Roberto Busquiel (MIAC): “No a prohibir la IA en las aulas, pero sí enseñar al alumno a que haga un buen uso”

Roberto Busquiel es profesor y coordinador de Innovación y Marketing en el Colegio Padre Dehón, así como miembro fundador de MIAC Maestros Innovadores, Alumnos Competentes, y defensor a ultranza de la disrupción, pero, eso sí, con cabeza. Lo innovador no es malo per se, ni debe alterar el normal funcionamiento de un modo de enseñar que prehistóricamente se ha fundado sobre la base del traslado del conocimiento de quien sabe a aquel que precisa aprender. Así que, nada de miedo a innovar, pero tampoco nada de extravagancias. Queremos saber en ÉXITO EDUCATIVO de su iniciativa, y de sus puntos de vista sobre la cosa educativa.

¿Qué es MIAC y a quién se dirige?

MIAC es un entorno de aprendizaje en red formado por un equipo de docentes que, con una gran inquietud y mucha ilusión, nos proponemos diariamente retos adaptados a la educación del siglo XXI. Tenemos un denominador común: ofrecer a la comunidad educativa, una educación adaptada a las exigencias del S.XXI.

También tenemos una larga experiencia en la organización de eventos educativos, desde el año 2018 que organizamos junto a la plataforma EDUCA, nuestro primer Congreso Mundial Educa 2018 en A Coruña hasta hace unas semanas que organizamos nuestro II evento MIAC · Educación en movimiento en Madrid.

Porque ¿qué decirle a aquel docente que sostiene que enseñar es compartir sus conocimientos con sus alumnos, como toda la vida, y dejarse de florituras tecnológicas?

La tecnología es una herramienta muy potente que puede traer muchos beneficios a nivel educativo. Hacer un buen uso de ella, no solo enriquece la competencia digital de nuestro alumnado, también hace que nuestro tiempo de trabajo sea de mayor calidad y más productivo.

Por estos motivos, le diría a este docente, que no estamos en una época de cambios, estamos en un cambio de época y que los caballos siguen existiendo, pero viajamos mayoritariamente en coche, es cuestión de actitud.

Para que nos quede claro ¿qué hemos de entender por innovar en la educación?

Innovar es mejorar en todos los aspectos, ser conscientes de las cosas que no funcionan o están dejando de funcionar, debemos parar, analizar y buscar soluciones para que nuestra actividad se adapte a las necesidades que actualmente tenemos en nuestra sociedad.

Reconocerá que la irrupción de las nuevas tecnologías están ayudando a innovar en este ámbito, pero ¿a cambio de qué riesgos? Por ejemplo, ¿hasta que punto se puede despersonalizar la educación?

Podría hablarte de la Inteligencia Artificial pero no lo voy a hacer ahora, creo que hay una gran cantidad de herramientas tecnológicas que quizá no son tan llamativas como la IA pero que en nuestras aulas se están convirtiendo en imprescindibles para mejorar la calidad de nuestra práctica docente. Los riesgos de las nuevas tecnologías se producen cuando se hace un mal uso de ellas, motivo suficiente para educar la competencia digital desde bien pequeños en los colegios y en el hogar y así evitaremos muchos conflictos.

¿Y qué me dice de la inteligencia artificial, de ese empeño de algunos alumnos porque sea ella la que haga sus trabajos? ¿Cómo enfrentar esto?

Ahora sí que voy a hablar de la IA, pero desde un punto de vista más crítico. Como todo, se debe educar, ya nos pasó cuando llegaron las RRSS, en educación es importante analizar los pros y los contras de la IA. Está claro, que la IA ha venido para quedarse y como todas las innovaciones que llegan en educación, debemos acogerlas y sacar el máximo provecho para hacer un buen uso de ellas. Ante esto, ¿debemos prohibir la inteligencia artificial en las aulas? Yo creo que no, debemos enseñar y guiar a nuestro alumnado para que haga un buen uso, para sacarle el mayor rendimiento y hacer de esta, una herramienta que ayude a enriquecer nuestro trabajo y por supuesto el de nuestro alumnado.

En su web, donde se explica en qué consiste el proyecto que fundó, se emplea mucho, obviamente, la palabra cambio ¿tan mal estaba la cosa en la educación que había necesidad de darle una vuelta, o, al menos, una pensada?

Por supuesto que no estaba tan mal, pero en MIAC, siempre hemos creído que en educación, nunca hay que dejar de aprender, por el simple motivo de que todo cambia y debemos adaptarnos a esos cambios no solo en las escuelas, en la vida, en la sociedad. Podemos decir que la educación ni siempre está tan mal ni siempre está tan bien, siempre hay algo que podemos mejorar o enriquecer.

¿Ayuda a la innovación y al cambio la LOMLOE o es más de lo mismo, ya sabe, una reforma educativa más?

La LOMLOE, desde mi punto de vista, tiene muchas cosas buenas, se le da una gran importancia al aprendizaje competencial y a la evaluación formativa. También pone el foco y empodera a nuestro alumnado provocando un pensamiento más crítico, a que aprenda a trabajar en equipo, y sobre todo, a que su aprendizaje sea más activo y significativo. Pero todo esto hay que aterrizarlo en las escuelas, y en todos los docentes, incluso los más reticentes, ese es nuestro gran reto para que este cambio sea real.

En su calidad de experto ¿Cómo ve a los chavales? ¿Encuentra motivación, le diría que hasta ganas de aprender… o medio qué?

Yo veo un alumnado muy motivado, con muchas ganas de aprender, pero esa motivación y ganas de aprender deben ser provocadas por los docentes, un maestro innovador hace a un alumno competente, haciendo alusión a nuestro nombre, MIAC. El camino no es fácil pero sí que es posible, y hoy por hoy lo que más necesitamos los docentes es ponernos en la piel de nuestro alumnado, con todas sus cosas buenas y también con las cosas no tan buenas, y es que a veces, nos cuesta tanto…

¿Y cómo ve usted a los profesores? Distintos estudios advierten de que emocionalmente andan un poco por los suelos, al menos casi la mitad, y un porcentaje no pequeño hasta con indicios de depresión…

Los docentes andamos como podemos, y es que la burocracia nos está haciendo mucho daño. Muchísimo trabajo sin sentido que en muchas ocasiones, crea estrés, desmotivación, inseguridad, cansancio… y esto no es nada bueno. Hace poco, lanzasteis un estudio junto a Udima y Educar es todo sobre el estado de ánimo de los docentes, y seguro que viendo esos resultados sabéis de qué hablo.

Creo que lo que más necesitamos los docentes es centrarnos en lo que realmente es importante, que son nuestros niños y niñas que tenemos día a día en el aula, enseñar y también aprender de ellos.

José María Toro, dice que de qué sirve que un niño sepa colocar neptuno en el universo si no sabe dónde poner su tristeza o su rabia, y es por ese motivo, porque el que lo que menos necesitamos es papeleo, necesitamos estar fuertes emocionalmente para atender estas necesidades que son las que realmente requieren tiempo y dedicación y están dentro del aula.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí