Qué pueden enseñar los centros educativos ante las “fake news”

Cómo detectar las fake news
Cómo detectar las "fake news" es la base de un conocimiento sólido

Ante la proliferación de noticias falsas, popularizadas en Internet con el nombre de fake news, los centros educativos deben enseñar cómo detectarlas. Muchos jóvenes tienden a informarse excluisvamente por redes sociales como Instragram, Facebook o Twitter. La mayoría de los conocidos como millenials (de 18 a 34 años) afirman que Facebook es su principal fuente de noticias, según Media Insights Project. Los medios de comunicación, cuyo trabajo es informar, quedan excluidos de sus lugares de visita en internet.

Ahora bien, estas redes sociales no son generadores de noticias, solo son contenedores y distribuidores de noticias. En ellas pueden encontrarse, a la vez, noticias difundidas por medios de comunicación y noticias inventadas o falsas. Las redes sociales están diseñadas para difundir información a gran velocidad, sin considerar quién es su autor o si es verdad lo que figura en ese contenido.

A esta situación se suma, la falta de capacidad crítica de los adolescentes. Son poco hábiles para discriminar las noticias verdaderas de las falsas.

Un 82% de los estudiantes de enseñanzas medias son incapaces de distinguir entre anuncios y noticias verdaderas en una web, según un estudio reciente de Stanford. Ello obliga a enseñar a los estudiantes la alfabetización mediática y las habilidades para una adecuada investigación.

El peligro de las noticias falsas

Este peligro radica en su capacidad de ser igual a cualquier otra noticia. Sin embargo, la intención de las noticias falsas es engañar deliberadamente a los lectores para que crean en un conjunto de “hechos” en vez de otros.

Los propagadores de noticias falsas elaboran cuidadosamente unos titulares que llaman la atención y atraen a cierto grupo de personas (por ejemplo, los jóvenes) con el fin de obtener el mayor número posible de clics e ingresos publicitarios. O beneficios políticos.

La mayoría de la información encontrada en estas noticias falsas es engañosa, lo que puede llevar a confusión y conflicto en la población general.

Un ejemplo grave y clásico de los daños reales de las noticias falsas es el referido a Hillary Clinton y un restaurante de pizzas de Washington. Una noticia falsa afirmaba que había una cierta relación con una red de tráfico de niños dirigida por Hillary Clinton. La historia se hizo viral hasta tal punto que un padre condujo seis horas hasta el lugar, para disparar con la intención de proteger a esos “pobres niños”. Afortunadamente, nadie resultó herido y no se encontraron niños retenidos contra su voluntad.

Aunque se limite la cantidad de tiempo en Internet y el contenido al que pueden acceder, los niños siempre encontrarán noticias falsas.

La principal causa es la alta rentabilidad de este negocio y la facilitad para producir noticias falsas. Por estas razones, es importante enseñar a los adolescentes cómo diferenciar entre noticias falsas y noticias verdaderas; anuncios y contenido web significativo; y fuentes creíbles y no creíbles. La responsabilidad no reside únicamente en los educadores, pero estos deben estar capacitados para para enseñar estas habilidades.

Cómo frenar las noticia falsas

Las noticias falsas pueden ser difíciles de detectar si se dispone de un conocimiento limitado de Internet y las redes sociales. Los centros educativos se han movilizado para enseñar a los Millennials sobre noticias falsas. Quieren enseñar cómo distinguir entre noticias reales y falsas. Si bien esto puede parecer un tema más para que los docentes lo agreguen a la lista de tareas, es importante reconocer que diferenciar entre información creíble y no creíble es la base para construir una base de conocimientos sólida.

Para detectar noticias falsas, primero debe tenerse en cuenta que la información que está leyendo podría ser falsa. La mayoría de los educadores están de acuerdo en que sus estudiantes no son expertos en utilizar el pensamiento crítico. Incluso muchos desconocerán que existen noticias falsas. Las preguntas clave que los estudiantes deben hacerse ante cualquier noticia nueva son las siguientes:

  • La fuente: ¿Quién es el editor? ¿Publican otra información ampliamente reconocida como precisa e imparcial? ¿Es el autor correctamente atribuido? ¿Hay referencias creíbles? ¿El nombre de dominio o la dirección del sitio web son similares a los de otro sitio web más reconocido (http://www.abc.es vs http://www.abc.co)?
  • La apariencia del sitio: ¿Está el titular en mayúsculas? ¿Tiene una estructura gramatical pobre? ¿Hay demasiada puntuación? ¿Hay un derecho de autor o descargo de responsabilidad? ¿Presenta un diseño muy básico y mal organizado? ¿Hay demasiados anuncios?
  • El contenido: ¿Es creíble? ¿Es demasiado gracioso, demasiado triste, demasiado aterrador, demasiado edificante? ¿Hay detalles en el texto que simplemente no tienen sentido? ¿Utiliza un tono sensacionalista? ¿Solo intentan vender o que se haga clic en una noticia?¿Prometen algo que nadie más puede dar? ¿Cuándo fue publicado o actualizado? ¿Es una historia vieja que parece nueva?

Es importante recordar a los estudiantes que detectar noticias falsas es un desafío y requiere un cierto esfuerzo. Sin embargo, con el tiempo y la experiencia práctica, pueden convertirse en expertos pensadores críticos. Los educadores también deben intentar actualizar continuamente el conocimiento de los estudiantes sobre noticias falsas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here