Sánchez es domingo

Ministry of the Presidency. Government of Spain [Attribution or Attribution]

Nos regaló G.K Chesterton su deliciosa novela “El hombre que fue Jueves” allá por los primeros años del siglo pasado, pero no por ello deja de tener rabiosa actualidad. Una fábula en la que se narraba como la descoordinación y la incompetencia organizativa se desarrollaba hasta límites insospechados.

Para aquellos quienes no la han leído les adelanto, sin ánimo de hacer “spoiler”, que la trama se desarrollaba en torno a cómo Scotland Yard, el más que contrastado y eficiente cuerpo policial británico, en su ánimo de desarticular una supuesta potente célula anarquista decide infiltrar agentes en su cúpula (el Consejo mundial), compuesta por 7 miembros que tenían el nombre en clave de cada día de la semana. Domingo era el líder. Scotland Yard, en un ejemplo de eficacia infinita, pero de descoordinación indescriptible, logra incluir a 7 de sus agentes en esa cúpula, con el “problemilla” de que ni unos (el cuerpo policial), ni otros (los agentes) son conocedores de este particular. Todo ello desemboca en la planificación de un atentado en el que todos los miembros que los están tratando de llevar a cabo son agentes infiltrados y cuyo único ánimo es poder capturar a los anarquistas que en realidad no lo son. Y liderados, claro, por Domingo. También conocido entre sus acólitos como ¨La paz de Dios” (mire usted por donde).

El regreso de nuestro descanso, no podemos llamarlo vacaciones por lo atípico de las mismas y de la situación, ha sido abrupto. Tan abrupto, como incierto y tan incierto, como incomprensible.  Ha llegado la comunidad educativa (profesorado, equipos directivos, resto del personal, familias y alumnos) a sus ciudades de origen sin saber cuáles van a ser las medidas que, para un regreso a las aulas seguro y productivo, se habían propuesto por el Ministerio de Educación, el de Universidades y, también, por supuesto, las diferentes consejerías de las distintas Comunidades autónomas. Un despropósito. Solo algunas comunidades se fueron con los “deberes” hechos antes del verano (que oportuna metáfora, pero que antigua). Comunidad Valenciana, Galicia, Asturias, son algunos de esos casos en los que, al menos, la incertidumbre no ha sido un denominador común en estos primeros días de septiembre.

Escucharemos, que de todo hay que escuchar, que no era posible ni razonable plantear qué medidas se iban a adoptar con una situación tan cambiante. Mentira. Siempre será mejor trabajar y adaptar protocolos ya realizados que dan pautas iniciales que no tener nada. Muchos colegios privados y concertados (no solo); mejor dicho, el personal de muchos de esos colegios se ha dejado la piel y su tiempo en julio para poder tener esos protocolos desarrollados y ya comunicados a las familias, así como todas las medidas previstas para asegurar un reinicio lógico: sanitarias, señalización, tecnológicas, de personal…. Ahora tendrán que adaptarlo a la nueva reglamentación, pero les resultará más fácil. Nos ha dicho también, la Sra. Celaá, que su “protocolo” estaba articulado en junio. Mentira. Del ministerio, en esa fecha, salió poco más o menos que un listado de aspectos a tener en cuenta. Si a eso lo llaman protocolo desarrollado por un comité de expertos (¿cobraron?, ¿existió?, o era como el otro), es entonces lógico pensar que así nos va. De esos polvos, estos lodos.

No debemos dejarnos engañar. Se ha actuado con absoluta indolencia y desconocimiento. Una vez más.

Hoy mismo (02/09/2020) en la Comunidad Autónoma de Madrid, se han formado colas multitudinarias de personal de centros para pasar test rápidos. ¿No se les ha ocurrido hacerlo en los centros, como hemos hecho muchos, para facilitar la labor y evitar aglomeraciones? A lo mejor es mucho pedir.

Concluyo, en todo caso, con el mayor de los errores propiciados desde el Gobierno para hacer que esta vuelta al colegio sea una catástrofe anunciada en muchos centros y que marca la línea divisoria que separa la voluntad de un país que desea, o bien convertirse en uno que prioriza la educación o bien en uno de pubs y discotecas. Lamentablemente, todo esto se resume en una frase que nuestro presidente nos transmitió el 02/07 en la que nos instaba a “salir y perder el miedo”. Hasta el New York Times ha dejado un titular para la posteridad que creo que nos debería hacer pensar: “In Spain, Nigthlife is More Important tan Schools”. Patético.

Es, por todo ello: por la clara dejación de funciones, por la descoordinación evidente, por la catástrofe de planificación, por el despropósito organizativo, por el supeditar las vacaciones de muchos ministros/as, como los de educación, universidades (¿existe?), sanidad, trabajo y seguridad social, unidos a los responsables de las diferentes consejerías de educación (algunas de las cuales han demostrado la misma ineptitud y apatía), por lo que, sin duda: Sánchez es Domingo.

Jaime García Crespo, CEO de Educación y Sistemas

2 Comentarios

  1. Jaime, sensacional el articulo, como anteriores.. Me he permitdo la licencia, de hacérselo llegar a las personas relacionadas con la docencia de agenda . Te trasladeré sus opiniones.
    Un abrazo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here