¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de elegir universidad?

Una vez concluida la EvAU de este curso 2022/23, llega uno de los momentos más trascendentales y, quizás, la primera gran decisión a la que se enfrentan los jóvenes en su carrera estudiantil: ¿Qué grado universitario quiero cursar? Y aún más importante ¿Dónde hacerlo?

Es cierto que esta elección en la mayoría de los casos se hace teniendo en cuenta los gustos y preferencias de cada uno, y menos las destrezas o idoneidad de la universidad elegida para uno u otro tipo de carrera. Incluso la ciudad por la que optemos, su contexto social y cultural, son también factores externos para tener en cuenta antes de decantarnos por una u otra opción. Aunque, como bien sabemos, la primera elección no tiene por qué ser la definitiva, pues la trayectoria universitaria del estudiante es un interesante camino no rectilíneo que les conducirá finalmente hasta su futuro laboral.

Hoy en día el número de grados que ofrecen las universidades se ha multiplicado por diez en comparación con hace algunos años, sólo en la Comunidad de Madrid se ofrecen 452, sin sumar las posibilidades de estudiar en el extranjero que abren todo un abanico de oportunidades, aunque hay países que son más interesantes que otros según los estudios que se hayan elegido. En este sentido, ¿qué deben tener en cuenta los jóvenes para decantarse por una u otra universidad?

Lo primero a valorar es la información previa, conocer los parámetros de acceso a la universidad deseada para focalizar los estudios de bachillerato en alcanzar esos parámetros. La fórmula es sencilla: si quiero estudiar literatura y música tendré que ver qué universidad imparte este grado y cuáles son los parámetros para conseguir una plaza, si voy a necesitar un idioma extra o cómo es la ciudad de elegida, si tiene cierta vinculación con la literatura u ofrece una oferta cultural que complete mi formación.

En numerosas ocasiones, el desencanto con los estudios elegidos está directamente relacionado con la elección de la universidad donde se cursan, porque el contexto, el número de matriculados o la relevancia que se le da a ese grado dentro de la comunidad educativa influye en la percepción de la materia.

No hay que desdeñar, desde luego, el abanico de oportunidades que ofrece la Formación Profesional, una opción a la que, lamentablemente, a muchos estudiantes todavía les suena muy vagamente. En Reino Unido, sin embargo, es una opción muy elegida y respetada, incluso la mayoría de los ingenieros vienen de la formación profesional, pero aquí en España es un concepto que recientemente ha empezado a despuntar.

Es más, en los últimos años, el incremento de solicitudes para cursar estudios de Formación Profesional (FP) en los distintos centros educativos españoles ha aumentado significativamente en parte por las ventajas respecto a los grados universitarios, como la menor duración de los estudios o un enfoque más dirigido al mercado laboral.

Sea como fuere, no hay que olvidar que la educación es aquello que vas a llegar a ser, a lo que aspiras a convertirte, por tanto, por importante que sea esta primera elección, no hay que olvidar que los caminos de la formación son diversos, apasionantes y, a menudo, impredecibles.

Jesús Otero es director técnico del British Council School

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí