Un autocontrol deficiente en el uso del móvil conlleva problemas de concentración en clase

person holding silver iPhone 6 with black case

Un trabajo de investigación entre jóvenes españoles y portugueses sobre el uso del móvil refleja que un autocontrol deficiente en el uso del móvil conlleva experiencias como las de dejar de hacer planes por culpa del móvil, tener problemas de concentración en clase o en el trabajo, pasarlo mal al no llevar consigo el móvil, comprobar constantemente el dispositivo para no perderse conversaciones o que otros se quejen de que usamos demasiado el móvil.

Así se desprende del trabajo llevado a cabo por Gonzalo Fernández-Duval y Javier García-Manglano, del Instituto Cultura y Sociedad, Universidad de Navarra; Charo Sádaba, Facultad de Comunicación e Instituto Cultura y Sociedad, Universidad de Navarra, y Tiago Lapa y Gustavo Cardoso, Centro de Investigación y Estudios de Sociología, Instituto Universitario de Lisboa, recogido por El Observatorio Social de la Fundación laCaixa.

Los jóvenes que usan el móvil poco o principalmente para tareas organizativas presentan mayor capacidad de control. Los escapistas y los hiperconectados, en cambio, presentan dificultades de autocontrol en el uso del móvil.

Las asociaciones entre la capacidad de autocontrol y el perfil de uso del móvil son similares en España y Portugal. Sin embargo, destaca una rara excepción: en España, los impetuosos afirman controlar más el uso del móvil (+5%) que la media nacional, lo cual no se observa en Portugal (-3%).

En ambos países, los jóvenes que tienen una relación más sana con su móvil son los que lo usan menos que sus coetáneos para la mayoría de actividades (moderados) y los que recurren a él para organizar sus tareas, para el estudio o para monitorizar su salud (organizados). Los socializadores, en cambio, tienen menos autocontrol que la media, en ambos países. Los escapistas y los hiperconectados son los que, en mucha mayor proporción, presentan en ambos países una fuerte dependencia del móvil.

Los investigadores encuentran en ambos países seis perfiles de uso: dos sin uso prevalente, que están más bien caracterizados por la intensidad de uso (moderado e hiperconectado), y cuatro en los que sí se advierte un uso prevalente (organizado, socializador, impetuoso y escapista).

A partir del estudio llevado a cabo, sobre el que se basa el artículo publicado por la Fundación laCaixa, se aprecian pocas diferencias entre ambos países en los perfiles moderado, organizado, y socializador del móvil.

En cambio, en España, los perfiles impetuosos, escapista, e hiperconectado son más marcados que en Portugal. También en España, los usuarios de perfil impetuoso recurren más a las apuestas y a la pornografía; y los escapistas, a la evasión, el entretenimiento y la búsqueda de afecto e información sobre otros.

En cuanto a la intensidad en los diferentes usos, los moderados (42% en España y 43% en Portugal) recurren al móvil menos que la media nacional. En cambio, los hiperconectados (19% en España y 18% en Portugal) manifiestan un uso relativamente superior a sus coetáneos en todos los ámbitos.

Entre los organizados, predomina la organización, la salud, el estudio y la búsqueda de información (10% en ambos países). Los socializadores (10% en España, 8% en Portugal) se centran en la comunicación y en ver lo que otros hacen (curiosear). Las apuestas y la pornografía son más características de los perfiles impetuosos (10% en ambos países), y la evasión y el entretenimiento, de los escapistas (9% en España y 10% en Portugal).

Por otra parte, la satisfacción relacional es ligeramente mayor en Portugal, para la mayoría de perfiles. Así, los jóvenes de 20 a 24 años presentan niveles de satisfacción relacional similares en España y Portugal. Destaca que la satisfacción con los amigos es, de media y para ambos países, ligeramente superior a la familiar; en segundo lugar, que la satisfacción con la familia y los amigos es habitualmente superior en Portugal.

En general, el perfil socializador es el que acoge más jóvenes satisfechos con sus relaciones. Las diferencias más grandes entre países se advierten en el perfil escapista: en Portugal, el 4% de estos jóvenes están más satisfechos con su familia que en España, y esta diferencia asciende al 7% en el caso de la relación con los amigos.

El estudio llevado a cabo muestra, además, que los jóvenes de perfil socializador son los que más frecuentemente se encuentran satisfechos en ambos países. Sin embargo, el comportamiento de los escapistas es más variado: en ambos países, presentan índices menores de satisfacción con la familia que otros perfiles; en cuanto a la relación con los amigos, superan en satisfacción a los organizados en España, y a todos menos a los socializadores en Portugal.

En otro orden de cosas, la satisfacción con el trabajo o el estudio y el ocio es generalmente mayor en España. A diferencia de lo visto para la satisfacción relacional –ligeramente mayor para el caso de Portugal–, la satisfacción con el trabajo o el estudio y el ocio es mayor entre los jóvenes españoles.

De modo general, también destaca que, tanto en España como en Portugal, la satisfacción con el tiempo libre es menor que con el trabajo o el estudio. Sin embargo, las diferencias entre países son mayores que las observadas en cuanto a la satisfacción relacional.

Los perfiles hiperconectado y moderado son muy similares entre países, aunque el hiperconectado está más satisfecho con su trabajo y ocio que el moderado. No obstante, en otros perfiles las diferencias son mayores. Entre países, la mayor diferencia se halla al comparar la satisfacción con el trabajo de los impetuosos (España, 89%, y Portugal, 77%) y la satisfacción con el ocio de los escapistas (España, 71%, y Portugal, 55%).

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí