Un tercio de estudiantes menores de 13 años reconoce haber consumido alcohol

El 34,6% de los estudiantes de 12 y 13 años reconoce haber consumido alcohol, al menos, una vez en su vida, según el último estudio de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre drogas, un estudio piloto sobre consumo de alcohol y tabaco y posibles adicciones comportamentales, en jóvenes de 12-13 años (1º y 2º de ESO), llevado a cabo de forma simultánea con la encuesta ESTUDES.

Esta prevalencia desciende a medida que se acorta el período temporal analizado (30,6% en los últimos 12 meses y 21,5% en el último mes). La extensión de consumo de esta sustancia alguna vez en la vida y en el último año resultó ser muy similar en los chicos y en las chicas.

Sin embargo, en los últimos 30 días se registra una ligera mayor presencia de consumidores entre los chicos (22,3%) que entre las chicas (20,6%). Esta situación se invierte en el grupo de 14- 18 años donde el consumo de alcohol para todos los tramos temporales está más extendido entre las chicas.

¿Dónde obtienen el alcohol?

Los estudiantes de 12-13 años obtienen mayoritariamente las bebidas alcohólicas en tiendas de barrio (41,6%) y en casa de otras personas (40,8%) o en sus propias casas (33,2%). En todos los tramos temporales y para todos los tipos de consumo analizados se observa, en general, un incremento de las prevalencias entre los alumnos a medida que se hace más frecuente el consumo de alcohol entre sus progenitores.

En este marco, un 37,7% de los estudiantes de 12 y 13 años ha consumido bebidas energéticas en los últimos 30 días, y un 10,2% mezcladas con alcohol.

Estos consumos aumentan a medida que aumenta la edad de los estudiantes, llegando casi a duplicarse en el grupo 14-18 años respecto al grupo 12-13 años, en el caso de las bebidas energéticas mezcladas con alcohol (19,5% vs 10,2%).

Atendiendo al sexo, los consumos tanto de bebidas energéticas solas como mezcladas con alcohol, son superiores entre los hombres que entre las mujeres en ambos grupos de edad.

Daños siendo adultos

Investigadores de la Universidad Francisco de Vitoria, la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad de Oviedo y la Universidad de Málaga demostraron en una investigación que el consumo de alcohol durante la adolescencia se relaciona con alteraciones cognitivas y cerebrales que se mantienen, parte de ellas, en la edad adulta. Los resultados fueron publicados en la revista científica Addiction Biology.

Aunque, de media, alrededor del 80% de los jóvenes españoles entre 14 y 18 años ha bebido alguna vez en su vida y en torno al 2% lo hace diariamente, según datos del Ministerio de Sanidad, rara vez presentan cirrosis hepática u otras enfermedades relacionadas con el consumo de esta droga, que suelen presentarse en los adultos tras varios años de consumo continuado de alcohol.

No obstante, a corto plazo, el abuso de alcohol conlleva el riesgo de sufrir una intoxicación etílica y favorecer conductas de riesgo debido a su efecto desinhibidor que provoca una falsa sensación de seguridad. Por el contrario, “durante la abstinencia, el alcohol se utiliza para aliviar o prevenir los síntomas emocionales negativos, como la ansiedad, la compulsividad o la anhedonia, que surgen en ausencia de la droga”, señala el estudio.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí