Víctor Vallejo: “Un colegio no lo debe dirigir una persona, sino un equipo”

Víctor Vallejo, además de profesor de Bachillerato en Colegio Claret de Madrid, es un coaching personal y directivo, es decir, un entrenador de líderes, de quienes deben tomar decisiones; y conociendo como conoce el mundo de la educación, su papel en este ámbito es muy a tener en cuenta. Pero no solo se ocupa de ‘curar’ y favorecer la inteligencia emocional y espiritual (su otra versión de sí mismo) de docentes y directivos, también lo hace de alumnos; de unos en particular que en el último año se han cruzado con emociones encontradas e inesperadas, derivadas de una pandemia contra la que no hay mejor medicina, a veces, que el humor, una vacuna que suele servir para casi todo.

A la escuela se le presupone generadora de inteligencia, pero ¿lo es también de inteligencia emocional?

Se puede decir que la escuela es maestra en educar emociones de manera informal, porque la escuela, como la vida, está llena de emociones. Pero es urgente que cada vez haya más profesores formados para trabajar con más criterio las emociones en el aula. Esta es la labor que ejerzo desde Elanvital. Por ejemplo, ya no sólo se trata de trabajar el enfado, sino de evitar decir a un alumno que el enfado es malo, que no hay que enfadarse, que es una emoción negativa. Un enfado es sano y muy positivo cuando responde a una injusticia y me informa de que necesito un perdón o una reparación. Lo que es malo es responder al enfado justificado con violencia. Pero si evitamos el enfado, nos vamos a convertir en personas apocadas o depresivas. Y nadie quiere eso para sus alumnos.

Recientemente, se hizo muy popular por subir un vídeo en TikTok con sus alumnos ¿Cuál era el objetivo?

El objetivo era quitar tensión. Los alumnos de segundo de bachillerato estaban muy agobiados porque, con el temporal Filomena, les había tocado dar clase online justo antes de los exámenes. Y yo tiré de humor y de trabajo en equipo. Era una manera de transmitirles calma y energía para enfrentarse de manera constructiva a los exámenes. Parece demostrado que la risa nos ayuda a pensar con más amplitud y a ser más creativos.

Hemos pasado de ‘Con sangre la letra entra’ a estar en las redes sociales interactuando con nuestros alumnos…

“Con sangre” lo único que entra en nuestra mente y nuestro corazón es un trauma. Se ha trivializado mucho acerca de no generar traumas, pero a ver qué le dices a un estudiante que tiene pánico a hablar en inglés después de que una profesora le espetara que “nunca iba a aprender inglés” con desdén y menosprecio. Con clases presenciales u online, hay que interactuar con nuestros alumnos teniendo en cuenta sus sentimientos y generando un clima de confianza y respeto. A ver, no tiene mérito bailar en pijama. Lo importante es que, para bailar en pijama, para soltarme, se ha tenido que crear ese clima de confianza y respeto en la clase. Nadie se suelta y se divierte si no hay un ambiente de seguridad.

Su especialidad, además de la enseñanza, es entrenar y formar en habilidades directivas ¿Cómo son nuestros directivos de centros educativos?

Antes de nada, me gustaría transmitir mi admiración a tantos equipos directivos que se han dejado la piel para que la vuelta al colegio, tras el confinamiento, fuera segura. Y luego, a la hora de definir a los directores de colegios, es muy difícil generalizar: hay directivos con un talante más introvertido y otros son más extrovertidos, los hay que se centran más en la tarea administrativa y los que se centran más en las relaciones y el clima de trabajo… Y para esto está el coaching: para reconocer nuestras fortalezas y debilidades, superar nuestras barreras y miedos y emprender acciones de mejora. Cada persona es única y tiene que encontrar su manera de ser líder, sin caer en tópicos. Lo que sí echo en falta, respecto al mundo empresarial, es mayor formación en liderazgo y ofrecer a los directores y equipos directivos herramientas de mejora y autocuidado como el coaching. Dirigir un Centro educativo puede resultar estresante y producir mucho desgaste emocional.

¿Cuáles son las claves para dirigir mejor un centro educativo?

Lo primero sería tener una meta atrayente, para tu centro educativo. Si no hay una visión, eres un gestor. Para ser un líder, del estilo que sea, necesitas saber a dónde quieres llegar y has de tener capacidad para contagiar ese sueño al claustro y al resto de la comunidad educativa. Un director no tiene que coordinar y sacar tarea adelante, ha de ser también un facilitador que gestione la riqueza intelectual del Claustro y un motivador que mantenga la moral alta de la Comunidad educativa. Ha de dirigir con ilusión y nunca desde el miedo.

Por otro lado, el director ha de formar un equipo directivo cohesionado y eficiente. Un colegio no lo debe dirigir una persona, sino un equipo. Y, como ya hemos apuntado, el liderazgo del líder canalizará toda la energía de ese equipo eficiente. Y para sacar todo el potencial de los equipos, resolver conflictos y alinearlos con la meta contamos con el coaching de equipos.

Y ¿qué debe evitar todo directivo educativo?

Gracias al vídeo de TikTok he descubierto la importancia de tener “Flow”. Un director ha de tener mucho Flow, es decir, mucha cintura, mucha flexibilidad. Ha de evitar la rigidez, la falta de riesgo, la puerta de su despacho no ha de estar cerrada por sistema… Ha de evitar protegerse, encerrarse en su castillo, cerrar las puertas al riesgo, a las discrepancias, a la innovación, a aprender de los mejores, al contacto humano… No puede dejar de escuchar lo que le rodea y no puede dejar de escuchar su interior. Y es que no sólo ha de vivir buscando el bien de los demás, sino procurando su autocuidado. Y, por último, no ha de perder el Norte. Si le flaquea la ilusión o no tiene una meta atrayente, si se ha apoderado en él el miedo o la sensación de impotencia, ha de coger el teléfono y llamar a un buen coach.

En este quehacer afirma aplicar la inteligencia emocional y la terapia humanista de Rogers ¿nos lo puede explicar mejor?

Rogers es un psicólogo humanista que estableció tres actitudes básicas para una escucha verdaderamente activa. La primera es la “aceptación incondicional” de la persona que tengo delante, escuchar sin enjuiciarla. La segunda es la empatía, captar el mundo emocional del que tengo enfrente. Y la tercera es la autenticidad de mi escucha, escucho con plena consciencia y atento a que mis propios sentimientos no interfieran en lo que estoy escuchando.

Cuando estas actitudes se muestran en una clase, en una tutoría, en un claustro o en una entrevista con un empleado, la persona se siente realmente escuchada y comprendida. Recuerdo a un alumno que se mostraba muy enfadado con un suspenso a pesar de que las respuestas eran incorrectas. Yo tuve que gestionar mi propio enfado por su resistencia a comprender sus fallos. Pero luego apareció la verdadera emoción, la que estaba debajo de su enfado: estaba desesperado porque tenía la sensación de que sus padres no le apreciaban y un suspenso era darles un motivo más. Entonces me sosegué y le propuse hablar tranquilamente en una entrevista de tutoría… En Elanvital, favorecemos la inteligencia emocional de los centros, desde los principios de Rogers y L. Greenberg que los mejoró.

¿Qué decirles a aquellos colegas profesores que piensan que el docente debe guardar la distancia con respecto a sus alumnos?

Se equivocan tanto los profesores que buscan ser los “colegas” de sus alumnos como los que no quieren que les salpique su mundo emocional. En una relación de ayuda como la de “maestro-alumno” ha de haber la distancia justa: ni tan lejano que no me entere de que sienten y padecen, ni tan cercano que no pueda orientar de forma profesional su devenir académico y emocional. No se trata de crear bandos en el claustro, sino de reconocer un hecho impepinable: las emociones guían la conducta tanto de nuestros alumnos como la nuestra. Las emociones están ahí y hemos de aprender a reconocerlas, nombrarlas y gestionarlas para que estén al servicio de nuestra felicidad. Nuestro reto es construir centros educativos felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí