Un proyecto de la UC3M busca fortalecer la defensoría universitaria en LATAM

estudiantes universitarios

Un proyecto Erasmus+, denominado BRAVIOO y coordinado por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), trata de poner en marcha o modernizar las oficinas de defensoría universitaria en casi una decena de universidades de Argentina, Bolivia, Chile y Honduras. Esta iniciativa supone un compromiso por mejorar la implementación real y con herramientas de los derechos humanos en el ámbito educativo, según informa la universidad española.

“La idea es que podamos mejorar en el ámbito de los derechos humanos para que todas las comunidades universitarias de estos cuatro países latinoamericanos puedan desarrollarse mejor y tener una mayor facilidad y respeto por las diferentes identidades, culturas, géneros y relaciones que pueda haber en las instituciones”, explica el responsable del proyecto BRAVIOO, Emilio Olías Ruiz, Defensor Universitario de la UC3M.

“Resulta importante que las defensorías universitarias se consoliden en aquellas zonas en las que no lo están, porque suponen un mayor aprecio, respeto y realización de todos los derechos humanos de las sociedades”, recalca el profesor Olías Ruiz, que es catedrático del Departamento de Tecnología Electrónica de la Universidad.

BRAVIOO es un consorcio financiado por la Unión Europea (GA 101129180) que está coordinado por la oficina del Defensor Universitario de la UC3M y en el que también participan, como socios europeos, la Oficina del Defensor Universitario para los Estudiantes de la Universidade da Beira Interior (en Portugal) y la empresa consultora española OpenODS.

Cuenta con ocho universidades latinoamericanas: dos en Argentina (la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Nacional del Nordeste); dos en Bolivia (la Universidad Tecnológica Privada de Santa Cruz y la Universidad Privada del Valle; otras dos en Chile (la Universidad Adolfo Ibáñez y la Universidad de la Frontera); y dos más en Honduras (la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán).

Las tareas del proyecto están orientadas a conseguir herramientas de formación para las entidades participantes, a través de cursos MOOC, que puedan ser fácilmente revisados ​​y actualizados. Además, se elaborarán normas y reglamentos para facilitar la implementación y fortalecimiento de las oficinas de defensoría universitaria.

“La intención es compartir ideas, vivencias y fortalecer vínculos entre las culturas de Europa y de América Latina, con el fin de crear y unificar defensorías en todas las universidades participantes”, añade la Defensora Universitaria Adjunta de la UC3M, María del Mar Sánchez Pinilla.

BRAVIOO (Building Reinforced and Advanced Capacities in Human Rights between Latin American and European HEIs increasing the Visibility and Institutionalization of Ombudspersons Offices) es un Capacity Building High Education dentro del programa Erasmus+, una modalidad de proyectos de cooperación transnacionales entre instituciones de educación superior.

Los objetivos de este tipo de proyectos son, entre otros: modernizar, internacionalizar y facilitar el acceso a la enseñanza superior; incrementar la cooperación con la UE; y fomentar la comprensión y los contactos entre personas, además de propiciar la sensibilización intercultural.

El proyecto cuenta con la colaboración del Servicio de Relaciones Internacionales que, al igual que en otros proyectos Erasmus+, proporciona apoyo en todas las actividades administrativas y financieras en las diferentes fases del proyecto, desde la propuesta y la negociación hasta la gestión y justificación del mismo.

“Además, apoyamos a todos los socios del consorcio para que puedan cumplimentar y cumplir todos los requisitos y obligaciones legales y administrativas que requiere la Comisión Europea”, indica la gestora de este proyecto, Raquel Navalpotro Gil, del Servicio de Relaciones Internacionales de la UC3M.

“El proyecto ha sido muy bien valorado por la Comisión Europea, ha conseguido el máximo en términos económicos (cuenta con una financiación de unos 800.000 euros) y es uno de los pocos proyectos en los que la UE va a admitir cuatro países que no son del ámbito europeo”, señala Emilio Olías. “Esto para nosotros es un reto muy importante pero también una satisfacción enorme”, concluye.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí