España recibe menos universitarios de América, pero los compensa con Europa y África

En el curso 2021-2022, las universidades españolas acogieron a 135.474 estudiantes extranjeros, un 7,8% más que en los años prepandemia (curso 2018-2019). En el conjunto de los estudiantes internacionales de movilidad (credit mobility) se redujo (entre un 29% y 54%) el alumnado procedente de América Latina, el Caribe, EE.UU., Canadá, Asia y Oceanía, y aumentó (en más de un 50%) el proveniente de países europeos que no pertenecen a la Unión Europea y los que provienen de África (sin incluir el norte de África).

Las universidades públicas tienen un mayor número de estudiantes internacionales, (91.985) y superan en más del doble la cifra de las privadas (43.489); sin embargo, proporcionalmente, el alumnado extranjero representa el 18,82% del total de las universidades privadas y el 7,85% de las públicas, según el último Informe CYD 2023 sobre el nivel de internacionalización de la universidad española.

Por comunidades autónomas, en el curso 2021-2022, Navarra (20,45%), Cantabria (13,5%) y Castilla y León (12,9%) fueron las comunidades autónomas con más porcentaje de estudiantes internacionales matriculados.

Por otro lado, en el curso 2021-2022 aumentó un 5% el número de alumnos españoles matriculados en programas de movilidad respecto al curso 2018-2019: 54.163 estudiantes se matricularon en universidades extranjeras, un 78% de ellos en otro país de la UE.

Más datos. En el curso 2020-2021 el 12% de las titulaciones ofertadas por las universidades españolas se impartieron (al menos el 50% de sus créditos) en idioma extranjero. En las universidades privadas este tipo de titulaciones supuso un 14% de la oferta, mientras que en las públicas fue de un 11% -un porcentaje inferior respecto al del contexto internacional-.

El porcentaje de prácticas de grado y de máster que se realizan en el extranjero es bastante bajo en comparación con el total de las prácticas realizadas: en la universidad pública representan el 1%, y en la universidad privada suponen un 7% en el caso de los grados y un 11,5% en los programas de máster.

La Estrategia para la Internacionalización de las Universidades Españolas 2015-2020 apuntaba a dos aspectos para mejorar la proyección internacional de las universidades españolas: la impartición de titulaciones en otros idiomas, y la creación de titulaciones conjuntas con universidades extranjeras o la realización de prácticas internacionales.

Desde el curso 2015-2016 hasta el 2021-2022, la proporción de titulaciones de grado en otro idioma ha aumentado, pero las de máster han disminuido, y en una comparativa con países de nuestro entorno, las universidades españolas presentan unos porcentajes muy bajos, según reflejan los analistas de la Fundación CYD.

En cuanto a las titulaciones conjuntas con universidades extranjeras, las universidades españolas ya tienen tradición de colaboración con instituciones de países europeos como Francia, Italia, Alemania, Reino Unido y Portugal. Fortalecer estos lazos y expandir la colaboración con otros países podría impulsar la creación de más programas conjuntos. La Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) reserva un artículo para los títulos conjuntos con universidades extranjeras, “si bien las directrices que se ofrecen son poco claras”, se advierte en el informe.

España no atrae talento extranjero

Otro reto para la universidad española es la atracción del talento internacional: “el porcentaje de extranjeros en la plantilla de las universidades españolas es bajo y supone el 4,2% sobre el total del personal contratado”.

Más del 60% del PDI extranjero de las universidades españolas procede de países de la UE. Por categoría profesional, el PDI extranjero suele ocupar plazas de profesor visitante o de profesor lector, y los ámbitos de estudio donde suelen tener mayor presencia son aquellos vinculados a las ciencias sociales, en especial ciencias políticas y economía.

El Informe CYD 2023 apunta a las trabas administrativas como uno de los principales obstáculos para atraer PDI internacional. En este sentido, la LOSU contempla el compromiso del Gobierno para agilizar los procedimientos migratorios legalmente establecidos para el PDI.

Por otra parte, las publicaciones con colaboración internacional son una muestra del grado de internacionalización de una universidad, y ofrecen una perspectiva de sus redes de investigación con universidades extranjeras. El impacto esperado y el impacto normalizado de las publicaciones científicas mejora cuando estas se realizan en colaboración internacional.

Sin embargo, en lo relativo al liderazgo, las instituciones españolas salen peor paradas: en las publicaciones en colaboración internacional, el porcentaje de trabajos cuyo autor principal está asociado a una institución española decae, ocupando la posición 26 de los 38 países analizados.

Las tesis leídas por el alumnado internacional suponen en torno al 25%, una cifra que queda lejos de la que se registra en universidades de Luxemburgo (85,1%), Holanda (54,2%) o Austria (46%).

El Informe CYD 2023 apunta al establecimiento de alianzas que fomenten la investigación con socios internacionales, así como la captación de fondos provenientes de fuentes extranjeras, como claves para que las universidades traspasen las fronteras nacionales y afiancen sus relaciones con organismos internacionales. El artículo 25 de la LOSU indica que tanto las Administraciones Públicas como las mismas universidades serán las responsables de fomentar y facilitar estas alianzas, siempre dentro de sus respectivas competencias.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí