Un proyecto estudia cómo abordar las desigualdades en la docencia universitaria desde la interseccionalidad

En las aulas de las universidades coinciden jóvenes de perfiles culturales, étnicos, socioeconómicos o de género muy diversos. Las desigualdades están presentes en el entorno universitario, pero a menudo no se abordan o se hace de una forma monofocal, es decir, teniendo en cuenta sólo un eje de desigualdad, como puede ser el género, que es lo que cuenta con más trayectoria.

El proyecto “Intersectionality in Higher Education (InterHEd)” apuesta por adoptar una perspectiva interseccional, que tenga en cuenta la interrelación entre diferentes categorías sociales como el género, la etnia, la clase social, la orientación sexual o la edad en las experiencias de desigualdad y discriminación.

Desde este enfoque, el objetivo principal del proyecto Erasmus+ InterHEd, coordinado por investigadoras de Centro de Estudios Interdisciplinarios de Género (CEIG) de la Universidad de Vic – Universidad Central de Cataluña (UVic-UCC), es elaborar herramientas para incorporar la interseccionalidad a la docencia universitaria, según informa en una nota.

Esta investigación aplicada en el ámbito universitario parte de la experiencia previa en cómo aplicar la interseccionalidad a las políticas públicas que ya tiene el CEIG y llena un vacío. Si bien la interseccionalidad en contextos de educación superior (principalmente en EE.UU. y Reino Unido) se ha centrado principalmente en la intersección de género, etnia y clase social, se ha investigado poco sobre cómo estas desigualdades interactúan con otras categorías como afiliación religiosa, la edad, la ruralidad, el estatus migratorio, la lengua y el propio posicionamiento del profesorado en los entornos educativos.

De hecho, existen pocos materiales de formación con recomendaciones específicas sobre cómo aplicar la interseccionalidad a la educación superior en el Estado español y en Cataluña y, en este aspecto radica, precisamente, el enfoque innovador del proyecto “InterHEd”.

En este caso, el equipo investigador se centrará en crear e implementar metodologías innovadoras basadas en retos para implicar al personal docente y estudiantes de diversos grupos sociales y disciplinas.

Para integrar la interseccionalidad en la educación superior se trabajará todo lo referente a la docencia: se tendrán en cuenta diferentes dimensiones como la metodología docente, los currículos (que no se basen en patrones etnocéntricos, sexistas, capacitistas, etc.), los espacios de aprendizaje (para ver si son una barrera o no en relación con la posición social de los estudiantes, por ejemplo), la tutorización (para saber si una atención más individualizada al estudiante ayuda o es un obstáculo según el perfil de el estudiante) y la evaluación.

Cuatro universidades europeas

Aparte de la UVic-UCC, el proyecto “InterHEd”, con un presupuesto de 400.000 euros, cuenta con la participación de la Technische Universität de Dortmund (Alemania), la Jagiellonian University de Cracovia (Polonia) y la Universidad Claude Bernard Lyon 1 (Francia). De la UVic-UCC forman parte miembros de tres grupos de investigación —GELTLIHCTRACTE y GEA—, lo que demuestra el carácter interdisciplinario del proyecto.

Dado que la configuración de las desigualdades es diferente en cada una de las universidades europeas que participan en el proyecto y también entre las diferentes titulaciones que se imparten, cada socio trabajará con su profesorado y estudiantado y, al mismo tiempo, se realizará un trabajo transversal.

En el caso de la UVic-UCC, la investigación se llevará a cabo con 32 profesores y con 440 estudiantes de Traducción, Interpretación y Lenguas Aplicadas; Periodismo; Comunicación Audiovisual; Biología y Educación Social, para buscar perfiles de estudiantes variados. Las demás universidades trabajarán con estudios de sociología, deporte, empresa e ingeniería para cubrir, precisamente, los vacíos que existen en estos ámbitos.

Las actividades del proyecto, que tendrá una duración de tres años, hasta septiembre de 2026, incluyen una formación interna de aprendizaje mutuo, grupos de trabajo de estudiantes, grupos de trabajo de profesorado, sesiones de formación para estudiantes, etc.

Según Gloria García-Romeral, socióloga, coordinadora del proyecto “InterHEd” e investigadora del grupo de investigación GETLHIC, la participación de estos docentes y estudiantes es “parte de la metodología de trabajo que permitirá identificar las necesidades para poder ajustar el diseño y la implementación en el contexto y especificidades de cada universidad. Todos los materiales y resultados del proyecto seguirán esa metodología participativa”.

Del proyecto “InterHEd”, se prevé que se deriven diversos recursos prácticos, un informe de metodologías innovadoras, una guía de herramientas sobre la integración de la interseccionalidad en la educación superior, un modelo de formación del estudiantado y un modelo de formación del profesorado, recomendaciones de políticas y una web con recursos de acceso abierto.

“Si nosotros no reflexionamos y no actuamos para abordar las desigualdades que tenemos en el aula en el ámbito docente universitario, lo que hacemos es contribuir a la reproducción de estas desigualdades, que pueden derivarse de muchos factores, desde un entorno socioeconómico más desfavorable hasta una discapacidad, por ejemplo. El objetivo es ir hacia unas instituciones de educación superior más inclusivas”, explica García-Romeral.

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí