móviles a menores de 12 años. Esta iniciativa ha demostrado que la restricción del uso de la tecnología puede reducir los niveles de ansiedad y mejorar el rendimiento escolar.

En Francia, el gobierno implementó una prohibición total del uso de móviles en el aula para los estudiantes menores de 15 años en 2018. Esta medida, incorporada en su Código de Educación, fue tomada con la intención de reducir las distracciones en el aula y fomentar la interacción social entre los estudiantes.

Italia fue uno de los pioneros en implementar esta medida ya en 2007. Sin embargo, a finales de 2022, tuvo que recordar a las escuelas la existencia de esta prohibición. Ese año, el gobierno italiano envió una circular a todas las escuelas del país, recordándoles la prohibición existente del uso de teléfonos móviles en las aulas. Sin embargo, la norma permite algunas excepciones, como el uso de teléfonos móviles con autorización del profesor.

En el Reino Unido, no existe una normativa nacional que prohíba el uso de móviles en las aulas. Sin embargo, según los informes, el 98% de las escuelas del país han implementado sus propias restricciones internas sobre el uso de estos dispositivos.

En Alemania, la decisión de permitir o no el uso de teléfonos móviles en las aulas se deja a las diferentes regiones del país.

¿Y en España?

En países más descentralizados como España, la competencia educativa es de cada comunidad autónoma y las normas deben ser implementadas por separado. Aquí, hasta tres comunidades autónomas ya han prohibido el uso de móviles en las aulas, mientras que en otras comunidades la decisión se deja en manos de cada escuela. Castilla-La Mancha, Galicia y la Comunidad de Madrid son las regiones donde se ha implementado medidas para restringir el uso de teléfonos móviles en los espacios educativos.

El impacto en los estudiantes universitarios

El problema de la distracción causada por los teléfonos móviles no se limita a los colegios. Un estudio publicado por la Western Carolina University en 2015 analizó la comprensión de un grupo de estudiantes de primer año de Psicología. Los resultados mostraron que aquellos que enviaban mensajes de texto durante la clase obtenían calificaciones significativamente más bajas que aquellos que no utilizaban el móvil.

¿Cómo afectaría la prohibición de los teléfonos móviles en los colegios?

La prohibición del uso de móviles en las aulas ha tenido un impacto significativo en la dinámica de la clase. Algunos informes sugieren que estas medidas han resultado en una mejora en la concentración de los estudiantes y un aumento en el rendimiento académico. Sin embargo, también ha habido críticas sobre si estas prohibiciones son prácticas y efectivas a largo plazo.

1. Beneficios de la prohibición

Algunos estudios sugieren que la prohibición del uso de teléfonos móviles en las aulas puede tener un impacto positivo en el rendimiento académico de los estudiantes. Por ejemplo, un estudio de la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres concluyó que la prohibición del uso de teléfonos móviles en las aulas en Inglaterra resultó en un aumento en el rendimiento académico de los estudiantes. Además, la prohibición puede ayudar a reducir el ciberacoso en las escuelas y a proteger la privacidad de los estudiantes.

2. Críticas a la prohibición

Por otro lado, hay quienes argumentan que la prohibición del uso de móviles en las aulas puede no ser la solución más efectiva. Algunos sostienen que en lugar de prohibir estos dispositivos, las escuelas deberían centrarse en enseñar a los estudiantes a utilizarlos de manera responsable.

Además, hay preocupaciones sobre si las prohibiciones son prácticas, ya que muchos estudiantes tienen teléfonos móviles y pueden ser difíciles de controlar. También se ha señalado que las prohibiciones pueden ser difíciles de implementar y hacer cumplir.

Los expertos opinan sobre la prohibición del uso de móviles en el aula

Una de las grandes defensoras de la prohibición de dispositivos electrónicos en las aulas es Catherine L’Ecuyer, experta y divulgadora en educación. Según declaraciones de L’Ecuyer en The Objective, las tabletas y los móviles nunca deberían haber entrado en las aulas de los colegios, excepto para las clases de tecnología. L’Ecuyer sostiene que existen numerosos estudios que señalan los efectos negativos de las pantallas, tales como la pérdida de atención, la impulsividad, la disminución del vocabulario y la interferencia en el proceso de lectura y escritura.

En el lado contrario, hay quien piensa -como María Lázaro Ávila, profesora universitaria y autora, entre otros libros, de ‘Redes sociales y menores. Guía práctica’ (Anaya Multimedia, 2020)- que no es del todo acertado demonizar al móvil y a las redes sociales, ámbito en el que más se mueven los menores, y en una entrevista concedida a ÉXITO EDUCATIVO proponía autorizar que estos hagan uso de sus dispositivos en clase, eso sí, con normas, bajo la tutela del docente y siempre con fines educativos.

María Lázaro invitaba a reflexionar sobre las consecuencias de excluir los teléfonos móviles en los colegios y no fomentar un uso responsable de los mismos. En su opinión, si se prohíbe el uso de los móviles en las aulas y se asocia el móvil únicamente con el ocio, se estaría limitando el potencial educativo de estos dispositivos. Según Lázaro, es posible utilizar los móviles con fines educativos en determinados momentos y actividades pedagógicas, siempre y cuando se establezcan normas claras para su uso en el aula. Además, considera que la introducción del móvil en los colegios debe ser gradual y adaptada a las diferentes etapas educativas.

Entonces ¿móviles en los colegios ¿sí o no?

La prohibición del uso de teléfonos móviles en las aulas es un tema complejo y polarizante que puede tener un impacto significativo en la educación de los niños y adolescentes.  Mientras que algunos ven los teléfonos móviles como una distracción y una amenaza para el aprendizaje y el bienestar de los estudiantes, otros ven en ellos una oportunidad para integrar la tecnología en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Lo que esgtá claro es que la tecnología es una parte integral de nuestras vidas y no se puede ignorar en el contexto educativo. En lugar de prohibir su uso, muchas son las voces que abogan por centrarse en ver cómo podemos enseñar a los niños y adolescentes a usar la tecnología de manera responsable y efectiva.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí