¿Conoces el termómetro emocional? Herramienta básica para medir la autoestima de nuestros hijos

Termómetro emocional

El acoso escolar es un grave problema psicosocial que conlleva consecuencias negativas, siendo un factor de riesgo para el desarrollo de problemas psicológicos y sintomatología psicopatológica tanto en la niñez, adolescencia como edad adulta. En este contexto, la Educación Emocional desempeña un papel clave, no se trata de educar entre algodones, sino todo lo contrario. Es descubrir fortalezas y talentos, educar en la autonomía, la buena autoestima, la responsabilidad y la humanidad.

Cristina Gutiérrez, experta en Educación Emocional y creadora del Método La Granja Ability training center©, responde así a la pregunta realizada por Enrique Escandón, director del Colegio Alameda de Osuna. Según Cristina, “la educación emocional consiste en sacar a la persona que hay escondida bajo la piel de cada uno, en despertar y encender de dentro hacia afuera”.

Dinámicas para hacer en el aula

Para llevar a cabo esto, se recomienda comenzar entrenando la conciencia emocional, dando nombre a las emociones que sentimos, lo que se denomina alfabetización emocional. Una dinámica útil para ello es el termómetro de la autoestima o termómetro emocional.

Este juego consiste en que todos, incluidos los profesores, indiquen su nivel de autoestima en una escala del 1 al 10 y lo marquen con un rotulador antes de empezar la clase cada día. El objetivo es desarrollar la empatía y tomar conciencia de nuestros propios niveles de autoestima, así como de los de los demás. Utilizando esta herramienta, podemos identificar rápida y fácilmente cómo están nuestros alumnos y tomar medidas para evitar que surja cualquier problema. También podemos utilizar esta herramienta para preguntar a nuestros alumnos sobre sus sentimientos y animarles a compartir sus experiencias.

Se recomienda preguntar a los alumnos “del 1 al 10, ¿cómo te sientes hoy?” y realizar esta actividad en el claustro. Puede hacerse a diario o varias veces por semana. Estirar más la actividad preguntando a los alumnos qué les hace sentir de determinada manera también puede animarles a compartir sus pensamientos y sentimientos. También puedes hacer preguntas de seguimiento como “¿Qué te hace sentir un 4 hoy?” o “¿Te gustaría compartirlo?”.

La experta nos habla en este vídeo de otras dinámicas con las que podemos trabajar la educación emocional y así erradicar el acoso escolar.

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí