Save the Children pide al Gobierno que no olvide al alumnado más vulnerable en su plan de refuerzo escolar

Save the Children aplaude el nuevo plan de refuerzo educativo en matemáticas y comprensión lectora anunciado por el presidente, Pedro Sánchez, el pasado domingo, que consiste en menos alumnos por aula, clases en horario extraescolar y formación del profesorado.

La propuesta es una medida de choque tras los malos resultados del alumnado español en el último informe PISA, en el que se mostró un retroceso notable a pesar de situarse por primera vez en la media de la OCDE en matemáticas, comprensión lectora y ciencias.

No obstante, la organización considera que faltan por aclarar “muchos puntos importantes” del plan, como por ejemplo si llega para sustituir al PROA+ y a las Unidades de Acompañamiento y Orientación -dos programas que el Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes puso en marcha en 2021 para reducir el abandono escolar, el primero destinado a alumnado de centros con al menos 30% de estudiantes educativamente vulnerables y el segundo orientado a apoyar al alumnado desde la educación primaria hasta la educación secundaria posobligatoria-, o por el contrario convivirán juntos.

Para la ONG es importante garantizar que los programas de refuerzo escolar que se vayan a implementar se dirijan al alumnado socioeconómicamente más vulnerable. Según Alfonso Echazarra, especialista en educación de Save the Children, “son ellos y ellas los que tienen más dificultades para acceder a programas de refuerzo educativo y los que reciben menos apoyo académico de sus progenitores”.

Así lo demuestra el estudio de la ONG publicado en diciembre tras encuestar a 1.170 de las familias participantes en sus programas. El informe Ser pobre en España. El retrato de las 1.000 familias refleja que algo más de la mitad de los padres –el 53%– y las madres –55%– tienen estudios secundarios, y que uno de cada tres cuenta con estudios primarios como máximo. Eso es cinco veces menor que el nivel de la población general: solo el 7,3% de la población activa tiene un nivel de estudios bajo.

La educación es la principal vía por la que los hijos de familias con pocos ingresos salen de la pobreza, lo que se conoce como ‘ascensor social’. “Sin políticas públicas que apuesten decididamente por acabar con las barreras que impiden romper el círculo de la pobreza, seguiremos condenando a niños y niñas a esta situación”, afirma Echazarra.

El plan anunciado por el Gobierno apuesta decididamente por el refuerzo educativo fuera del horario escolar, cosa que la organización valora muy positivamente. Según el especialista en educación, “las familias con pocos recursos, por lo general, no suelen ofrecer un apoyo académico de calidad a sus hijos e hijas, ya sea por falta de tiempo y de competencias de los progenitores o falta de recursos para contratar a profesores particulares. Se ha demostrado repetidamente que las actividades extraescolares, incluidas las de refuerzo escolar, tienen un impacto positivo en el desarrollo socioemocional y académico de los niños, niñas y adolescentes, pero desgraciadamente muchas familias en situación de vulnerabilidad no pueden acceder a ellas”.

Es necesario, por tanto, que el programa de refuerzo escolar preste especial atención a los centros escolares más desfavorecidos para que llegue sobre todo al alumnado en situación de pobreza. Aunque falta por perfilar y detallar el programa, esa parece ser la intención del Gobierno.

Más autonomía para los centros escolares

Por último, la organización considera clave que los centros escolares tengan autonomía para aplicar estos planes de refuerzo, ya que son los mejor posicionados para identificar si funcionan y hacer los ajustes necesarios en caso contrario. Para Save the Children es imprescindible que tengan capacidad de elegir quién imparte los cursos, en qué horarios y con qué metodologías.

El presidente del Gobierno ha subrayado su compromiso de acometer este plan junto con la comunidad educativa, por lo que se reúne este jueves con el Consejo Escolar.

Ampliación de la educación obligatoria hasta los 18 años

Justo hace unas semanas, el Consejo Escolar del Estado proponía la idea de extender la educación obligatoria hasta la mayoría de edad ante el Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes y las autonomías con el objetivo de reducir el abandono escolar en España.

Save the Children cree que la propuesta es positiva, pero pone de manifiesto la necesidad de flexibilizar y ampliar significativamente la oferta formativa en ese tramo de edad para que la extensión sea ventajosa para todo el alumnado.

“Se trata de una política que hay que mantener en el tiempo y que, de aprobarse, es muy improbable que se revierta. El coste será variable en función de las tasas de abandono escolar y el tipo de programas y vías de formación a los que se acojan los y las adolescentes que se encuentren en situación de abandono educativo. Si toda la juventud entre 16-18 años que ha abandonado los estudios recibiera formación, y los costes de formación fueran parecidos a los de Bachillerato y Formación Profesional, podría tener un coste aproximado de unos 500-600 millones de euros anuales”, según Echazarra.

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí